Home  >   Capacitación, Cooperativas   >   El cooperativismo educacional en la provincia de Córdoba

El cooperativismo educacional en la provincia de Córdoba

Se trata de una alternativa pedagógica que plantea el aprendizaje como trabajo social productivo. Su funcionamiento se inscribe en el marco de las tendencias modernas, que procuran la participación activa de los alumnos en los procesos de enseñanza. El objetivo: darles protagonismo a los estudiantes e inculcar el liderazgo como responsabilidad compartida.

En la provincia de Córdoba, la implementación de la educación cooperativa en las instituciones de enseñanza primaria y media es una realidad en continuo crecimiento y una alternativa pedagógica importante, que plantea el aprendizaje como trabajo socialmente productivo.

Una cooperativa escolar es una entidad organizada dentro del ámbito de un centro educativo, integrada y administrada por los alumnos, quienes actúan con la orientación y asesoramiento de los directivos y docentes de cada establecimiento. Sin importar el tipo de actividad que lleven a cabo -consumo, servicios, agrarias, de producción o culturales, entre otras- les permiten a niños, adolescentes y jóvenes tanto concretar tareas colaborativas como gestionar, dándoles la oportunidad invaluable de conocer y elegir, participar y debatir.
Esta herramienta formativa encuentra soporte normativo en el artículo 90 de la ley de Educación Nacional 26206, que establece la promoción e incorporación de los principios y valores del cooperativismo y del mutualismo en los procesos de aprendizaje.

En nuestra jurisdicción, la metodología tiene completo y exhaustivo tratamiento en la ley 8569, que faculta e instruye al Ministerio de Educación a implementar, con carácter obligatorio, la enseñanza del cooperativismo y del mutualismo de modo teórico-práctico, reconociéndoles personería escolar a las cooperativas escolares y jurídica a las cooperativas escolares juveniles. Las primeras son asociaciones de alumnos que no persiguen fines de lucro sino educativos, cuyos objetivos son promover el espíritu de solidaridad y de ayuda mutua y contribuir a consolidar una firme conciencia cooperativista que facilite la posterior integración de los participantes al movimiento cooperativo.

Por su parte, las segundas les posibilitan a los estudiantes crear pequeñas unidades de trabajo, para que produzcan y comercialicen bienes y servicios en sus zonas de residencia. Esas microempresas se constituyen con arreglo a lo dispuesto por la Ley Nacional de Cooperativas (20337), con la intervención del órgano local competente a simple solicitud de la autoridad escolar correspondiente.

Instrumento
El funcionamiento de las cooperativas escolares se acomoda perfectamente a las tendencias educativas modernas, que procuran una participación activa de los alumnos en los procesos de enseñanza.

El modelo cooperativo resulta un instrumento mediador de generación y restitución de vínculos sociales para potenciar las habilidades de las personas y todas sus capacidades de creación, lo cual implica que cada uno pueda responsabilizarse de sí mismo y realizar sus propios proyectos en una atmósfera de reciprocidad, propiciando un diálogo abierto y de confianza que favorece a alumnos, docentes y directivos. Los logros se aprecian por medio de diferentes perspectivas. En relación con el estudiante, fortalecen su protagonismo, puesto que aseguran el ejercicio del liderazgo como una responsabilidad compartida.

Además, vivifican el esfuerzo propio, la observación de las respectivas capacidades, destrezas y conocimientos, situando al alumno en un medio en el que existe un interés especial por cada uno como persona, a la vez que brindan la oportunidad de conocer cuáles son las áreas hacia las que tiene mayor inclinación.

Desde el ángulo de la integración, mejoran las cualidades comunicativas de quienes participan, brindando entrenamiento en el reconocimiento de los puntos de vista de los demás. A su vez, potencian el trabajo grupal y la flexibilización organizacional, además de desarrollar virtudes sociales y cívicas, en la percepción y el registro del empeño mancomunado que se materializa en realizaciones colectivas, incluyendo la solución de problemas comunes. Para maestros y profesores la introducción del método cooperativo implica, en primera instancia, una transformación de la cultura educativa que causa un desacomodo, ante el encuentro de una nueva política docente, dado que revisa conceptos y criterios arraigados.

No obstante, posteriormente articula un espacio para poner en práctica una multiplicidad de estrategias de enseñanza, estimulando una mirada positiva que desnaturaliza lo cotidiano del aula y de la institución, habilita a integrar diversos formatos curriculares, alienta el compromiso con la tarea en la que se involucran y activa el acercamiento al fomentar el perfil del alumno participativo, responsable y respetuoso. Córdoba cuenta con un total de 250 cooperativas y mutuales con personería escolar.

El dato no sólo merece ser destacado porque la ubica como la provincia líder de Argentina en esta materia, sino porque, además, el éxito de la modalidad de sebe al esfuerzo y la coordinación interinstitucional del Ministerio de Educación de Córdoba, por impulso del doctor en Educación Horacio Ademar Ferreyra; del Departamento de Cooperativismo y Mutualismo Educacional de la Subsecretaría de Cooperativas y Mutuales de la provincia, a cargo de la magíster Griselda Gallo y la licenciada Erika Hepp, y del respaldo brindado por las cooperativas de servicios públicos agrupadas en las federaciones FACE Córdoba y FECESCOR.

