Home  >   Destinos, Gastronomía, Hoteles   >   Revitalizan las Sierras Chicas con una propuesta turística ecosustentable

Revitalizan las Sierras Chicas con una propuesta turística ecosustentable

Dueños de estancias, restaurantes y hoteles se unieron para otorgar valor agregado a sus productos y servicios. A minutos del aeropuerto de la ciudad de Córdoba Ambrosio Taravella, por la ruta E53, se abre un abanico de opciones para el descanso, la recreación, las fiestas y el paladar.

Apasionados, trabajadores, portadores de esperanzas y creadores de valor son las características que definen a un grupo de personas pertenecientes al ámbito público y privado, que tienen una misión común: redescubrir las Sierras Chicas, una región cargada no sólo de patrimonio cultural, paisajístico y natural, sino también del Patrimonio del Espíritu Emprendedor.
Propietarios de hoteles y puntos gastronómicos nucleados en la Asociación Civil Hotelera, Gastronómica y de Servicios de Sierras Chicas, en  colaboración con la Agencia Córdoba Turismo, tomaron el toro por las astas e iniciaron acciones para demostrar los tesoros de la zona, revalorizar sus productos, su gente, su cultura y tentar al turista con propuestas acogedoras,  completas y para todos los bolsillos, categorías y paladares.
Sierras Chicas tiene un gran potencial; su puerta de entrada se encuentra a tan solo cinco minutos del aeropuerto internacional Córdoba con excelente accesibilidad. “Es  un usina de entretenimientos, es deportiva y culturalmente inquieta. Mountain bike, golf, polo, tenis, son tan solo algunas de las disciplinas deportivas que atraen a los visitantes.

Es cuna de artistas plásticos reconocidos. Sede de festivales y campeonatos deportivos. Rica en recursos naturales, su paisaje es apto para practicar actividades al aire libre. Y es muy reconocida a nivel provincial y nacional por nuestra gastronomía”, subrayó Silvana Sánchez -coordinadora del proyecto Sierras Chicas Eco Sustentable-  a un grupo de periodistas cordobeses  invitados a realizar un recorrido por la región.
“El proyecto busca definir la identidad turística, para lo cual es imprescindible trabajar de manera primordial el ordenamiento territorial regional, la eficiencia energética y la incorporación de energías renovables, la protección del empleo y producción regional, intereses que son transversales a  carteras gubernamentales como Agencia Córdoba Turismo, Ministerio de Industria y Comercio, Ministerio de Comunicación y a 14 municipalidades que se han adherido al proyecto”, aseguró Sánchez. La iniciativa ha sido generada desde la Asociación Civil Hotelera, Gastronómica y de Servicios de Sierras Chicas y  respaldada por el Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos del gobierno de Córdoba a través de la Secretaría de Desarrollo Energético y el Consejo Asesor de Política Energética.

Aire fresco
El circuito propuesto se configura  como una de las opciones turísticas más integrales de la provincia,  que invita a saborear las Sierras Chicas.
La comitiva de periodistas partió del criadero de truchas  en Río Ceballos, para luego arribar al Complejo Pozos Verdes, donde se pueden realizar actividades de canotaje.
El almuerzo gourmet fue uno de los más esperados y se organizó en el Museo  Restaurante San Leonardo de Agua de Oro, cuna de antigüedades y estilos. La tarde abrió el juego en  Estancia El Rosal,  donde pudimos recorrer su casco, el salón de eventos y  la hostería. Además, allí se expusieron algunas de las acciones de sustentabilidad social, ambiental y económica que llevan adelante sus actuales dueños. Por la noche,  fue inolvidable la propuesta de Río Arriba Resto Bar  en Agua de Oro, una perfecta combinación de show en vivo, cenas, tragos y tablas criollas.

Al día siguiente, Candonga fue centro de la escena, con su Capilla, Huerta Orgánica y su restaurante, capaz de deleitar los paladares con frutos de su propia cosecha.
En la tarde, Salvador Giménez Turismo fue el protagonista en la organización de una cabalgata.
Más adelante, el itinerario nos propuso visitar  la Estancia La Paz y su recientemente inaugurado hotel.
Por último, la jornada concluyó en Puesto Roca, Ascochinga, donde dos jóvenes emprendedores mostraron sus habilidades gastronómicas.

Cabalgatas y asado a orillas del río

cabalgatasSalvador Giménez Turismo Ecuestre es un prestador de Candonga y las Sierras Chicas.
Comenzó hace años con tres caballos, ahora tiene 30 y ofrece cabalgatas por senderos, asado a la orilla del río y todo su conocimiento acerca de la flora, la fauna y la historia del lugar.
Es una propuesta que entusiasma al turismo internacional, el de mayor afluencia. Ofrece el servicio completo: traslado desde hotel, guía, comida y descanso. Más información salvadorgimenezgonzales@hotmail.com

Sabroso y ecléctico es Puesto Roca

puesto rocaUn resto bar ubicado en la E53 en Ascochinga, atendido por sus jóvenes dueños, Guillermo Nabon y su esposa Soledad, quienes tras diez años de experiencia en España,  entre la cocina valenciana, la italiania y la coctelería Irlandesa, trajeron a la zona una variada carta de platos  y  tragos exclusivos con tintes  de la misma isla nórdica.
Tablas, tortillas, papas bravas, paella, y pizza napolitana son algunos de los platos más sabrosos.
Más información https://www.facebook.com/Puestorocaascochinga/?fref=ts

Candonga, de posta de mulas a platos gourmet

capillaCandongaUn día completo en Candonga, cuna de mulas y cultura en torno a la Capilla Santa Gertrudis (1730) es una propuesta que mixtura  buen comer, buen beber, los paseos a caballo, el descanso a la orilla del río y el regocijo ante la abundancia de la naturaleza puesta de manifiesto en la huerta orgánica, plagada de árboles frutales, hierbas aromáticas y verduras de todo tipo.
Para los interesados en gozar de una casa de descanso, la empresa Ticupil desarrolla el barrio de montaña, con lotes que parten de los 2.000 m2.

Rústico, ecológico, natural y contagioso

hotel3Para los que quieren  celebrar casamientos y fiestas de cumpleaños, Estancia El Rosal pone a disposición sus 600 hectáreas, su pileta de agua natural con paseos en botes,  salón y carpa para 400 personas, sus praderas, vegetación y salida al río,  que contornean un casco constructivo del  1920.
Además, la hostería, con adornos y mobiliarios  rústicos y reciclados, más obras de arte realizadas con desechos de metal,  ofrecen a los invitados  un momento de descanso y calidez.   Más información en http://estanciaelrosal.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *