Home  >   Capacitación, Educación Cooperativa   >   Los custodios de la identidad cooperativa

Los custodios de la identidad cooperativa

Por Miguel Ángel Tréspidi *

La experiencia acumulada en la gestión de la Educación Cooperativa y los cambios habidos en el mundo abren la necesidad de replantear la mirada pedagógica y didáctica en esta materia.
El mundo actual es un torrente de información. Hay que aprender a nadar en ese torrente, a recorrer ese intrincado camino. Esto implica un cambio capital en los modos de actuar y pensar, en tanto vivimos en tiempos agitados, de intolerancia, de exclusión, de nuevos modos de organización.

Nos enfrentamos a un mundo cada día más injusto, que por momentos nos lleva a no entender ya casi nada. Ese mundo nuevo se identifica porque se pasó del pensamiento de la simplicidad al pensamiento complejo.
En las organizaciones vivas, pensadas como sistemas -incluidas, por supuesto, las propias cooperativas- lo que antes era sólido ahora es líquido y móvil; los límites eran limitantes, ahora son habilitantes; los sistemas eran mecánicos y cerrados, ahora se consideran abiertos y evolutivos y mientras que las jerarquías se establecían en las organizaciones a-priori-, en la actualidad se abrió espacio para la heterarquía, y lo que antes se analizaba de manera lineal, ahora se mira desde las redes dinámicas como un modelo neuronal.

En verdad, la educación es un gran camino posible para el desarrollo humano y social, no sin advertir que es como un puente, largo y difícil de cruzar. Pero hay que hacerlo, no sin esfuerzo, para alcanzar la convivencia social armónica y feliz, para enfrentar el futuro e integrarnos adecuadamente a la sociedad del conocimiento.
El ex presidente de Uruguay, José Mujica, señalaba la importancia de la educación sin pretensiones de verdad absoluta, subrayando “educación, educación, educación y otra vez educación”, y agregando: “Los gobernantes deberíamos escribir todos los días cien veces ‘debo ocuparme de la educación’, porque la educación anticipa el rostro del país que vendrá, depende de la potencialidad productiva y de la futura actitud de nuestra gente para la convivencia cotidiana”.

Recogemos sus palabras porque siempre es bueno ratificar el carácter prioritario de la educación en la vida de las sociedades. Sin dejar de advertir que, por sí sola, no puede con todo, y que requiere de un entorno apto y facilitador para enfrentar las dificultades y producir los cambios.
Por ello, parafraseando a Mujica, pensamos que los dirigentes cooperativistas tenemos que preguntarnos cada día, una vez, dos, tres y otra vez más, qué hacemos en Educación Cooperativa.
En pedagogía pululan propuestas que solo venden humo para el desarrollo integral, integrado e integrante. Se trata de recetas fáciles, cargadas de positivismo, de búsqueda de la comodidad, del negocio, de la intelectualidad, del consumismo, de la materialidad.

Esas propuestas tienen un sentido de elitismo y de selección. Consecuencia: contribuyen a generar procesos inhibidores del desarrollo humano, como la exclusión social, y son responsables en parte del desencanto que manifiestan los jóvenes por la educación. De esa manera, se convierten en un camino que lleva a frustraciones.
Un dato del informe de las Naciones Unidas, que ha identificado que el 1 por ciento de la población acumula el 82 por ciento de la riqueza existente en el mundo, nos ratifica los resultados y las consecuencias de sus promesas.

Por eso, pensamos que la acción educativa en el cooperativismo debe ser sostenida por un marco pedagógico que tenga como punto de partida al ser humano. Con iniciativas implementadas por colectivos de educadores, con mediación pedagógica dedicada a promover y acompañar al ser humano en el aprendizaje, entendiendo que se trata de un interaprendizaje, en confluencia de voces y experiencias, ayudando a aprender y a comprender, entreayudándonos, como decía allá por 1820 Simón Rodríguez, el primer semiólogo y educador latinoamericano, Maestro de Simón Bolívar, con consecuencias para la práctica.
Es decir, partimos de un modelo nacional, con aportes externos, pero que han pasado por el filtro adaptativo de la llamada antropofagia cultural, desde la propia cultura, como propugna Miguel Caldas.

Por eso, en Educación Cooperativa tenemos una tarea grande y ardua por delante, motivada por la palabra del Papa Francisco, que dice: “Solo aquellos que optan por la paz son los que crean la base para un proceso sostenible de cambios en el mundo”. El cooperativismo, desde sus inicios, ha mantenido sólidamente este principio constructor, resultando ser un factor impulsor para recorrer el camino trazado.
Cabe formularse una pregunta profunda e inquietante: ¿qué pasa en las prácticas concretas cuando una cooperativa, en su carácter de empresa, se integra, funciona y se desarrolla pero no coloca a las personas en el centro de sus metas de desarrollo?

Desde la Comisión de Políticas de Educación Cooperativa constituida recientemente por la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas y otros Servicios Públicos Limitada (FACE), elaboramos una nueva propuesta de identidad cooperativa, a saber: el cooperativismo distribuye, integra, incluye, entreayuda, es convergente, tiene sus puertas abiertas a todos, actúa con sentido de complementariedad y no es negocio: es vida.
A partir de estos rasgos identitarios, ha definido como estrategias, la integración, la complementariedad y el entreayudarse, generando espacios y momentos donde aprendamos de todos y entre todos mediante la recuperación de experiencias significativas.

Singularidades institucionales
Un modo de avanzar en este sentido es comenzar por detectar las singularidades institucionales sobre las que se define el perfil identitario de una cooperativa en base a los rasgos culturales locales, a fin de aplicarlos estratégicamente en los procesos organizacionales.
Desde esa perspectiva, planteamos una propuesta que no intenta vender cursos ni actividades, sino asumir un rol de sembradores de semillas, semillas que pudieran fructificar en cada una de las cooperativas, entendiendo que lo primero que cuenta es sensibilizarse, abrir la mente, incluir a todos, aprender de todos y entre todos, porque no existen fórmulas mágicas.

Un sueño que alimentamos es la idea fuerza “que florezcan mil flores en armónica sinfonía”, porque distintos proyectos pueden ser iniciados, asumir formas propias y distintivas, y ser diversos en muchísimos aspectos. Si pensamos que todas las flores tienen que ser iguales, no tendremos mil flores, porque los terrenos, los climas, los ambientes, las organizaciones, las personas, los sueños y los recursos son siempre distintos.
Además, integramos la disciplina funcional e integradora de un grupo orquestal, que para alcanzar la perfección de ejecución requiere de una tarea de aprendizaje permanente, estudio, ensayo, esfuerzo y aporte al máximo de cada integrante, para lograr una interpretación impecable.

Finalmente, manifestamos que la mejor educación cooperativa que podemos hacer es contribuir a alcanzar una gestión de calidad, para prestar servicios con la más alta eficiencia, demostrando los beneficios de formar parte del cooperativismo y de la economía natural, incluyendo a todos con equidad distribuida.
Esto hace sostenible y sustentable a una cooperativa y, con ese propósito, la Educación Cooperativa en consecuencia adquiere un rol trascendente.

“La acción educativa en el cooperativismo debe ser sostenida por un marco pedagógico que tenga como punto de partida al ser humano. Con iniciativas sostenidas por colectivos de educadores, con mediación pedagógica dedicada a promover y acompañar al ser humano en el aprendizaje, entendiendo que se trata de un interaprendizaje, en confluencia de voces y experiencias, ayudando a aprender y a comprender”.

*Profesor. Licenciado. Coordinador de la Comisión de Políticas de Educación Cooperativa de FACE.

Artículos destacados

  • Las cooperativas siguen contribuyendo con el Hospital Regional de Calamuchita 24 abril, 2018 El emprendimiento incluyó la edificación completa -y terminada hasta...
  • “La atomización es el peor enemigo del sector cooperativo” 29 mayo, 2018 En diálogo con VALOR +, el titular de FECESCOR,...
  • La participación de las cooperativas eléctricas en el CAPEC 29 mayo, 2018 El Consejo Asesor de Políticas Energéticas de Córdoba es...
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.