Actualidad, Mutualismo

Llamando al asociativismo para hacer historia en materia habitacional

En un conversatorio organizado por CAM se abordaron los lineamientos del histórico convenio entre el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat y el Inaes. Se destacó el hecho de que las mutuales tienen confianza y capacidad de gestión en sus respectivos territorios.

El viernes 16 de octubre se llevó a cabo el conversatorio “Experiencias Exitosas en Viviendas Mutuales”, organizado por CAM para abordar la trayectoria del mutualismo en la materia y los lineamientos del histórico convenio entre el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat y el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes).
Con esta herramienta, el Estado Nacional integrará, en el marco de una experiencia inédita, el esfuerzo del asociativismo para desplegar una línea de trabajo destinada a gestionar respuestas habitacionales en distintos territorios del país.
El arquitecto Gastón Grand -coordinador de la Comisión de Vivienda de CAM e integrante de la Mesa Técnica que es acompañada desde el directorio del Inaes por Alejandro Russo y Nahum Mirad- expresó: “Tenemos capacidades que no tiene el propio Estado. Una distribución territorial con presencia en lugares donde ni siquiera hay una sucursal de un banco, lo que hace difícil acceder incluso al ProCreAr.
Las mutuales tienen confianza y capacidad de gestión en sus territorios. El asociativismo es la posibilidad de hacer con otros, lo que no podemos hacer solos”.
Grand fue el primer expositor de un panel integrado por Óscar Paira. en representación del Grupo Cooperativo y Mutual Devoto; Pedro Ramos, del Grupo Mutual Multiactivo; Héctor Di Prieto, de la Mutual de Asociados de Justiniano Posse; Marco Galán, de la Mutual Carlos Mugica, y Carlos Esquivel, de la Federación de Mutuales Bahienses y Regionales (FEMUBYR) e integrante de la Comisión de vivienda de CAM e Inaes.
Moderó Héctor Acosta, miembro de la Junta de CAM y Femucor.
Ante una audiencia de más de un centenar de personas, los expositores narraron la manera en que sus organizaciones vienen trabajando desde hace años en la realización de proyectos habitacionales.
En el país, 3,5 millones de familias no tienen una vivienda adecuada. Setenta por ciento de esos hogares necesita mejoras y el resto, casas nuevas.
En tanto, 60 por ciento de la población que sufre déficit habitacional está por debajo de la pobreza.
Aquél crece a razón de 36 mil viviendas por año, según los datos que aportó el arquitecto con el fin de ilustrar la magnitud de la problemática en Argentina.
Grand repasó también las distintas modalidades por medio de las que el Estado interviene para dar respuesta a la situación y, finalmente, explicó los lineamientos de la propuesta que se viene trabajando en conjunto entre el Ministerio e Inaes.
A través del convenio firmado en septiembre por ambas instancias estatales, la Mesa Técnica del Inaes se encuentra trabajando en los protocolos y en la las metodologías para vehiculizar los fondos hacia las entidades, para que puedan desarrollar los proyectos, aportar el terreno, financiar las obras, contratar las constructoras y proveerse de insumos en el sistema solidario (con previo desarrollo del proyecto y los permisos correspondientes).
“La idea es que todos esos recursos comiencen a multiplicar la actividad de nuestras entidades”, enfatizó Grand.
Los proyectos se llevarán a cabo a partir de un fondo constituido por el Ministerio, que tendrá como administrador fiduciario al Banco BICE.
Los recursos serán girados al Inaes, desde donde se otorgarán créditos a las entidades, supervisadas por el organismo.
A modo de garantía, las organizaciones deberán transferir sus terrenos a un fideicomiso administrado por las federaciones.
Frente a un incumplimiento serán utilizados para devolver los recursos al BICE.
Una vez terminada la vivienda, los adjudicatarios comenzarán a pagar la cuota en 15 años y ese dinero será devuelto al fondo para nuevos préstamos.
Los créditos serán actualizados por el índice UVI (Unidad de Vivienda) que elabora el Banco Central y la cuota de los adjudicatarios será ajustada por el índice Hogar (que escala tomando los salarios como referencia).
“Estamos muy entusiasmados. Queremos invitarlos a todos a que vayan armando sus previsiones, generando sus equipos, jugándose para llegar a tener el terreno e ir desarrollando los proyectos, conviniendo con otras entidades que puedan hacer sus aportes, logrando los permisos municipales para estar listos y entrar en este esquema que tanto necesita el país”, afirmó Grand.

Capacidades
Mediante las experiencias mutuales que se presentaron durante el conversatorio quedaron demostradas las capacidades del sector para llevar adelante proyectos habitacionales y sortear dificultades, según las condiciones territoriales y las posibilidades de cada organización.
La participación de los asociados y la solidaridad aparecieron como ejes comunes organizadores de todas las experiencias.
“Cooperar y CAM han trabajado arduamente en conjunto para concretar este proyecto”, afirmó Carlos Esquivel, de la Mesa Técnica de Vivienda en Inaes.
“Seguiremos escuchando experiencias motivadoras. Tenemos que salir, particularmente en este momento en el que estamos inmovilizados por la pandemia. El cooperativismo y el mutualismo son las herramientas propicias para generar el cambio que necesitamos desde el territorio”, observó por su parte Acosta, al agradecer en nombre de CAM la participación de expositores y espectadores.

Acuerdo marco

-El convenio, suscripto el 9 de septiembre por el fallecido presidente del Inaes, Mario Cafiero, y la ministra María Eugenia Bielsa es histórico para el sector.
-Establece un acuerdo marco de cooperación entre el Inaes y cartera a cargo de Bielsa, con el objetivo de afrontar la problemática del acceso a la tierra y la vivienda y planificar en conjunto proyectos y políticas de desarrollo habitacional.
-El acercamiento reconoce como una fortaleza del sector la impronta solidaria y la presencia territorial en grandes y pequeñas ciudades del país, además de las capacidades de gestión y financiamiento de las que gozan organizaciones mutuales y cooperativas.