Conclusiones del sector del software en Argentina

De alguna manera y como cierre del año pasado, más que fructífero por cierto, dejamos algunos datos de relevancia del sector Software y Servicios Informáticos argentino, SSI, que nos llegan de un documento elaborado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación y que resaltan y dejan ver a luz clara los aportes realizados por éste y las cualidades y formas que lo respaldaron.
Este voluminoso documento de 390 páginas, denominado Libro Blanco de la Prospectiva TIC, elaborado y publicado por el mencionado ministerio a principios de setiembre de 2008, en la página 60, hablando específicamente del sector SSI, destaca lo siguiente:
“En los últimos años, Argentina ha presentado un importante y sostenido desarrollo del sector de Software y Servicios Informáticos (SSI).

Las principales características de este sector en Argentina son:
– Recursos humanos bien calificados.
– Innovación y capacidad creativa.
– Infraestructura de telecomunicaciones e informática adecuada.
– Costos y precios competitivos.
– Creciente inserción en nuevos mercados externos y, por ende, aumento en las exportaciones.
– Interacción entre el gobierno, el sector académico y el sector empresario.
– Fuerte recuperación del mercado interno.
– Marco legal que incentiva el desarrollo del sector.

Es destacable que la sanción de la ley 25856, de declaración de la producción de software como industria , y la ley 25922, de Promoción de la Industria del Software, han permitido dotar al sector de un marco normativo y referencial que no sólo le ha generado ventajas de orden impositivo, sino que lo han identificado como una de las áreas económicas más dinámicas del país y con mayor proyección.
Además, el documento del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva reconoce y destaca las cualidades y formas que han hecho del sector del software y servicios informáticos, el sector del valor agregado, el sector de la innovación, el sector de los recursos humanos calificados, el sector más competitivo, el sector comunitario e interactivo, el sector del desarrollo, el segundo sector más exportador, en una palabra, el sector de Argentina.
Se trata de un ámbito que no ha dejado de crecer desde el año 2004 y que apunta, no solamente a no dejar de hacerlo, sino a crecer, no por el crecer mismo sino por el invalorable deseo de descubrir nuevos conocimientos, de aportar nuevas contribuciones sociales, del desarrollo personal y colectivo, de una mejor tecnología de vida.

Un sector escudado por incansables pymes creadoras que “se encuentran jugando un papel de creciente importancia en la dinámica de la economía argentina, ya que su expansión está estrechamente ligada a la masiva introducción de las nuevas tecnologías de la información que van redefiniendo los mecanismos de producción, venta y competitividad de diferentes sectores productivos del país” (pág. 61).
Esperemos que este año sea tan fructífero y productivo como el que concluyó. La voluntad, como principal motor superador, estuvo, está y seguirá estando. No obstante, el tiempo es el que lo dirá.* Carranza Torres & Asociados

Artículos destacados