Home  >   Destinos   >   Tesoros por descubrir en el fin del mundo

Tesoros por descubrir en el fin del mundo

Historias de pioneros en micro emprendimientos, nuevos circuitos turísticos y rutas gastronómicas alternativas son algunas de las experiencias que propone Tierra del Fuego a los viajeros ávidos por conocer más allá de los encantos tradicionales del destino

Por Carolina Brenner 

 Enviada especial a Tierra del Fuego
Instagram: @carobrenner
cbrenner@comercioyjusticia.info

Diana Mendez fue la primera mujer capitana de barco del Canal de Beagle. Durante más de una década se dedicó a navegar las aguas del extremo sur del continente hasta que, hace un par de temporadas, decidió levar anclas y poner los pies sobre la tierra para gestar un nuevo emprendimiento turístico en Puerto Almanza, paraje al que se accede por un camino de ripio desde Ushuaia.
Allí, frente a la costa del mítico paso marítimo que sirve de frontera entre Argentina y Chile, junto a su marido Sergio Carrera y su hermano Reinaldo, montaron un restaurante especializado en centollas, que son pescadas previamente por los propios comensales.
La experiencia convoca a los visitantes a surcar el estrecho a bordo de un gomón y, desde la embarcación, atrapar los grandes cangrejos colorados con jaulas que fueron sumergidas en las profundidades para tal fin. Luego de conocer detalles sobre el comportamiento de estos bichos de apariencia tenebrosa gracias al relato de los marineros, la tripulación regresa al predio para presenciar una clase de cocina sobre su preparación y posterior degustación. El menú puede estar acompañado por otras exquisiteces bien frescas como sardinas, salmón salvaje y ceviche de erizo.
“Nuestro objetivo es desarrollar la ruta de la centolla a través de un proyecto comunitario donde todo el corredor que conforme este circuito se vea beneficiado y ofrezca diferentes atractivos a los turistas”, comenta Diana.

El plan tiene mucho potencial, incluso estará impulsado por la apertura de una nueva carretera que unirá este paraje con la ciudad de Ushuaia en poco menos de media hora, y que según afirman los habitantes de la zona, tiene prevista su inauguración para los próximos meses.
Por lo pronto, la excursión demanda una hora y media en vehículos 4×4 a través de la montaña cruzando el bosque patagónico, ríos y lagunas, así como también puntos emblemáticos como el centro de esquí Cerro Castor.
El paseo es una de las propuestas impulsadas por el Ente Oficial Patagonia Argentina bajo el programa “Tesoros por Descubrir” que promueve nuevas historias de micro emprendimientos, circuitos de aventura y gastronómicos, entre otras actividades complementarias a la oferta turística convencional de la provincia.

Rumbo al norte
Jorge Bruzzo se vincula con los caballos desde niño. Nació en Escobar, provincia de Buenos Aires, y hace décadas que vive en Tolhuin, pueblo devenido en ciudad hace cinco años al superar con cuentagotas los diez mil habitantes, y al que se arriba por la ruta 3 atravesando la cordillera.
Allí, construyó Sendero Indio, un rancho matero perfumado con exquisitas tortas fritas, donde organiza cabalgatas de media hora hasta de tres días por la costa del Lago Fagnano y la foresta fueguina, escoltadas por los picos nevados de los Andes.
Además de conducir estas travesías, el jinete de pura cepa dicta clases de doma criolla, pato y polo, y en sus ratos libres comparte con sus clientes charlas eternas sobre sus proezas gauchas.
“Hasta hace un tiempo Tolhuin era conocido solo por la panadería Unión visitada por personajes famosos del país, pero tiene mucho más para ofrecer, como estas cabalgatas entre un sinfín de opciones al aires libre en nuestro maravilloso entorno natural”, comenta Roberto Berbel, director de turismo de Tolhuin.

Berbel es también propietario del camping Hein, un espacio que apunta a convertirse en autosustentable, abarrotado de materiales y piezas recicladas como carpas construidas con cortezas de árboles, un gimnasio con máquinas que fueron abandonadas, esculturas con botellas vacías y hasta un mirador realizado con asientos de autos. A través de estos espacios, el dueño del lugar, apunta a concientizar a sus huéspedes sobre el cuidado del medio ambiente y respetar, mientras disfrutan, los recursos naturales que ostenta la región.
Entre los más destacados se encuentran las reservas provinciales, como: Laguna Negra, Río Valdez y Corazón de la Isla. Esta última es la más grande y abarca aproximadamente cien mil hectáreas. Todas ellas, conforman una fuente inagotable de senderos para hacer trekking, tomar contacto con la flora autóctona protagonizada por frutos silvestres, lengas, ñires, pastizales y turbales, apreciar los inconfundibles guanacos cruzar por el camino y/o pescar truchas en los lagos internos.
En este entorno también se encuentran las tradicionales estancias patagónicas, como Las Hijas, a la que se accede desde la ruta 3 avanzando hacia el norte de la isla. Sus propietarios, el matrimonio conformado por Carol y Ricardo Daniels, invitan a vivenciar un día de campo con todos sus condimentos. Ellos se ocupan personalmente de cocinar un cordero a la llama para el almuerzo y guiar un recorrido por un bocado de su vasto terreno. El paseo incluye la visita al galpón de esquila y la consecuente explicación sobre la producción ovina y su fatal desenlace.
“Desde hace más de siete años tuvimos que abandonar la práctica de la esquila, ya que de las ocho mil ovejas que producía el campo, hoy solo quedan cuarenta, debido a la disminución drástica de la venta de lana en el mundo y la proliferación de los perros asalvajados que vienen atacando al ganado desde hace décadas hasta hacerlo desaparecer”, denuncia Ricardo Daniels.
Pese a ello, los estancieros del lugar, supieron reinventarse. Algunos optaron por criar vacas y otros apostaron al turismo rural.

Cultura aborigen
Margarita Maldonado es descendiente directa de los Shelk´nam, pueblos originarios de estas tierras, quienes le legaron el arte de la cestería artesanal. Hoy, dicta talleres gratuitos sobre la técnica ancestral en el Centro Cultural Yaganes del Museo Fueguino de Arte ubicado en Río Grande, ciudad principal del norte de la isla.
“Mientras tejo mis cestos, me conecto con mi pasado y puedo transmitir a los alumnos una tarea que sirve para descargar tensiones y generar sentimientos intensos”, expresa Margarita, quién también es autora del libro que cuenta sobre sus ancestros y los detalles de este labor.


La historia de la provincia del fin del mundo también se lee en la Misión Salesiana, con un circuito autoguiado por el Museo Monseñor Fagnano, la capilla, las casas históricas, el vivero, los tambos y las queserías artesanales.
En Río Grande, además se puede visitar la Sala de Exposición Malvinas en la Memoria, y conocer el vinculo con la ciudad concebida como capital de la vigilia y centro de homenaje a los ex combatientes de la guerra.
Estos paseos culturales se combinan con otras propuestas vinculadas a la naturaleza de los alrededores de esta ciudad protagonizada por grandes extensiones de estepa, bosque andino, ríos, lagos y costa atlántica.

Para explotar estos recursos, y en su afán por atraer más turismo, el ente municipal de Río Grande propone una actividad por día durante la temporada. Entre ellas, se destaca el recorrido por el flamante Centro de Interpretación, la visita a la Laguna de los Patos donde habitan unas cincuenta especies, y el avistaje de aves a lo largo de la travesía por la reserva urbana Punta Popper en el estuario que une el río con el mar.
“La estepa es para un turismo con lupa ya que son sitios que requieren interpretación”, comenta Stella Maris Alazard, directora de turismo de Río Grande.
“Por ejemplo, acompañados de un guía podrán saber que acá tenemos a nuestro embajador natural, el pájaro Playero Rojizo, que cada año vuela 30.000 kilómetros desde el hemisferio norte hasta nuestras costas para alimentarse y descansar”, comenta Alazard.
Asimismo, esta área protegida de importancia internacional para la supervivencia de diversas especies de aves costeras migratorias, alberga un paraíso para los amantes de la pesca ya que el río Grande es el hábitat de las truchas marrones anádromas de mayor tamaño del planeta.

Salame, cerveza y chocolate
Javier Acevedo es un artesano de los chacinados. Hace seis años se embarcó en este negocio y sus salames con nuez y de cordero son la tentación de la isla.
“La marca de nuestros embutidos es San Andrés, el santo de la humildad y el sacrificio”, cuenta Javier, quién junto a su mujer trabajan arduamente para ocupar un lugar de prestigio entre los productores locales
Sus salames se comercializan en vinotecas de Ushuaia y Río Grande, y resultan un excelente maridaje para combinar con la cerveza artesanal que abunda en el fin del mundo.
“Hay alrededor de cuarenta fabricantes de cerveza artesanal en la zona, aunque solo dos están habilitadas y nosotros somos una de ellas”, comenta Mariano Aguilar, quién junto a su pareja, Lía Corbo, crearon Coirón, una pequeña planta de cerveza que funciona también como escuela.
“Hoy producimos 1500 litros por mes y queremos llegar a los cuatro mil”, auguró Aguilar.
Otro de los imperdibles del destino es la chocolatería Mamá Flora, que funciona desde 1999 en una esquina tradicional del centro de esta ciudad y se ha convertido en la parada obligada para degustar tortas y dulces.
Historias de vida, de emprendimientos a pura pasión, de conquista y desarraigo, y de esfuerzo y humildad, se multiplican de norte a sur de la isla argentina y resultan verdaderos tesoros por descubrir.

Agenda de viaje

Cómo llegar
Aerolíneas Argentinas y Latam operan vuelos directos entre Córdoba y Ushuaia. Los precios parten de $3500 finales.

Donde dormir

En Ushuaia: Hotel Arakur http://www.arakur.com/
En Tolhuin: -Hostería Kaiken  www.hosteriakaiken.com
-Camping Hain
En Río Grande: Hotel Status  www.statushotelcasino.com

Qué hacer


Desde Ushuaia: Puerto Almanza: Visita a Puerto Pirata para pescar y degustar centolla.
Desde Tolhuin: -Trekking a la Reserva Provincial Corazón de la Isla.
– Cabalgata en Sendero Indio
– Día de Campo en Estancia Las Hijas. www.estancialashijas.com.ar
En Río Grande: Visita guiada a la Misión Salesiana.
– Senderismo y avistaje de aves en la Reserva Urgana Punta Popper y Laguna de los Patos.
– Visita al Museo Fueguino de Arte y Sala de Exposición Malvinas en la Memoria.

Qué probar
* Centolla gratinada en Puerto Pirata, Ushuaia.
* Chacinados de cerdo y cordero San Andrés.
* Cerveza Artesanal Coirón
* Chocolates Mama Flora en Río Grande.
*Salmón, róbalo y trucha en el restaurante El Comedor de May.

 Más info
www.tierradelfuego.org.ar

Seguì el viaje en primera persona a través de la cobertua en Instagram de  @carobrenner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *