Actualidad, Protagonistas

Nuevos espacios de vinculación y simplificación de trámites, la apuesta de la economía social durante la pandemia

El covid-19 generó gran impacto en la economía; principalmente en las pequeñas y medianas empresas. Las firmas que pertenecen al sector cooperativo y mutual no fueron la excepción y, para sortear la coyuntura, apelaron a nuevos espacios de vinculación y de generación de información estadística.
Al respecto, el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes) implementó cambios en su vinculación con las entidades y modificaciones internas para mejorar el volumen y calidad de los datos y, de esa manera, generar mejores políticas para el sector.
También se crearon espacios de trabajo conjunto entre las entidades y el Estado.
La simplificación y digitalización de trámites, la política de promoción mediante las matrices productivas o cadenas de valor y el análisis de los datos para conocer qué hacen las cooperativas y mutuales más allá de sus actividades institucionales son tres puntos que Nahum Mirad, integrante del directorio del Inaes por el Estado, considera fundamentales.
Valor + dialogó con Mirad, quien evaluó como superador el enfoque impulsado en el Inaes por Mario Cafiero, fallecido en septiembre.
Además, destacó la fuerte presencia en el directorio del Inaes de referentes como Ariel Guarco, de Cooperar; Alejandro Russo, presidente de la Federación Provincial de Mutualidades de Córdoba y de la Confederación Argentina de Mutualidades, y de Carlos Iannizzotto, titular de Coninagro.
Valor +: ¿Cuál cree que es la expectativa del sector cooperativo y mutualista con respecto al Inaes, en el contexto marcado por el coronavirus, para el próximo año?
-Nahum Mirad: Es positiva. Es un proyecto iniciado por Cafiero, pero acordado y apoyado por las confederaciones. Hay que recordar que Guarco es también el presidente de la Alianza Cooperativa Internacional, que representa a 1.200 millones de personas, y que Russo es el vicepresidente de la Alianza Mutual Internacional, con representación para 300 millones de personas.
En general, la postura es de respaldo, porque se han simplificado trámites que durante mucho tiempo resultaron engorrosos y mantenían una centralidad en Buenos Aires, aunque es claro que todavía es necesario simplificar más las gestiones.
-V +: Esta formación del directorio con referentes del sector de la economía social, ¿cómo se traduce en políticas efectivas y de impacto?
-N.M.: Es fundamental entender que las cooperativas y mutuales se vinculan a cadenas de valor. No son organizaciones que trabajan solamente en la inclusión social. Tienen ese rol también, pero básicamente son organizaciones productivas.
Un hecho elogiado fue la decisión de la actual administración nacional de que el Inaes dejara de pertenecer al Ministerio de Desarrollo Social y pasara a la órbita del de Desarrollo Productivo.
El Inaes tiene que orientar su política a dar respuesta en términos productivos a la actividad que hacen las organizaciones. Tener una perspectiva sobre esto como política pública es clave en la futura gestión del Inaes.

