Home  >   Destinos   >   Vail, esquí de lujo en las montañas Rocosas

Vail, esquí de lujo en las montañas Rocosas

Enmarcado por los picos más elevados del estado de Colorado, el pueblo no solo encanta por su escenografía de cuentos, sino también por ser uno de los destinos de nieve más exclusivos del mundo. Sus pistas, extensas y paradisíacas, son codiciadas por los amantes de los deportes invernales de todas las latitudes

Por Carolina Brenner – Enviada especial a Vail, Colorado.

Entrar a Vail es como abrir un libro de cuentos. Casitas de estilo alpino bañadas de nieve, guirnaldas con luces de colores que visten pinos, puentes y esculturas, fogones encendidos día y noche para calentar los últimos fríos del invierno boreal y esquiadores que transitan cual astronautas recién llegados de una luna gélida protagonizan la escenografía cinematrográfica del pueblo enmarcado por los picos más elevados del estado norteamericano de Colorado.
Su puerta de entrada -por cercanía y mejor conectividad- es el Aeropuerto Internacional de Denver. Allí se inicia el recorrido hacia el oeste por una autopista perfectamente señalizada que se sumerge en los paisajes soberbios de las montañas Rocosas.
El recreo visual regala laderas multiformes espolvoreadas con pinares teñidos de blanco, prados con búfalos, poblados mineros, ríos, cascadas y túneles que atraviesan el camino.
Son dos horas de auto de puro magnetismo hasta arribar a Vail, un territorio que fue concebido como centro turístico desde su nacimiento en 1962.
Pete Seibert, fundador descubrió el lugar en los años 40, cuando entrenaba junto a la División de Montaña de la Armada antes de participar en la Segunda Guerra Mundial, luego de la cual decidió desarrollar la estación de esquí de la mano de inversionistas de la región.
Actualmente, el valle es habitado por alrededor de cinco mil personas y codiciado por millones de amantes de los deportes invernales de todas las latitudes.
“Los argentinos representan nuestro quinto mercado en cantidad de visitantes, luego de Australia, México, Inglaterra y Canadá. Les apasiona esquiar en nuestras pistas no sólo a las familias y parejas sino también a los jóvenes. Muchos de ellos eligen este lugar como parte de los programas de viaje y trabajo”, comenta Johanna Muscente, directora de Comunicaciones de Vail Resorts.

Los workandtravelers argentinos son mayoría entre los empleados de locales de alquiler de equipos, hoteles, pubs y escuelas de esquí y snowboard.
“Es un destino alucinante. Además de esquiar en las mejores pistas, uno puede ganar plata, mejorar el inglés y conocer gente del mundo entero”, expresa Candelaria, una cordobesa que atiende un bar y se enamoró de esta opción en el mapa que le ofrecían las agencias de viajes estudiantiles.
Vail tiene infinitos motivos para cautivar. La villa abarca una decena de cuadras donde se concentran hoteles boutique, condominios, restaurantes y bares aunados en un diseño armonioso con una decoración navideña que parece salida de una película de Disney que perdura desde principios de noviembre hasta el cierre de la temporada en abril.
La música suena desde las vidrieras de un paseo comercial donde las aceras tienen un sistema de calefacción para derretir la nieve. Hay casas de indumentaria de esquí, tapados de piel sintética, vestidos de fiesta, joyerías, decoración, chocolaterías, té y especias y no faltan los que remiten al lejano oeste, donde se pueden adquirir las típicas botas y sombreros vaqueros.
El pueblo es exquisito y complementa a la perfección uno de los centros de esquí más extensos y lujosos del mundo, con cumbres que superan los tres mil metros de altura y un manto de espuma que regala más de 40 kilómetros esquiables con pistas para todos los niveles y modalidades, eternas, desafiantes, salpicadas por bosques de coníferas y encuadradas por las vistas supremas que regala el parque nacional Río Blanco.

“Vail se destaca por su gran superficie y diversidad de terrenos. Se puede esquiar todo el día y nunca terminás de conocer todas las bajadas, que además son tan largas, que la diversión está asegurada”, comenta David Wilson, instructor del valle desde hace más de 30 años.
La experiencia está condimentada con detalles distintivos como medios de elevación que alternan cabinas con cierre automático y sillas séxtuples de última tecnología, o restaurantes en la montaña con guardarropas para dejar las botas y alpargatas, protector solar y hasta cargadores para celular de cortesía, como “The 10 th.” en cuyo menú desfilan delicias gourmet a base de carnes y pescados maridados con espumantes y vinos de alta gama.
En la base, el after ski es una fiesta que se celebra en terrazas soleadas al ritmo de tragos y picadas, mientras que en los hoteles aguardan a sus huéspedes con chocolate y sidra caliente, braseros para derretir malvaviscos, piscinas climatizadas al aire libre y spa de alto vuelo con masajes relajantes, jacuzzis, saunas secos y húmedos y salas de descanso con infusiones y frutos rojos. Entre los mejores: el RockResort Spa del The Lodge At Vail, uno de los primeros de la ciudad, ubicado a pasos de la góndola Eagle Bahn.

Por las noches, los visitantes se aglutinan en la veintena de establecimientos gastronómicos que ostentan la más variada oferta de cocina internacional. En ellos, marchan platos imperdibles como el sandwich de langosta de Fall Line, la tabla de quesos y embutidos de Leonora at The Sebastian, el venado con hongos, trufas y frutos rojos de La Bottega, la divertida paella de nachos en Tavern on The Square, o el salmón con guarnición a base de espinaca, naranja y queso azul de White Bison.
El buen gusto se repite en cada aspecto de este destino, en el cual la excelencia es su valor diferencial.

Pases ilimitados
Vail es uno de los centros de montaña operados por Vail Resorts, el grupo que gerencia otros ocho centros y dos estaciones de esquí urbanas que incluyen Beaver Creek, Breckenridge y Keystone en Colorado; Park City en Utah; Heavenly, Northstar y Kirkwood en California y Nevada; Afton Alps en Minnesota; Mt. Brighton en Michigan y Perisher en Australia.
En este marco, el esquiador puede disponer de un Epic Pass, un pase que ofrece acceso ilimitado y sin restricciones a los medios de los mejores centros de esquí de Estados Unidos y el mundo.
Recientemente, el grupo lanzó Epic Day Pass que se puede personalizar eligiendo la cantidad de días que se desee utilizar, desde una a siete jornadas en cualquier momento de la temporada en todos los centros que la compañía posee en Estados Unidos con descuentos de hasta 50 por ciento en los boletos de ascenso, desde 106 dólares diarios para una jornada de esquí, con la posibilidad de lograr una tarifa inferior sumando más días.

Comprando un pase de cuatro o más días se obtiene el acceso a otros destinos como Telluride, Sun Valley, Snowbasin y los resorts de las montañas Rocosas de Canadá.
“Este lanzamiento reduce el precio de los pases de esquí y permite a los visitantes decidir cuándo, dónde y con qué frecuencia quieren esquiar o practicar snowboard. Esa flexibilidad es la que ha hecho tan popular a nuestro Epic Pass desde hace más de una década”, comenta Kirsten Lynch, directora de Marketing de Vail Resorts.
Entre otras novedades del cerro, se destaca la aplicación EpicMix que se descarga en forma gratuita y brinda información sobre el cerro como condiciones de la nieve, tiempos de espera de la línea de elevación y hasta fotos para compartir en redes sociales.
También, se lanzó Emma, la primera asistente digital de montaña del mundo que utiliza inteligencia artificial y procesamiento de lenguaje natural para responder preguntas de los huéspedes sobre sus vacaciones de esquí.

Agenda de viaje

Cómo llegar
Desde Córdoba se recomienda volar a la ciudad de Denver,
Estados Unidos. De allí son 160 kilómetros a Vail.
El servicio de traslado con Epic Mountain Express parte de US$85.

Dónde dormir
En Vail: The Lodge at Vail
Tarifa desde: US$309 la noche.
www.lodgeatvail.rockresorts.com
En Beaver Creek: The Ospray at Beaver Creek
Tarifa desde: US$379 la noche.
www.ospreyatbeavercreek.rockresorts.com

Dónde comer
En Vail:
• Fall Line
• Leonora at The Sebastian
• La Bottega
• Tavern on the Square
• White Bison
• The 10 th.
• Bistro Fourteen
En Beaver Creek:
• Beano’s Cabin
• Spruce Sadle
• Wyld

Esquí
• El alquiler de equipos de esquí/snowboard, botas y
cascos por día va de US$62,10 a US$80 (adultos ) y US$46,20 (niños).
www.rentskis.com
• El alquiler de ropa técnica parte de US$28 por día.
www.vailskishop.com
Pases: www.epicpass.com

Más info
www.vail.com
www.beavercreek.com
www.vailresorts.com
www.snow.com

Redes Seguí el viaje en vivo a través de la cuenta de Instagram @carobrenner

https://www.instagram.com/p/Bu_WG1Mglhr/?utm_source=ig_web_options_share_sheet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *