Los videojuegos, una profesión y una pasión para vivir el futuro

Por Juan Dragotto / Director de la carrera de Desarrollo de Simulaciones virtuales y videojuegos. Colegio Universitario IES 21

El 13 de septiembre se lanzó simultáneamente en Estados Unidos y Europa el videojuego Halo: Reach, desarrollado por la empresa Bungie para Microsoft Games. Es un juego bélico en un mundo futurista, que sólo en sus primeras 24 horas de venta logró recaudar 200 millones de dólares. 

Es sabido que la industria del videojuego es -a escala global- la que más factura, por encima de la industria del cine y de la música.  Éxitos como Call of Dutty, Mafia II o el recién salido FIFA11, son claros ejemplos de su poderío comercial. También es sabido que estas empresas del primer mundo (Estados Unidos y Canadá, principalmente),  responsables de estos blockbusters, no realizan la producción en una única locación. Lo que aún no es tan difundido, es que argentinas como Globant colaboran en el desarrollo de varios de estos títulos.

Desde  2000 las  productoras de videojuegos argentinas han pasado de ser meras colaboradoras de  sociedades extranjeras a verdaderas fábricas de videojuegos. Son más de 100 las empresas que se dedican al desarrollo en nuestro país en diversos formatos: videojuegos publicitarios (advergames), videojuegos educativos (edugames), simuladores de negocios (business games) y los más recientes jue
gos para redes sociales (socialgames).  Algunas desarrolladoras de videojuegos argentinas pasaron, en menos de cinco años, de ser pymes a empresas absorbidas por capitales extranjeros. Tal es el caso de Three Melons, comprada en más de cinco millones de dólares por la norteamericana Playdom. Por su parte, Globant trabaja para Electronic Arts y tiene sedes en Capital Federal, La Plata, Córdoba y Miami, entre otras.

El nivel de ingresos de estas empresas aumentó y esto se extendió al nivel de exigencia en su producción, que hasta el momento se solventaba del mejor modo posible: ingenieros y analistas de sistemas, programadores de los más diversos lenguajes, artistas y modeladores 3D, músicos, guionistas, diseñadores gráfico y multimediales, dependiendo de la complejidad del producto. El común denominador fue la creciente demanda de profesionales especializados, para empresas del sector tanto locales como internacionales.

Escasez
En la pasada “Jornada de estrategias y negocios, respuestas innovadoras en el mundo de la tecnología”, organizada por el Colegio universitario IES, actores de las distintas aéreas del desarrollo de hardware y software en coincidieron que la creciente  demanda de profesionales especializados y la escasez actual de estudiantes en estas carreras se vuelve el principal desafío para los próximos años.

El desarrollo de videojuegos no es una excepción  a esta problemática y la necesidad de contar con recursos humanos capacitados específicamente es difícil o casi imposible de encontrar. Son pocos los programadores que logran tener una sensibilidad orientada al diseño y -más complejo aún- es encontrar un diseñador o artista que se apasione con la lógica y las matemáticas. En ambos casos el puente para acercar ambos perfiles es la educación, sobre esa vocación por los productos finales, historia, entretenimiento y lo que rodea al mundo de los videojuegos y las simulaciones virtuales.

Al comienzo, sólo entidades educativas privadas de Buenos Aires entendieron esta necesidad y comenzaron a dictar una tecnicatura en diseño de videojuegos. No obstante, estas ofertas no alcanzaban para cumplir con la demanda que finalmente se extendió a otras provincias, donde desde este año también se dictan carreras de desarrollo de videojuegos.

Córdoba particularmente posee una vasta tradición como polo informático y sus casas de estudios supieron responder a las demandas del sector, pero el nivel de especialización lleva a buscar con mayor precisión el perfil de los trabajadores, por lo que es indispensable la generación de nuevas carreras que formen profesionales idóneos y solo así mantener el crecimiento de la industria local de videojuegos, para que se consolide como una realidad laboral.

Artículos destacados