Intel desarrolló Xeon para soportar alza exponencial de datos en la nube

Habilitan a ingresar a la computación de alto rendimiento. Su gran poder de procesamiento permite realizar actividades quevan desde la simulación de moléculas hasta la macroeconomía.

Intel lanzó la plataforma Xeon, que busca soportar el extraordinario incremento del flujo de registros en la “nube” informática -que seguirá al alza en forma exponencial en el corto plazo- con una proyección de más de tres mil millones de usuarios conectados en 2015.

Este año, solamente en el país se deberán cambiar 16.500 servidores, según cálculos de Intel, el mayor fabricante mundial de chips. Este “jugador” del negocio tecnológico habla de un impacto de 15 mil millones de dispositivos conectados para tres años más, además de un aumento de 33% anual en la cantidad de tráfico de IP global en los centros de datos (data center), superando 4.8 zetabytes por año, más de tres veces comparados con el monto de 2011.

Para aprovechar esta renovación de servidores empresariales, la compañía lanzó su nueva familia de procesadores Xeon E5-2600, que además de utilizarse en servidores y estaciones de trabajo, equiparán la próxima generación de sistemas de almacenamiento y de comunicaciones de los principales fabricantes del mundo.

Los nuevos Xeon habilitan las empresas y organizaciones gubernamentales a ingresar a la computación de alto rendimiento (HPC, sigla en inglés). Tomás Pérez-Acle, director del Laboratorio de Computación de Alto Rendimiento de la Universidad de Chile, destacó en el lanzamiento que esta nueva plataforma permite analizar volúmenes de datos en terabyte ( TB = 1.000 GB), en tiempo real.

El investigador enumeró una larga serie de actividades que puede aprovechar este poder de procesamiento, que van desde la simulación de moléculas hasta la macroeconomía. Se pueden utilizar para modelados en tres dimensiones en la minería; para recibir y analizar datos suministrados por sensores móviles en pacientes de enfermedades crónicas; y en la alerta temprana de “tsunamis” y sismos.

Soporta hasta ocho núcleos por procesador y hasta 768GB de memoria del sistema, lo que le permite aumentar el desempeño en 80% en comparación con la generación anterior de procesadores Xeon Serie 5600.

Artículos destacados