Home  >   Responsabilidad Social Empresarial, Servicios   >   Crisis sanitaria: las cooperativas desarrollaron estrategias para mantener servicios esenciales

Crisis sanitaria: las cooperativas desarrollaron estrategias para mantener servicios esenciales

Frente a la batería de medidas preventivas adoptadas por el Gobierno nacional, las prestadoras cordobesas despliegan acciones para proteger a sus asociados y garantizan guardias mínimas para atender las necesidades de las comunidades del interior provincial

En cuanto comenzó a confirmarse la gravedad de la situación epidemiológica generada por casos positivos de Covid-19 en el país, las cooperativas de servicios públicos de la provincia pusieron en marcha estrategias para asegurar prestaciones, teniendo en consideración las recomendaciones emitidas por las instituciones de segundo grado que las nuclean, FACE Córdoba y FECESCOR.
Desde el inicio de la crisis sanitaria, las federaciones determinaron pautas orientativas para facilitar el traslado a la faz práctica de las instrucciones impartidas en los sucesivos decretos de necesidad y urgencia (DNU) dictados por el Gobierno nacional y las mandas que se emiten a nivel local.
De esta manera, les remitieron a las distribuidoras protocolos de actuación para las diferentes áreas de trabajo y de servicios, siguiendo lineamientos fundados en la responsabilidad social y en la situación de emergencia.

Primera etapa
El 13 de marzo comenzó el operativo preventivo, con sugerencias puntuales para colaborar en la mitigación de la propagación del virus.
Con ese cometido, se extendió un texto modelo a los consejos de Administración respecto de la recepción de los asociados, que se dirigen y aglomeran en las oficinas de atención al público.
El prototipo alentó a que el despacho dentro de recintos correspondientes a la líneas de cajas o de atención al cliente se hiciera de a uno, para evitar las reuniones, que aumentan considerablemente los riesgos.
En procura de ese mismo objetivo se sugirió utilizar la totalidad de los medios de información de las cooperativas y locales de cada ámbito de prestación y se alentó a las empresas a respetar las medidas preventivas y desalentar la asistencia a las sedes, salvo supuestos de absoluta necesidad, en cuyo caso se aconsejó hacerlo de manera individual.
Además, se le requirió a las prestatarias que suspendan actividades programadas de carácter institucional, educacional, laboral, cultura, recreativas y/o deportivas o cualquier evento que implique aproximación de personas y se les pidió que, en la medida de las posibilidades técnicas y operativas, pongan en marcha formatos virtuales.
Básicamente, en esta instancia de la crisis se optó por seguir las recomendaciones indicadas por el Ministerio de Salud de la Nación, adoptadas por el anexo 2 del Protocolo de Abordaje del Covid-19, del Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba, referido a empresas y organismos con atención al público.
Completando el protocolo inicial, se le indicó a las entidades que colocaran a la la vista, para su difusión, el listado de hospitales públicos del interior provincial designados para la atención de aquella afección respiratoria.

Asambleas
En aquellos supuestos en los que los consejos de Administración aún no hubieran resuelto la convocatoria a la asamblea anual ordinaria, inicialmente se instó a no avanzar hasta que cese la emergencia sanitaria y el país recupere un estado de normalidad y tranquilidad.
En tanto, en los casos en los que se hubiera cursado notificación sobre aquel acto a las autoridades nacionales y provinciales pertinentes y a los asociados, se aconsejó actuar en base a alternativas, a saber: suspender la asamblea o iniciarla y convocar inmediatamente a un cuarto intermedio, frente a la posibilidad de que los tiempos no posibiliten la reunión del Consejo de Administración y la posterior comunicación a las autoridades de aplicación nacional y provincial.
Finalmente, la Subsecretaría de Cooperativas y Mutuales de la provincia, en el marco del asueto administrativo establecido por el decreto provincial 195/20, informó la suspensión de todo tipo de asambleas, sean ordinarias, extraordinarias o distritales, y que, atento al vencimiento de los plazos legales y estatutarios para su celebración, se exime a las cooperativas de la presentación de la documentación previa sin que ello conlleve ningún tipo de sanción.

Actuación
A partir del aporte de los profesionales en higiene y seguridad de las federaciones, el 19 de marzo se emitieron protocolos de actuación para las cooperativas asociadas, para diferentes áreas de trabajo y servicios de prestación, a partir de criterios basados en normas genéricas preventivas y en el sentido común.
El documento detalló las medidas preventivas generales, un conjunto de reglas de limpieza y desinfección, un procedimiento minucioso para la atención al cliente y las tareas administrativas en general, y los protocolos de los trabajos del servicio eléctrico, de agua y cloacas, de telecomunicaciones y de las prestaciones sociales.

Energía
El protocolo de actuación del servicio de energía eléctrica especificó que se deberán desarrollar las tareas mínimas que se requieran para mantener la prestación con cuadrillas de dos operarios que no roten, para evitar que compartan espacios u horarios; ello así, para que- en caso de que uno de ellos presenta síntomas- no todo el plantel se vea afectado.Además, se tuvo en cuenta que el personal de guardia (pasiva) no concurra a la empresa y se estipuló que cuando se concrete el cambio de guardia semanal se proceda a una profunda limpieza con solución clorada de los equipos, herramientas y vehículos utilizados antes de entregarlos.
Con relación a los reclamos de energía, se estableció evitar el contacto cercano con los socios y se vedó ingresar a los domicilios o a espacios cerrados.
Paralelamente, se determinó que ante el primer síntoma que presente uno de los integrantes de la cuadrilla la situación se deberá comunicar de inmediato al centro de salud y a la empresa. En esos supuestos, los jefes de área deberán analizar la mejor manera de continuar con las tareas, minimizando el contacto directo con el personal.

DNU presidencial
Luego de dictado el decreto 297/20, que dispuso la restricción de movimientos de la población de la República Argentina, quedó claro que la medida extrema, con vigencia, en principio, hasta el 31 de marzo inclusive, no afecta a la producción imprescindible, el abastecimiento, a los servicios de salud y ni a otros servicios esenciales.
En virtud de la norma, las cooperativas procedieron al cierre de todas las instancias y departamentos de carácter suplementario, asegurando las guardias mínimas para el mantenimiento de prestaciones indispensables, respetando los protocolos de seguridad instruidos en materia de prevención laboral.
Basado en la velocidad del agravamiento de la situación epidemiológica a escala internacional, el decreto asevera que su dictado obedece a la adopción de medidas inmediatas para hacer frente a la pandemia.
Durante la vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio no podrán realizarse eventos culturales, recreativos, deportivos, religiosos ni de ninguna otra índole que impliquen la concurrencia de personas. Así, se suspende la apertura de locales, centros comerciales, establecimientos mayoristas y minoristas, y cualquier otro lugar que requiera la presencia de personas.

Lecturas

En virtud del aislamiento, los organismos provinciales reguladores y de control de prestaciones dispusieron el siguiente procedimiento para la estimación de los consumos del servicio eléctrico:

  1. Determinar el consumo a estimar considerando el consumo diario de igual mes o bimestre, al año anterior.
  2. En el mes o bimestre siguiente al estimado, se determinará el consumo real del período que resultará abarcado entre las dos lecturas reales, con lo cual se determinará la lectura correspondiente al período estimado.
  3. Una vez determinada la lectura correspondiente al mes o bimestre en el cual se estimó la lectura, se ajustará de la siguiente manera: a) a favor del usuario, se incluirá el ajuste (crédito) en el período siguiente al estimado y b) a favor de la prestataria, la diferencia entre el estimado y resultado de prorrateo, se incluirá en los siguientes dos períodos, al estimado, en partes iguales.
  4. En caso de no contar con lecturas para igual período del año anterior, se considerará para la estimación el consumo diario del último período leído antes de la estimación.
  5. En el caso de suministros sin lectura, se considerará para la estimación el consumo medio diario de la tarifa correspondiente a cada usuario, para igual período del año anterior.
  6. Cualquiera sea el caso, todo consumo bimestral estimado se facturará de manera mensual.
  7. Se brindará a los usuarios información adecuada y veraz, se informará en la factura que contenga, tanto la lectura estimada como el ajuste.

Servicios funerarios
Las instituciones federativas, en respuesta a las consultas de sus cooperativas asociadas, brindaron su interpretación respecto del artículo 6, inciso 7, del decreto 297/20.
Considerando la implicancia de los alcances de la norma para la salud pública y la necesidad de prestar un servicio funerario que resulte acorde y adecuado en cuanto al tratamiento que se debe seguir con relación al cuerpo de una persona a partir de su fallecimiento, el decreto exceptúa la obligatoriedad del cumplimento de aislamiento social, preventivo y obligatorio, a las personas que se encuentran afectadas a la realización de servicios funerarios, entierros y cremaciones.
Sin embargo, acto seguido, advierte que ello no implica que se autoricen actividades que signifiquen reunión de personas.
En tal sentido, se entendió que durante el plazo de vigencia de la medida y hasta tanto no se dispongan mandas complementarias y/o modificatorias por parte del Gobierno nacional, provincial y/o municipal, no se debería llevar a cabo el servicio de velatorio y acompañamiento por la pérdida del ser querido.

 

Solicitud de la Mesa Nacional de Cooperativas Eléctricas

El ente colegiado, integrado por representantes de la Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad (FACE Ltda) y la Confederación Argentina Interfederativa de Cooperativas de Electricidad (Conaice), le solicitó por nota al ministro de la Producción, al secretario de Energía de la Nación y al presidente del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes) que adopte medidas mínimas de apoyo al sector, en resguardo de la sostenibilidad del servicio eléctrico en el período del aislamiento obligatorio.

A tal fin, requirió:

  • Aplicar al sector cooperativo eléctrico las mismas decisiones políticas relacionadas con pymes, de conformidad con las disposiciones explicitadas por el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación.
  • Reducir al mínimo posible o suspender totalmente las contribuciones patronales mientras dure la emergencia sanitaria y el congelamiento tarifario; ello así, tanto en lo que refiere a contribuciones a la seguridad social, como a aquellas vinculadas a entidades sindicales en el marco del convenio colectivo de trabajo 36/75.
  • Ayuda económica del estado para poder cumplir el pago de las remuneraciones de los empleados y con lo dispuesto por el DNU 297/20 durante la vigencia del aislamiento, debiendo establecer el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, las condiciones de cumplimiento.
  • En tanto, ante la ruptura abrupta de la cadena de pagos, las cooperativas solicitaron apoyo mediante la suspensión de los vencimientos de las facturas de compra de energía a Cammesa, a las distribuidoras provinciales u otro proveedor- al menos en dos meses de gracia, con el fin de poder recomponer los ingresos y retomar el camino de pagos. Una manera que se sugiere para adelantar la posibilidad de pago de las cooperativas, es a través de la generación de una línea de créditos subsidiados por el Estado.
  • En el caso del impuesto al Valor Agregado (IVA), por los altos montos que supone el tributo, se solicitó volver a los sistemas pyme vigente, a fin de cancelarlo en forma escalonada.
  • La Mesa Nacional de Energía entiende que el Impuesto a las transacciones financieras (ITF bancario) debería tener una alícuota en cero para cooperativas de servicios públicos, para operaciones con asociados en virtud del “acto cooperativo”, o bien una alícuota diferencial reducida, ya que no existe intermediación, pues se trata de una autoprestación de un servicio, y dado que entre 30% y 40% del importe que ingresa se destina a recaudaciones, retenciones o percepciones de los estados nacional, provincial o municipal.
  • Posponer vencimientos de pago de tributos nacionales, provinciales y municipales.
  • Posponer vencimientos de pago de tasas de fiscalización de entes reguladores y/o de control.

 

 

 

 

Artículos destacados

  • Mutualismo y salud: referentes locales e internacionales participaron de una jornada en Chaco 30 julio, 2019 Presidencia Roque Sáenz Peña, ciudad conocida por sus aguas...
  • Crisis sanitaria: las cooperativas desarrollaron estrategias para mantener servicios esenciales 27 marzo, 2020 Frente a la batería de medidas preventivas adoptadas por...
  • Compromiso y ética profesional en el asesoramiento cooperativo 30 julio, 2019 El destacado neurocientífico y profesor de la Universidad de...