Esperando la transición y mayor credibilidad

Fernando Faraco, director de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica Córdoba, consideró que es poco probable que la gente utilice sus ahorros sino tiene algún grado de seguridad. Sin embargo, afirmó que el precio del dólar puede ayudar a impulsar el turismo interno.

Por Carolina Brenner / cbrenner@comercioyjusticia.info

La hotelería de la provincia de Córdoba, como también los establecimientos gastronómicos, sufren la recesión vive el país. Los altos costos y el retraso de las tarifas hacen que los negocios resulten inviables. Pese a ello, los empresarios continúan apostando al sector y aguardan las decisiones del nuevo gobierno para plantear expectativas y planes a futuro.
En este aspecto, consultado por Comercio y Justicia, el director de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica Córdoba, Fernando Faraco, evaluó la situación y expresó su opinión sobre la actividad.

¿Cómo impactó la devaluación después de las PASO y las elecciones presidenciales?
El impacto de la devaluación y la consecuente pérdida del poder adquisitivo causaron una caída importante en el turismo interno, incluso la nueva modalidad de viajar los fines de semana se vio resentida por éstas circunstancias. La suba del dólar, si bien es un incentivo para la posibilidad de que el turismo interno crezca, al estar acompañada de una inflación importante y una fuerte devaluación perjudicaron al movimiento turístico.

¿Cómo se prepara el sector para afrontar tal impacto?
El sector hotelero ya tiene un retraso de tarifas y con la imposibilidad de trasladar los costos a los precios -si consideramos que de 100 pesos de una tarifa, 60 pesos se los llevan los impuestos municipales, provinciales y nacionales, sin contar salarios, cargas sociales, insumos, servicios y costos-. Es imposible revertir esta situación.
Tanto la hotelería como la gastronomía actualmente son negocios con mínima rentabilidad. La alta presión impositiva, sumada a lo que expliqué antes, lamentablemente vuelve inviables los negocios.

60

pesos de cada 100 corresponden a
impuestos nacionales, provinciales y
municipales, sin contar salarios,
cargas sociales, insumos,
servicios y costos.

¿Cuáles son las perspectivas para los próximos meses? ¿Cómo se proyecta la temporada 2020?
La temporada va a depender concretamente de la transición entre los gobiernos saliente y entrante y la credibilidad que aporten quienes asuman. La gente no se va a arriesgar a usar sus ahorros sino tiene seguridad de algún tipo. Lo que puede ayudar es el precio del dólar que va a traccionar el turismo interno siempre y cuando el escenario sea medianamente positivo.

¿Qué opinión le merecen las políticas del Gobierno nacional saliente respecto al turismo?
Las políticas llevadas adelante en turismo han sido positivas. La aplicación del IVA para turistas extranjeros es un acierto. El desarrollo de nuevos destinos también, pero la realidad es que en semejante coyuntura se hizo lo que se pudo.

¿Qué expectativas tiene sobre la gestión de Alberto Fernández?
Todavía no se conoce quién será el nuevo secretario de Turismo ni las políticas para nuestro sector. Se podrá expresar una opinión cuando se conozcan estas cosas.

¿Cómo ve a Córdoba en este sentido?
Córdoba es un destino turístico destacado en el país, esperemos ser una alternativa para quienes desean vacacionar en Argentina. Y si la economía ayuda, será positivo. Hay algo que es transversal a todos los sectores y a nosotros no nos deja al margen y es la economía de Argentina.

¿Qué le falta a la provincia para crecer?
Las políticas en turismo en nuestra provincia han sido buenas, pero la realidad es que todavía no se toma a fondo como una política de Estado. Sería fundamental en un momento de crisis como este tomar ejemplos para que el turismo sea la posibilidad de salir o aminorar las crisis, como lo hizo España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *