De los locutorios a la facturación de servicios

La década del 90 fue decisiva en materia de telecomunicaciones, sobre todo en lo que se refiere a la telefonía pública y semipública. Una muestra de esto fue la gran explosión de locutorios en el país. Y una empresa codobesa, Discar SA, fue la pionera en acompañar este desarrollo ya que fundó este tipo de formato de telefonía fuera del hogar que intentó diferenciarse de los tradicionales teléfonos públicos ubicados en las esquinas de la calle.
“El concepto se sintetiza en que si una persona necesita comunicarse, no tiene por qué hacerlo de parado, en la calle, usar monedas y no obtener un ticket. Entonces se cambió de ámbito y se crearon locutorios, primero para las telcos grandes y después otros tipos”, explicó a Comercio y Justicia Marcelo Falco, gerente de Investigación y Desarrollo de la empresa tecnológica.
A partir de allí, Discar SA se convirtió en el principal proveedor de este formato de telefonía tanto a nivel nacional como internacional. Hoy la empresa maneja una facturación aproximada de cinco millones de dólares. Sin embargo, la realidad del negocio fue cambiando como consecuencia de la explosión de la telefonía celular, por lo que las llamadas públicas dejaron de tener tanto protagonismo. Es en este punto -hace unos dos años- que la empresa decidió reinventarse para poder satisfacer las demandas actuales.
“Lo que hicimos fue empezar a dotar a los mismos equipos (que se utilizan en los locutorios) de nuevas funciones. Así, hoy los aparatos de los locutorios también están habilitados para vender productos electrónicos como es la recarga de celulares, por ejemplo”, aseguró Falco, y agregó que estos equipos tienen una capilaridad y capacidad muy importantes.
Técnicamente se trata de microcomputadoras o computadoras con capacidad de facturar, de dar tiques y también tiene conectividad: un módem y conexión GSM. “Para aprovechar al máximo estos aparatos, la estrategia fue pensar en qué otros negocios se podían montar sobre ese sistema. De todo lo evaluado, lo más interesante fue transformar esos equipos -ya no le decimos más tarifadores- en terminales que pueden vender otras cosas y lo más razonable son los productos electrónicos: una entrada, un pasaje o cualquier venta electrónica de productos”, agregó el gerente.

Nuevos productos

Actualmente, el equipo de investigación de Discar está trabajando en dos nuevos proyectos: una nueva línea de equipos terminales (ya que los actuales nacieron como tarifadores y después se fueron convirtiendo en terminales de venta electrónica). “Lo que estamos haciendo es un producto totalmente nuevo y con otra plataforma a nivel tecnológico, mucho más moderna. Con esta tecnología vamos a poder agregar nuevos productos y funciones”, aseguró Falco.
La otra inciativa, mucho más novedosa, hace que la empresa incursione en un segmento de la industria antes inexplorado: sistemas de facturación de servicios públicos, denominado por Discar “metering”.
“Se trata de equipos y sistemas para lo que sería la tarifación de servicios públicos. En primer lugar sería para el servicio de electricidad, después el agua y por último el gas. En un primer momento la idea es trabajar con cooperativas de diferentes localidades del país para brindarles este servicio”, dijo el gerente.
En este sentido, según el ingeniero, la empresa aprovecha e ingresa a este negocio porque dispone de toda

Artículos destacados