Home  >   Destinos   >   Un refugio de calma y naturaleza en Traslasierra

Un refugio de calma y naturaleza en Traslasierra

San Lorenzo es un pequeño poblado escondido entre las sierras, bañado por el río Panaholma, uno de los más cristalinos de la provincia de Córdoba, que dibuja un entorno encantador con balnearios que se caracterizan por su tranquilidad y belleza

San Lorenzo es una pequeña localidad cordobesa donde reina la tranquilidad y la calma, cualidades que la convierten en un sitio ideal para “desenchufarse” de la rutina y la vorágine cotidiana.
Este apacible paraje serrano, rodeado de naturaleza e historia, se ubica en el Valle de Traslasierra, dos kilómetros al norte de Villa Cura Brochero y a cinco kilómetros de Mina Clavero. El destino, enclavado al pie de las Sierras Grandes, creció lentamente de la mano del turismo que se enamoró de sus paisajes y encanto.
Así, en los últimos años fue transformando su actividad productiva rural en un desarrollo hacia lo turístico, aprovechando su encantador ambiente natural, los vestigios del asentamiento de la cultura comechingona, y las raíces propias del paisano serrano.
Una de las principales actividades que se pueden realizar en estos lares es el senderismo, un mix que combina deporte y turismo y permite recorrer y deleitarse con el entorno al tiempo que se realiza ejercicio físico.

Se puede realizar de manera autoguiada, solicitando información en la Oficina de Información Turística, o bien participando de salidas grupales guiadas que otorgan la posibilidad adicional de contar con mayor interpretación de la geografía, la flora y la fauna que se va apreciando a cada paso.
Sus senderos son adecuados y aptos para toda la familia, con el condimento del encuentro con antiguas culturas, las costumbres de sus paisanos, y la posibilidad de capturar en una foto el vuelo de algún cóndor andino.
También se los puede recorrer a caballo contratando algunas cabalgatas de la zona.

Balnearios
El pueblo es caracterizado por sus callecitas de tierra, además de las aguas cristalinas del río Panaholma, uno de los más puros de la provincia de Córdoba, que lo bañan de norte a sur, llevando la frescura a quienes visitan sus balnearios en verano, además de otros arroyos de montaña característicos del Valle de Traslasierras.
El río Panaholma tiene su origen en las cumbres de Achala y se forma a partir de la confluencia de dos ríos principales, el Taruca Pampa o Rugapampa y La Hornilla. Este último se encuentra cerca del paraje La Posta, que por un tramo se transforma en un río subterráneo y luego forma una cascada en un paraje conocido por los lugareños como Rodeo de Las Mulas.
El curso continúa vertiendo estas aguas en el Taruca Pampa dando origen al Panaholma que pasa luego por el pueblo homónimo, y atraviesa San Lorenzo y Villa Cura Brochero hasta encontrarse con el río Mina Clavero.
En este contexto, se puede acceder al nacimiento del río Panaholma. Con vehículos se puede acercar a unos mil quinientos metros aproximadamente antes de la confluencia de los dos ríos, pasando por una construcción conocida como la Escuela de Marco López.
En este contexto, la zona ofrece infinidad de opciones para refrescarse durante el día, aprovechar el sol para broncearse, escuchando solamente el fluir del agua y el canto de los pájaros, lejos de los molestos ruidos de balnearios más populares.
Una de ellas es la Cascada del Toro Muerto, una caída de agua natural de ocho metros de altura que se constituye en un gran atractivo del arroyo del mismo nombre, por su encauce entre dos altos peñascos utilizados por los valientes que se atreven a realizar saltos hacia la hoya profunda.
Sobre este arroyo se encuentran los balnearios Cueva del Indio, Cascada del Toro Muerto, El Álamo y Quebrada de San Lorenzo.
Por su parte, Las Maravillas es otro excelente balneario natural sobre el río Panaholma, enclavado entre una quebrada y un liso de piedra de cuarenta metros. El río atraviesa piedras y arena, con zonas bajas que disfrutan los niños, así como también un recorrido con gran diversidad de formaciones para entretenerse en el agua, como hondos piletones ideales para nadar y distenderse.

Sabor de lo artesanal
San Lorenzo hace honor a sus cualidades rurales serranas y brinda la posibilidad a los visitantes de adquirir productos artesanales como panes, dulces, licores y cervezas, así como mantener una charla y robarle alguna historia a algún poblador que baja de las sierras con sus mulas y chivos.
Además, el enclave tiene una cultura e historia propia plasmada en las pictografías rupestres de los primeros habitantes del lugar.
Vale destacar que como el resto del valle que lo acoge, este sitio fue en el pasado ocupado por la cultura Ayampitin, hace mil años y que luego fue reemplazada por la cultura comechingona.
Vestigios de este pasado se pueden apreciar en la zona de La Quebrada, el sitio de pictografías y petroglifos “Guanaquito rojo”, donde hay cuevas y corrales para visitar y así completar unas vacaciones de naturaleza, playa e historia.

Agenda de viaje

Cómo llegar
San Lorenzo se ubica en el valle de Traslasierra, a dos kilómetros al norte de Villa Cura Brochero y a cinco de Mina Clavero.

Dónde dormir
Hay cabañas y posadas en toda la zona.

Qué hacer
Desde San Lorenzo se abren innumerables senderos para recorrer caminando o a caballo, que permiten la observación de la flora y fauna como el majestuoso cóndor andino; también disfrutar de sus balnearios y cascadas, como así también mantener una charla y robarle alguna historia a algún poblador que baja de las sierras con sus mulas y chivos.

Más info
Oficina de Información Turística de San Lorenzo. Teléfono: +54 9 3544 (15) 305778
E-mail: naturalmentesanlorenzo@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *