Lo «digital», lejos de las aplicaciones y como eje de la organización funcional

La agenda digital como estrategia de llegada a la sociedad del conocimiento es un tema que se inmiscuye cada vez más en las reuniones de los gobiernos nacionales, provinciales y municipales. No se trata de construir un gobierno electrónico o de fomentar el uso de la tecnología en la comunidad, sino de “digitalizar” las relaciones del Estado con diversos actores a los fines de “transparentarlas”. La visión fue vertida por Alejandro Prince, presidente de Prince &Cooke, consultora especializada en investigación y análisis de mercado de la industria informática y de telecomunicaciones. El profesional dialogó con Comercio y Justicia en el marco del Congreso de Tecnología de la Información celebrado en Córdoba semanas atrás.

– Una de las conclusiones que se ha desprendido del congreso es que Argentina se encuentra muy atrasada tecnológicamente con relación al primer mundo y a otros países de la región. ¿A qué cree que se debe y qué nos hace falta como sociedad para iniciar un proceso de crecimiento en ese sentido?
– Seamos objetivos: primero, Argentina no es el Primer Mundo, y segundo, en Latinoamérica el país no es el más importante en un monton de parámetros. Y en tecnología ocupamos más o menos ese lugar, a diferencia de países como Chile, Costa Rica y otros más chicos que están haciendo un buen trabajo relativo a trabajar en forma conectada con las universidades y las empresas. Chile está mejor que nosotros en términos relativos: tiene una agenda digital, un plan hacia la sociedad del conocimiento, pero nada es casual. El país limítrofe está mejor en muchas otras cosas como la calidad institucional y la seguridad jurídica.

– Y en términos provinciales, ¿Córdoba en qué lugar se encontraría?
– Los ranking son crueles, pero soja, hidrovía e industria sobre la costa del río mediante, Rosario tiene una fuerza previa anterior que hace que tal vez hoy esté más desarrollada en muchos aspectos. En materia de tecnología, no creo que Córdoba haya retrocedido sino que ha avanzado más despacio con relación a Rosario, que creo que lo ha hecho más vertiginosamente. Tanto el Gobernador como el intendente, son dos hombres de poder que tienen un fuerte compromiso con la tecnología y como tales, hacen falta campeones, ministros y todo un equipo que tenga el mismo compromiso.

– Entonces, ¿a Córdoba le hacen falta campeones?
– Sí, aunque Schiaretti (gobernador) está mostrando vocación de ser un buen sponsor en el tema de inversiones de tecnología y está a favor del gobierno digital. Hay que ayudar a que nazcan y crezcan estos campeones en los gobiernos, como también, implementar aplicaciones que sean ejemplares. Suena muy marketinero, pero no basta con gastar una millonada de plata para hacer una migración del sistema que usa el Gobierno cuando nadie lo ve. Es fundamental, sí, construir un portal con el que la gente se beneficie en directo, que pueda mirarlo y tocarlo. Córdoba es un ejemplo de descentralización para el que la tecnología puede servir, sobre todo en el caso de los pueblos chicos, para que accedan a servicios, transparencia, comunicación, participación. La tecnología aporta transparencia y eficacia a las organizaciones administrativas y a la dimensión política; creo que puede ayudar a desarrollar una sociedad mejor, no sólo en la faceta productiva sino generando una nueva forma de comunicación

Artículos destacados