Pionera
Cualquier informe que haga referencia a la temática que se aborda en estas columnas sería incompleto sin mencionar a la contadora María Argentina Gómez Uría, un símbolo de la educación cooperativa en nuestro país. Doctora Honoris Causa Especialidad en Cooperativismo Escolar (Panamá); presidenta Honoraria de UICE; presidenta Honoraria de CALCME y miembro del Consejo Consultivo Honorario del INAES, su prestigio profesional es conocido.

Además, es autora de innumerables obras, entre las que se destacan Legislación Argentina sobre Cooperativismo Escolar; Cooperativismo escolar y estudiantil en Argentina y en el mundo y Estudio sobre Cooperativismo Escolar. Asimismo, es reconocida como pionera en la construcción práctica del asociativismo educacional, ya que hace más de 50 años fundó la primera cooperativa escolar de Argentina, en la escuela Joaquín V. González, de La Falda.

En el interior, el fenómeno se verifica de modo sobresaliente, porque los chicos y los establecimientos educativos cuentan con el apoyo de las empresas distribuidoras, que brindan prestaciones esenciales como agua, energía eléctrica, saneamiento y vivienda, entre otras. Para las cooperativas de servicios, apadrinar a las cooperativas escolares significa apostar por el progreso de su propia comunidad, promoviendo una experiencia didáctica que abre las puertas a múltiples innovaciones, introduce en la comunidad un factor dinámico que redundará en fortalecer su progreso económico, social y cultural, mediante la práctica de la democracia cooperativa como forma de vida.

Visibilidad
El trabajo de erigir cooperativas escolares comienza con los talleres de capacitación docente -denominados “La Cooperación, un espacio para todos y un camino para aprender y emprender”-, facilitados por el equipo pedagógico de la Subsecretaría de Cooperativas y Mutuales, perteneciente a la cartera ministerial de Industria y Comercio de la provincia. La instancia de preparación orientada a “formar formadores” les ofrece a educadores de distintas localidades de Córdoba una nueva especialización con puntaje docente, que los ilustra acerca de las técnicas para afrontar las exigencias académicas y comunitarias en la gestión de proyectos asociativos bajo la estructura organizativa cooperativa y mutual, brindándoles ideas prácticas y experiencias. Como corolario del taller, cada docente, en su establecimiento educativo, instituye y estructura una cooperativa o mutual escolar con los estudiantes que deseen participar.

Primeras Olimpíadas Escolares de cooperativismo y mutualismo, 2016.

Luego, éstos escogen el objeto social que sea de su interés y en la siguiente etapa el emprendimiento es regularizado ante la subsecretaría, de acuerdo con las pautas estipuladas en la capacitación. Posteriormente, la concreción de las actividades desplegadas en iniciativas se difunden y exponen ante el conjunto de la comunidad educativa de la provincia, por medio de la realización de las Olimpíadas Escolares de Cooperativismo, Mutualismo y Ambiente. Este evento se desarrolla en dos etapas; la primera son las llamadas instancias regionales, que se llevan a cabo en 16 sedes distribuidas en el territorio provincial, en las que se distinguen los proyectos más sobresalientes, que después pasan a ser evaluados en un certamen provincial. Los equipos que obtienen mayor puntaje participan de la Feria de Ciencias que organiza la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la provincia.

El certamen encuentra su fundamento tanto en la visibilización de las cooperativas y mutuales escolares constituidas como en generar un espacio de participación que fomenta las relaciones interpersonales y profundiza las redes vinculares de los distintos sectores del movimiento cooperativo y mutual. El cometido de avanzar en prácticas dirigidas a la consecución un ambiente cívico más armónico, sustentadas en la divulgación de la cooperación en los establecimientos educativos, se complementa con la actividad de organizaciones de mayor alcance territorial.

Proyección
Afianzada en la convicción de una construcción participativa y federal, la Célula Argentina y Latinoamericana de Cooperativismo y Mutualismo Educacional (CALCME) desarrolla acciones de proyección nacional, tendientes a diagramar políticas de educación centradas en lineamientos de las organizaciones de la Economía Social, impulsando su inclusión en las propuestas curriculares del sistema, bregando por la incorporación de contenidos de naturaleza asociativa en los planes de estudio de la educación pública argentina, ya sea en el nivel inicial, primario, secundario y superior.

Congreso de Educación organizado por UICE en Carlos Paz, 2017.

Otra tarea prioritaria la desarrolla la Unión Internacional de Cooperativismo y Mutualismo Escolar (UICE). Constituida en 1999 en Alejuela, Costa Rica, se ocupa de favorecer los intercambios pedagógicos y socio-culturales entre sistemas y realidades diversas y promueve la práctica de la ayuda mutua y la solidaridad, integrando sus valores en ambientes juveniles. Ambas instituciones de carácter transnacional actualmente están conducidas por representantes argentinos. En el caso de CALCME, la encabeza la ingeniera Silvia Recalde de Fernández, mientras que la presidencia de UICE está a cargo del docente cordobés Carlos Ramón Carranza.

Artículos destacados

  • Hacia los 80 años de FACE 30 julio, 2019 Con el lema “Camino al Congreso Nacional de Rosario”,...
  • Mutualismo y salud: referentes locales e internacionales participaron de una jornada en Chaco 30 julio, 2019 Presidencia Roque Sáenz Peña, ciudad conocida por sus aguas...
  • Compromiso y ética profesional en el asesoramiento cooperativo 30 julio, 2019 El destacado neurocientífico y profesor de la Universidad de...
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.