Home  >   Vacunación   >   “Nos preocupa que crezca el número de familias que no optan por las vacunas”

“Nos preocupa que crezca el número de familias que no optan por las vacunas”

La generalización de la vacunación es uno de los doce desafíos que se planteó la Organización Mundial de la Salud en 2018. El sarampión y la fiebre amarilla despertaron alertas.

Por Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

La confirmación de un caso autóctono de sarampión, en una beba de la Ciudad de Buenos Aires, después de 18 años sin casos de este tipo, encendió la luz de alerta epidemiológica en el país. La vacunación en sí es uno de los 12 principales desafíos que fijó la Organización Mundial de la Salud para este año.

En el mundo, el porcentaje de bebés a los que no se les administra la serie completa de inmunización sistemática indicada antes de cumplir el primer año se mantiene desde 2010 en 86%, por lo que corren gran riesgo de contraer enfermedades potencialmente mortales. Para conocer cómo se encuentran Córdoba y el país frente a este desafío, consultamos a Sandra Belfiore, responsable del Programa de Inmunizaciones del Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba.

“Argentina tiene uno de los mejores calendarios del mundo con relación a la cantidad de vacunas incorporadas y a la protección que se genera con esto. Lo que sí nos preocupa últimamente en Córdoba, que tenemos 800 vacunatorios, es el crecimiento de comunidades y familias que no optan por las vacunas como medidas de protección. Por distintos motivos, también porque se vuelcan a las medicinas alternativas o por otras creencias, lo que hace esto es que la población esté con mayor riesgo de que enfermedades ya eliminadas en la provincia y en el país, como por ejemplo la polio -hace más de 40 años-, o el sarampión -que los últimos casos fueron en el año 2000-, se reintroduzcan al país por que hay otros países que sí tienen estas enfermedades todavía”, explicó.

Advirtió que hoy, con los viajes y la movilidad de un continente a otro, se generan riesgos. “Las enfermedades, los virus y las bacterias viajan con las personas y esto hace que cuando se llegue al lugar de origen, se ponga en riesgo al resto”, subrayó. En 2016, la Región de las Américas fue declarada libre de circulación de sarampión; sin embargo, actualmente hay paí- ses en este continente con casos de la enfermedad. Venezuela tiene un gran brote y a partir de allí se han producido focos en Brasil principalmente, aunque también hay casos en Perú, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Canadá y México.

“Lo que nos está preocupando es que, si viene algún viajero con la enfermedad, al llegar a Córdoba y encontrar niños no vacunados, ellos van a ser los primeros en enfermarse, con el riesgo de complicaciones y muertes que trae el sarampión”, señaló la médica. También se refirió a la polio. Quedan muy pocos países con casos, entre ellos Nigeria, Paquistán y Afganistán. “Esto ha ido disminuyendo gracias a la vacunación. Pero si viniera un viajero de aquellos lados y tenemos niños sin vacunar, podemos volver a tener polio. Son muchos más los países en el mundo que están actualmente con circulación de sarampión, por eso el riesgo de introducción es más importante ahora. Si estuviéramos todos vacunados, el riesgo sería mínimo porque lo que hace la vacunación es un cerco y otorga lo que llamamos vacunación de rebaño”, dijo.

Explicó que este último término remite al comportamiento de las ovejas: las más fuertes y sanas se ponen por fuera del rebaño para proteger a las del interior que por distintos motivos están más débiles. En los humanos, ese cerco lo hacen las personas vacunadas, para proteger a los inmunodeprimidos que, por ejemplo, no pueden recibir algunas vacunas como la del sarampión. “Si nosotros dejamos descubierto este cerco sin vacunar, no estamos logrando esa protección de rebaño. Ésa es la gran preocupación que tenemos como provincia”, sostuvo Belfiore.

Entre los motivos que expresan quienes no quieren vacunarse figuran que no las vacunas son seguras y que causan daño. “Es todo lo contrario -desmiente-. Hemos llegado a esta situación de no tener enfermedades gracias a las vacunas. Además, se ha perdido la percepción del riesgo de ciertas enfermedades porque hace muchos años que no las tenemos”. Belfiore da su propio ejemplo: como médica nunca le tocó ver casos de polio o sarampión. Advierte que los médicos no están atentos a esas enfermedades, ni a indicar la vacunación, y los padres, como no ven casos, les resulta una cuestión menor. “Cuando se muere una persona de gripe, todos vamos masivamente a los vacunatorios. Lo mismo con la fiebre amarilla, por la cercanía con Brasil y por las muertes.

Pero, en enfermedades más cercanas no tenemos esa percepción de riesgo”, señala la especialista.

Vacuna contra el VPH
Por otra parte, se refirió también a la vacuna para prevenir los tipos de virus del papiloma humano (VPH) que causan la mayoría de los cánceres de cuello uterino. “Se comenzó con vacunación para las niñas y, el año pasado, se incorporó a los varones, porque justamente no todas las niñas iban a recibir la vacuna. Es una vacuna que -despacito- año a año va mejorando la recepción por parte de las nenas.
Hubo mucha circulación de información en Internet que afirmaba que no era una vacuna muy segura, que podía causar daños, lo que hizo que algunas mamás no llevaran a sus hijas a vacunar. Nosotros ya llevamos siete años vacunando y no ha habido y no hay reacciones adversas graves, y ya hay estudios que muestran cómo ha disminuido el cáncer de cuello de útero”, celebró.
En niñas y niños esa vacuna se coloca a los 11 años, son dos dosis, con un intervalo de seis meses entre ambas.

20 de abril: una noche para vacunarse

El Hospital Pediátrico se prepara para la Noche de las Vacunas.
El 20 de abril, las familias cordobesas podrán completar sus carnés de vacunación. En el nosocomio se podrá disfrutar de animación, números artísticos, sorteos, títeres y juegos. El evento se realizará desde las 20 hasta las 2 de la madrugada y coincide con el plazo para presentar el certificado de educación en los colegios.

La directora del nosocomio, Silvia Ferreyra, indicó que esperan la entrega de vacunas antigripales y que se encuentran disponibles las inyecciones contra el sarampión. Sandra Belfiore, responsable del programa de inmunizaciones del Ministerio de Salud provincial, destacó que son importantes las distintas estrategias para incrementar el acceso a la vacunación. “La vacunación es la primera actividad de la atención primaria de la salud, cuyo objetivo es llegar donde la gente está y no que la gente tenga que ir siempre al centro de salud. Hay muchas vacunas que tienen muchas dosis, entonces -además de ir a colocarse una dosis- lo importante es completar los esquemas de esa vacuna”, afirmó.

Finalmente, hizo hincapié en la importancia de “contagiar” a otros actores sociales como los docentes. “Las maestras tienen un rol particular para favorecer a nivel escolar el acceso a los equipos de salud, para controlarlos carnés y poder vacunar. También todo el equipo de salud, aun el odontólogo tendría que estar preguntando si el carné está al día y así todas las disciplinas como los que atienden los problemas cardíacos atraviesa a todas las disciplinas y a todas las edades”, concluyó.

Una beba, el primer caso autóctono de sarampión en el país en 18 años

– Una bebé de ocho meses, residente en la ciudad de Buenos Aires y sin antecedentes de viajes, fue diagnosticada con sarampión el viernes pasado. Las autoridades sanitarias emitieron una alerta epidemiológica para intensificar la vigilancia de la enfermedad. El caso de esta bebé es el primer diagnóstico de sarampión “autóctono” en Argentina desde 2000, aunque en estos 18 años hubo personas que se contagiaron en el exterior.

– La Alerta Epidemiológica N°1, emitida el viernes 29 de marzo, por la Gerencia Operativa de Epidemiología del Ministerio de Salud porteño, informó que la beba inició los síntomas con tos y fiebre, luego presentó exantema (la erupción rojiza en la piel).

– La jefa de Epidemiología del hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, Ángela Gentile, dijo que “en Argentina no se diagnosticaba un caso autóctono de sarampión desde el año 2000, por lo que este episodio es una alerta para todo el sistema se salud”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *