Home  >   Destinos   >   Un recorrido por Lima en 48 horas

Un recorrido por Lima en 48 horas

Los vuelos directos semanales desde Córdoba son algunas de las excusas perfectas para visitar esta gran capital, donde la gastronomía, la cultura, la historia y los paseos de compras son los principales atractivos

Lima muchas veces es una escala obligatoria para visitar diferentes destinos, tanto del interior de Perú como de otros destinos internacionales. Sin embargo, cada vez más viajeros dejan de percibirla como una parada de “solo unas horas” para concebirla como un sitio turístico por sí mismo. Motivos hay infinitos, ya que la capital peruana regala un abanico de propuestas culturales, históricas, gastronómicas, recreativas y de compras que ameritan una parada de aunque sea un par de días.
Para ello, a continuación, se destacan los sitios imperdibles de esta ciudad para recorrerla en 48 horas.

Primer día
A las 10
Dicen que para conocer una persona de verdad es necesario llegar a su corazón y algo similar sucede con las ciudades. El corazón de Lima es su centro histórico y se recomienda iniciar todo recorrido desde allí. Diseñado por Francisco Pizarro en 1536, alberga en su perímetro el Palacio de Gobierno, la Municipalidad Metropolitana de Lima, la Catedral, el Palacio Arzobispal y la Casa del Oidor. Estos monumentos se pueden recorrer a pie y detenerse en sus majestuosas fachadas. Vale la pena ingresar a la Basílica Catedral, que forma parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad y conjuga estilos arquitectónicos diversos, por ejemplo, su parte externa está construida al estilo renacentista y sus torres pertenecen al período neoclásico. También se aconseja visitar la Iglesia de San Francisco junto a un guía para adentrarse en los detalles de sus ambientes, y recorrer sus pasajes subterráneos y las sorprendentes catacumbas. Uno de los secretos mejor guardados de esta parte de la ciudad es la Casa Aliaga, perteneciente al conde que solía controlar las cuentas de Pizarro. Esta casa, que conserva su estilo colonial no sólo en su arquitectura sino también en su decoración, aún es el hogar de la familia y es por eso que se necesita reserva previa. Saliendo de la casa de los Aliaga y antes de seguir camino se sugiere hacer una última parada en la Casa de Gobierno y disfrutar del espectáculo del cambio de guardia. Para terminar la mañana, es el momento ideal para probar la bebida bandera del Perú en su versión más clásica: el pisco sour. Lo ideal es disfrutar de un aperitivo antes del almuerzo en el Museo del Pisco, especialmente en su bar temático ubicado en la Plaza de Armas.

A las 13
A tan sólo 20 minutos en auto del centro histórico, se encuentra Pueblo Libre, uno de los distritos con mayor cantidad de museos de Lima. En él es posible visitar el Museo Larco, una casa republicana construida sobre una huaca (sitio arqueológico precolombino) que posee uno de los jardines más verdes de la urbe. En el recorrido por el Museo, que también se recomienda que sea acompañado por un guía, es posible aprender sobre la historia preincaica, las formas de comunicación de las antiguas civilizaciones y sus festividades más importantes. Se destacan sus cerámicos, objetos de oro y textiles; además de la más completa colección de huacos eróticos. Una vez que el recorrido finaliza, el museo invita a disfrutar de un almuerzo entre el verde y las flores más coloridas, donde el menú incluye exquisiteces como los ravioles de ají de gallina.

A las 16
Los expertos en turismo aseguran que otra de las maneras de conocer una ciudad es caminándola y Lima se presta para ello en su Malecón o Costa Verde ubicado en el distrito o barrio de Miraflores. Disfrutar de las vistas del mar, los atardeceres únicos y sacarse fotos en el Parque del Amor (inspirado en Gaudí) son sólo algunas de las razones por las que los viajeros deciden transitar por aproximadamente dos horas a lo largo de este sendero. A los que les gusta la aventura y se animan a mirar la ciudad desde arriba, pueden disfrutar de un vuelo en parapente, servicio muy accesible desde el mismo malecón con precios que oscilan en los sesenta dólares aproximadamente.
Miraflores también cuenta con grandes y modernas zonas comerciales, teatros, cines y galerías de arte. Destacan sus áreas verdes de gran belleza, como el parque Kennedy, que alberga a artesanos, pintores y grupos de música folclórica. Se trata de la zona más cosmopolita de Lima y concentra la mayor cantidad de hoteles, y excelentes restaurantes, shoppings y galerías de arte.

A las 19
El atardecer en el mejor momento para disfrutar del distrito bohemio de Barranco, situado a 15 minutos de Miraflores, y donde se respira arte y música. Antiguas casas republicanas remodeladas y convertidas en galerías de arte, un puente que promete cumplir los deseos de los turistas y un parque lleno de artistas callejeros son algunos de los encantos que regala este barrio. Los amantes de la fotografía no pueden dejar de visitar el único museo que posee el artista Mario Testino en el mundo y deleitarse no solo con sus gigantografías impactantes, sino además con las muestras itinerantes de arte moderno programadas en el lugar.
Para la cena se recomienda probar la comida criolla en el restaurante Isolina, ubicado en el mismo barrio de Barranco, donde el afamado chef José del Castillo ofrece un menú de especialidades inolvidables. Asimismo, quienes no quieran terminar su noche luego de la cena, pueden animarse a visitar el bar Ayahuasca, ubicado en la Mansión Berninzón, una casona construida entre los años 1875 y 1895, que ostenta los mejores tragos de la zona.

Segundo día
A las 10.30
El segundo día en Lima puede comenzar con un paseo en yate por el océano Pacífico, desde el puerto del Callao, provincia constitucional ubicada a cuarenta y cinco minutos en auto del centro histórico de Lima.
Visitar las islas Palomino implica un viaje de toda la mañana y permite apreciar una gran variedad de aves marinas, así como también la posibilidad de admirar y hasta nadar junto a la gran población de lobos marinos que habitan el lugar.

A las 15
La zona del Monumental Callao en Lima combina lo mejor de la cultura y el arte urbano. Conocido como el barrio bendito, este lugar es un atractivo alternativo que reúne paredes colmadas de graffitis e imperdibles galerías de arte. A lo largo de sus arterias, se pueden descubrir más de sesenta murales realizados por artistas nacionales e internacionales. Resulta un enclave ideal para los amantes del arte, ya que incluso sus alrededores albergan más de diez galerías y salas de exposiciones. El ingreso no tiene ningún costo si se hace el recorrido por su cuenta, y las temáticas son variadas, desde motivos amazónicos hasta fotografías de viajes, entre otros. Aquí también es recomendable aprovechar el tiempo para almorzar, en alguno de los restaurantes a los alrededores de la Casa Ronald como Cabos y Barra D7.

A las 18
Por la tarde, resulta un buen programa recorrer la plaza San Martín que rinde honor al general argentino, quien en 1821 proclamó la independencia del Perú. A pocos minutos en auto se encuentra El Circuito Mágico del Agua del Parque de la Reserva, que ostenta un récord Guinness como el complejo de fuentes de agua más grande del mundo en un parque público. Inaugurado en 2007, cuenta con trece fuentes cibernéticas, apoyadas con la más alta tecnología, donde la música, el agua, el sonido y las luces láser se conjugan en un espectáculo diario dirigido al público general.
El show se ofrece de martes a domingos, desde las 19.15, cuando se prenden las luces de las fuentes y los faroles.

A las 21
Nada mejor que terminar el día en uno de los restaurantes de los distritos de Miraflores y Barranco, ubicados en el circuito de playas de la Costa Verde, donde la oferta gastronómica extensa y de alta calidad internacional se combina con las increíbles vistas del mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *