Motorola agudiza en Córdoba su perfil de software factory para cliente final

El centro de desarrollo local sumará 30 profesionales, quienes generarán un sistema a pedido de un carrier norteamericano. La evolución de la sede cordobesa se verá reflejada en una negociación nacional.

Los proyectos que Motorola implementa para todas las regiones del mundo en su Centro de Desarrollo de Software cordobés se acercan cada vez más al cliente final, acentuando de esta forma su perfil de “software factory”. Desde que la compañía llegó a Córdoba en 2001 desarrolla programas de avanzada que responden a las demandas internas de la tecnología Motorola.

Este año, el centro sumará 30 personas  que se abocarán a desarrollar software telefónico, según las especificaciones que encarga un “imporante carrier” de Estados Unidos. “Se encargarán del servidor de dispositivo remoto, para actualizar el software de un teléfono de acuerdo con especificaciones pedidas por el cliente. Se trata de la versión 2.0 del producto, que incluye una funcionalidad muy técnica que debe ser inserta en el entorno del cliente”, explica a Comercio y Justicia el director del centro, Álvaro Ruiz de Mendarozqueta.

“Es una evolución de la madurez del centro, que si bien podemos encuadrarlo en la denominación de software factory, los proyectos que encaramos son bastante diferentes respecto a los que hacíamos cuando llegamos”, agregó.

Del mismo modo, profundizan las negociaciones con una compañía argentina para que el año que viene Motorola comience a delinear desarrollos a medida.  “Ellos plantean su necesidad y nosotros avanzamos en lo que podemos dar, se trata de una propuesta técnica muy avanzanda, de muy alto nivel técnico”, explicó Ruiz de Mendarozqueta.

Seguridad pública
Por otra parte, el centro hace cuatro años viene desarrollando el software de seguridad pública o Premier One, que ya lo utilizan más de cien agentes de policía en Estados Unidos. El sistema maneja la incidencia (como puede ser un llamado al 911), su seguimiento y la conclusión. “Está creciendo, ya que están entrando clientes de todo el mundo”, dijo el director, quien recordó que más de 70 profesionales cordobeses tienen a su cargo el desarrollo de algunos de los productos que conforman este sistema. Por caso, quince especialistas se responsabilizan de la prueba final o testeo de la nueva versión.

Motorola avanza en sus gestiones para consolidar esta solución en dos países de Latinoamérica, el año próximo.  De concretarse el proyecto, parte de la adaptación “cultural” del sistema a la geografía de cada país podría recaer en los profesionales cordobeses. “La arquitectura de este producto incluye la internacionalización, es decir, que todo aquello susceptible de depender del idioma, como los textos, se sostiene en una base de datos. Significa que no hay que recurrir al software para cambiar las cosas escritas o bien modificar el lenguaje de aplicación sino que se interactúa con una base de datos”, amplió el director del centro cordobés.

No obstante, si bien no se debe hacer la traducción del software, sí se “debe traducir el sistema que interactúa con las personas”, que tiene que ver con una cuestión cultural del trabajo.“Es probable que gran parte de este trabajo lo hagamos en Córdoba, no todo, porque es un producto con capas verticales (de ingeniería, de venta, postventa, estrategia de negocios, de productos, etc).

Otros 60 ingenieros se abocan a la nueva versión de TEAM (Total Enterprise Access and Mobility ), un dispositivo diseñado para proveer a los usuarios empresariales acceso móvil instantáneo a los servicios de voz y datos,  conectados al escritorio. “Durante la próxima semana se lanzará comercialmente la versión que permite interactuar con otros dispositivos como radios de dos vías  o computadoras móviles, dentro de la misma empresa”, adelantó.

Capacitación

En aras de unir los dos mundos -el académico y el empresarial-, la compañía puso en marcha un nuevo programa de capacitación y práctica profesional para estudiantes, en el laboratorio que posee en la Universidad Tecnológica Nacional. Allí, ocho alumnos de la carrera de Ingeniería en sistemas de información trabajan  -bajo la modalidad de prácticas rentadas- en diferentes proyectos concretos de la empresa, enfocados en investigación y calidad de software.  “Se trata de una especie de manual o guía automática que asegura estándares de calidad, es decir, si se cumple con lo previsto, el modelo lo indica mediante un soporte automatizado con controles”, explicó.

“Estos estudiantes, cuando se reciban, lo van a hacer con una experiencia real, es decir con proyectos de negocio y no sólo con programas de diseño”, aseguró Ruiz de Mendarozqueta.

Del mismo modo, otros quince estudiantes de la UTN están trabajando en un proyecto de interés a la compañía multinacional.

Textualmente

– ”Algo interesante en el proyecto de Premier One es que está  integrado con trabajo colaborativo virtual. En total son quince personas, siete del centro de software y ocho de  Estados Unidos. Por caso, una de las partes de la arquitectura se trabajó de a pares, uno de aquí y el otro en forma remota”.
– “Esto forma parte de la transferencia de tecnología, no es un proyecto tradicional sino más dinámico. Es raro trabajar con alguien a quien en seis meses no se le ve la cara, por eso adquirimos un equipo de videoconferencia, que ayuda a que la relación cambie radicalmente”, contó Ruiz.

Artículos destacados