Perspectiva
Mirad destacó la importancia del cambio de enfoque, haciendo hincapié en que -si bien es cierto que muchas de las organizaciones han surgido de crisis y dieron una primera respuesta de contención- nacieron con vocación de generar producción y servicios.
-V +: ¿Cómo se simplificaron los trámites de las cooperativas y mutuales?
– N.M.: Por un lado, se aprobó la realización de las asambleas virtuales. Más allá de la pandemia, hay que entender que la virtualidad y los procedimientos digitales llegaron para quedarse.
Otro avance fue establecer la validez del acta constitutiva digital, el documento que una cooperativa genera al momento de su conformación como tal.
Con el acta constitutiva digital (y la consulta de los números de CUIT de los integrantes) se les evita a las organizaciones la necesidad de completar formularios extensos con datos. La idea es basarse en el paradigma del «registro digital», lo que no significa solamente eliminar el formato papel, porque de hecho la documentación se enviaba en archivos PDF. La información de las actas constitutivas digitales se va a reunir en una base de datos para la consulta de las entidades y del organismo. A la cooperativa o a la mutual el registro le sirve para dar fe, pero al Inaes le sirve el dato.
-V +: ¿Mejores datos para reorientar programas y acciones?
– N.M.: Si. Un tercer proyecto vinculado al anterior es que el ente estatal tenga mejor información para llevar a cabo sus políticas y acciones. El Inaes tiene dificultades estadísticas. Hoy los datos que tiene provienen de las memorias o balances, la información institucional anual que deben presentar obligatoriamente las cooperativas y mutuales.
El objetivo es contar con información digitalizada que permita hacer cruces de datos, para conocer la facturación de una entidad, por ejemplo, y tener un panorama de la actividad económica. Se espera cumplir la premisa de entender las cooperativas y mutuales desde la perspectiva productiva y su inserción en actividades económicas concretas.
El financiamiento que está otorgando el Inaes a las entidades tiene cinco objetivos principales que son cadenas de valor prioritarias: producción de alimentos, de viviendas y textil, el saneamiento ambiental y la economía del cuidado.
Con respecto a la pandemia, Mirad destacó que el coronavirus generó la conformación de organizaciones que atienden justamente el último punto. La asistencia de salud y la atención domiciliaria de personas enfermas o de adultos mayores tuvieron alta demanda por las restricciones de circulación y el aislamiento, y las organizaciones del sector recibieron un gran volumen de fondos del Inaes. “Gran parte del financiamiento está orientado a ese rubro porque se entiende que muchas de estas organizaciones nacieron para atender la demanda de la pandemia, pero también que generan puestos de trabajo”, afirmó el funcionario.
También relató que se trabajó en la financiación de las economías regionales, en proyectos de producción alimentaria y de algunas actividades industriales.
“El Inaes trabajó mucho en generar un registro de cooperativas y mutuales que desarrollan productos o prestan servicios vinculados a la pandemia. Este registro de 500 organizaciones se puso a disposición de los ministerios de Salud de todas las provincias y de la cartera nacional y para los diferentes operativos de salud puestos en funcionamiento para hacer frente al coronavirus”, agregó.
Mirad destacó también que el Inaes, mediante la articulación con otros organismos, impulsó acciones que impactaron en la economía de las cooperativas y mutuales durante la pandemia, como los créditos del Banco Nación con tasa de 18%.

Trabajo asociativo: pandemia y pospandemia
En Córdoba se creó un espacio de labor conjunta bajo la tutela del Inaes y la Subsecretaría de Cooperativas y Mutuales de la provincia.
Este Consejo Asesor de la Economía Social tiene el objetivo de hacer visibles las problemáticas del sector y facilitar el establecimiento de una agenda común de trabajo. Se espera que esa labor oriente, al mismo tiempo, las políticas y las actividades encaradas por la subsecretaría provincial.
El consejo asesor está integrado por Russo y Mirad, vocales del Inaes y por referentes de distintas instituciones cooperativas representativas (FACE Córdoba, FECESCOR, Fecofe y Colsecor), además de los titulares del Ministerio de Industria y de la subsecretaría, Eduardo Accastello y Darío Ranco, respectivamente.
“En Córdoba se está tomando con mucha seriedad el tema del cooperativismo y el mutualismo y con mucha presencia del Estado. Actualmente hay una asignación presupuestaria para el ministerio como hacía muchos años no había en Córdoba. Además, es muy importante que Ranco sea subsecretario de Cooperativas y Mutuales, porque es una persona que viene del cooperativismo de servicios. Es alguien que tiene mucho conocimiento”, señaló Mirad.
Consejos como el de Córdoba también se formaron en la provincia de Santa Fe y Buenos Aires con una estrategia específica: generar información que permita a los organismos y entes del Estado aplicar políticas. “Hay que tratar de entender qué pasa para poder tomar decisiones», insistió Mirad.
Por otro lado, recordó que el Inaes puso en marcha una vieja reivindicación, las Comisiones Técnicas Asesoras, que estaban previstas en el decreto que le dio forma al Inaes pero nunca se pusieron en marcha.
Trabajan por temas, como hábitat y vivienda y obra pública, servicios públicos, y luego le presentan propuestas al directorio del Inaes.