Actualidad, Inaes, Protagonistas

La Economía Social reconoció la trayectoria y la conducción de Mario Cafiero

El dirigente murió el 13 de septiembre. Su repentina muerte generó consternación en el movimiento cooperativo y mutual. En tan sólo nueve meses al frente del INAES dejó su impronta, caracterizada por la apertura y el dinamismo. 

La inesperada muerte del presidente del directorio del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes), Mario Cafiero, generó consternación en el movimiento cooperativo y mutual y suscitó reconocimientos por su estilo inédito de conducción, caracterizado por la apertura y el dinamismo.
Cafiero falleció la mañana del domingo 13 de septiembre. Tenía 64 años y estaba internado en un hospital de La Plata. Había sido operado y horas antes de su deceso entró en un coma irreversible.
En el comunicado que difundió el Inaes para confirmar la noticia, resaltó que el camino de Cafiero, quien se dedicó a la función pública y a la militancia política y social desde cada una de las responsabilidades que asumió a lo largo de su vida, tuvo como premisas el diálogo, la búsqueda de consenso y “el respeto por delante de todo, tanto en las coincidencias como en las diferencias”.
Los portales de comunicación de las distintas organizaciones se hicieron eco de la triste novedad y emitieron declaraciones espontáneas, elogiando la labor de Cafiero en tan solo nueve meses de gestión, haciendo énfasis en su perfil expeditivo, democrático y horizontal.
Una de las primeras entidades en pronunciarse fue la Confederación Cooperativa de la República Argentina (COOPERAR), institución de tercer grado que nuclea a federaciones de cooperativas de los más diversos objetos. “Apenas asumió la responsabilidad de conducir el Inaes, recorrió todo el país en un rally donde nos abrió las puertas a todos, reuniéndose con gobernadores e intendentes, pero también con muchos ciudadanos de a pie; de allí volvió con varias certezas que pronto puso en práctica. Logró que el Inaes fuese parte del Ministerio de Desarrollo Productivo, cumpliendo el viejo anhelo del sector de ser parte de las políticas de desarrollo económico, el tercer motor, como a él le gustaba decir”, expresó.
También destacó las gestiones de Cafiero para liberar al instituto de una estructura burocrática alejada de las bases cooperativas, fomentando la creación de un ambiente que propició la interacción creativa y colaborativa entre las organizaciones.
“Inició una ambiciosa estrategia de construcción de economía desde los territorios, con el programa de Mesas del Asociativismo y la Economía Social a nivel de los municipios, impulsando un inédito diálogo entre cooperativas, mutuales, sindicatos, clubes y gobierno; institucionalizó la participación de todo el campo de la economía solidaria a través de la organización de 33 comisiones técnicas asesoras, donde participan miles de dirigentes y técnicos especialistas”, afirmó COOPERAR.

Servicio públicos
Para el cooperativismo de servicios públicos, Cafiero había planteado como objetivo general articular los requerimientos de las empresas hacia las diferentes áreas del Estado con competencia y financiamiento específico en las materias de interés de las distribuidoras. En orden a este fin, en la actualidad está en desarrollo la conformación de equipos técnicos, diagramados en forma conjunta entre el organismo y las comisiones temáticas que nutren las federaciones, a fin de canalizar proyectos concretos que pueden ser respaldados desde las diferentes estructuras del entramado estatal nacional.
Otro paso trascendente para las cooperativas de la provincia de Córdoba que dio Cafiero presidiendo el Inaes -vinculado, una vez más, a la búsqueda de consensos- fue el entendimiento y la labor mancomunada con el Ministerio de Industria, Comercio y Minería local, encabezado por Eduardo Accastello, y del que depende la Subsecretaría de Cooperativas y Mutuales.
Ambos titulares habían planteado en forma conjunta y sinérgica la creación de una nueva herramienta de desarrollo de las economías regionales por medio de cooperativas y mutuales, a la que se denominó en forma inicial “Ahorro local para la inversión social y productiva”.
Sobre ese nuevo paradigma de interacción, Cafiero sostuvo: “La economía tiene tres motores. Uno es el Estado, otro el privado y el tercero tiene que ver con las cooperativas y mutuales, que cumplen una función social y económica importantísima”.
Con la misma impronta, a través del respeto y el compromiso desde su cargo, Cafiero logró el acompañamiento en el directorio de la representación más jerarquizada del movimiento cooperativo y mutual, para dar fuerza a una política de promoción de la Economía Solidaria en el Estado.
Del mismo modo, inició una revisión de resoluciones del organismo, asegurando en pocos meses varias decisiones largamente esperadas, e impulsó una actitud innovadora para pensar nuevos modelos asociativos, como las cooperativas de múltiples partes interesadas y cooperativas simplificadas para la agricultura familiar.
Por otra parte, organizó un banco de proyectos, para dar respuesta a las numerosas carpetas que le acercaban emprendedores de todo el país. Además, inició un sistemático proceso de rehabilitación de cooperativas cuyas matrículas habían sido suspendidas.
Cafiero llevó adelante una administración estratégica, favoreciendo el arribo del sector cooperativo y mutual a diferentes delegaciones. Así, abrió un canal de diálogo sin antecedentes con el Banco Central para avanzar en el desarrollo de las finanzas solidarias; facilitó una articulación histórica con el Ministerio de Desarrollo del Hábitat para un plan de vivienda con las organizaciones del sector; habilitó la implementación de un programa específico en Cancillería para el desarrollo de relaciones comerciales del cooperativismo en el mundo y participó de innumerables espacios de diálogo en el Congreso Nacional y en las Universidades; en todos los casos, con la visión de darle al sector de la Economía Social un rumbo grande y próspero.

Legado
Mario Cafiero dejó un legado. Su paso por el Inaes se centró en construir espacios para propiciar el desarrollo del movimiento, un sector empresarial orientado hacia las personas y sus necesidades.
Queda ahora un desafío para el conjunto de organizaciones cooperativas y mutuales: democratizar la economía con cada vez más solidaridad, en pos de la solidificación de modelos de inclusión, ya sea en el consumo, la producción, los servicios y el trabajo.