Home  >   Destinos   >   Parque Nacional Los Alerces, un patrimonio mundial en la Patagonia

Parque Nacional Los Alerces, un patrimonio mundial en la Patagonia

A 42 kilómetros de la pintoresca ciudad patagónica de Esquel se encuentra este paseo imperdible, que es candidato a una de las maravillas naturales más importantes del país

A 42 kilómetros de la pintoresca ciudad patagónica de Esquel, en el extremo noroeste del Chubut, se encuentra el parque nacional Los Alerces, un sitio declarado Patrimonio Mundial por la Unesco y candidato a una de las maravillas naturales más importantes del país.
Dentro de sus bosques se encuentra una de las especies arbóreas más longevas del continente: el imponente alerce patagónico. En la excursión se puede contemplar uno de sus ejemplares con más de 2.600 años, cuya altura supera 57 metros y cuyo tronco tiene más de 2,8 metros de diámetro, el “lahuán”.
El alerce patagónico es el gran atractivo turístico para los visitantes que se adentran en este inmenso paraíso natural de 260 mil hectáreas, un ambiente que pone a prueba los límites de la imaginación.

Todo comienza con una excursión en barco de 40 minutos por el lago Menéndez, que abre el camino para que los sentidos expandan sus límites. El silencio se entremezcla, como en una cuidada ópera de la naturaleza, con la brisa pura de la Patagonia y la singular fauna que no pasa desapercibida, tejiendo una trama sonora que le sirve de nube mágica a la lluvia de curiosidad del visitante.

Mientras tanto, y adentrándose en el lago, el turista parece entrar en un proceso de purificación, mientras la mirada intenta capturar para siempre la inmensidad que se le presenta sin reservas, con una paleta de colores que nunca son los mismos, y cambia de matices según la estación del año, mientras la nítida luz natural siempre acompaña.
La monotonía y el estrés parecen desvanecerse ante tanta inmensidad natural que sigue dando frutos, pese al paso de los años. El camino entre alerces patagónicos cuenta el pasado y el presente en un bosque que se mantiene en óptimas condiciones con una especie estrella que se regenera, ofreciendo exponentes antiquísimos y pequeños recién nacidos, que -se estima- pueden vivir hasta cuatro mil años.

El abuelo milenario
Sin dudas, el más buscado entre todos los gigantes es el “lahuán”, el abuelo que guarda toda la sabiduría. Así le llamaban los nómades pueblos originarios que antiguamente se topaban con él en sus caminatas, al gigante de más de 50 metros de alto, cuyo tronco inasible tiene un diámetro que supera dos metros y lleva vividos más de 2.600 años.
Las miles y miles de fotos y filmaciones que circulan de él no pueden describir la sensación de pequeñez al pararse frente a este monumento natural que le hace un guiño cómplice al paso del tiempo. Imponente, se erige como la más clara representación de la importancia de la preservación de la naturaleza, siendo un ejemplo viviente para concientizar sobre el cuidado del reino vegetal y animal, en pleno corazón de este parque nacional que nació como reserva en 1937.
El silencio invade el paisaje y una conexión única y perfecta se genera entre quien se detiene a contemplar, íntima y profundamente el “lahuán”. Se trata de una especie que crece sólo un milímetro al año y cuya madera pardo rojiza tiene una muy buena resistencia a las inclemencias externas de la naturaleza.
Se estima que la razón de su longeva supervivencia radica en que está enclavado en un territorio de difícil acceso, en el sector más húmedo del parque nacional, propiamente en la cordillera; en un área en el que llueven unos cuatro mil milímetros al año, propio del bioma denominado “selva valdiviana”. Se trata de una conífera de crecimiento muy lento que puede alcanzar la mayor cantidad de años del planeta.

Patrimonio mundial natural
Con la creación del parque nacional Los Alerces, en 1945, se inicia un trabajo de protección global de los ecosistemas montañosos lacustres de esta región: de especies arbóreas andinas como los coihues, cipreses, radales, maitenes, ñires y lengas; y también de animales autóctonos como el chucao, el carpintero negro patagónico, el cóndor, el pato de los torrentes, el aguilucho y el zorzal patagónico, también algunos mamíferos como el puma, el gato huiña, el monito del monte y el huillín, y por supuesto el monumento nacional El Huemul, que completan el paisaje siendo hermosos objetivos de fotografías imperdibles.
El desafío ineludible es reducir al mínimo la incidencia humana para preservar el entorno natural.
Precisamente, por contener un bosque milenario con valor universal excepcional, en 2017 el parque nacional Los Alerces fue incorporado como Sitio de Patrimonio Mundial por la Unesco; siguiendo el camino de otros tres parques nacionales argentinos: Los Glaciares, Iguazú y Talampaya.

Villa Futalaufquen es el único asentamiento urbano del parque, cuyos habitantes en su mayoría son empleados de la Administración de Parques Nacionales y de otras dependencias estatales. Los Alerces cuenta con una jefatura de guardaparques y tres jefaturas zonales.
La mencionada excursión al alerzal milenario, dentro del parque nacional también es un trekking sencillo, sin grado de dificultad, cuyo cuidado es la razón principal del área protegida. Todo comienza junto al lago Verde (al que se llega en auto o en bus desde Esquel) por un sendero de 1.500 metros hasta Puerto Chucao, en el lago Menéndez, para tomar una embarcación.
Además del mencionado trekking, dentro del parque nacional se practican diferentes actividades turísticas-recreativas como la pesca deportiva, el kayakismo, excursiones lacustres, senderismo y montañismo, entre otras, además se ofrecen servicios de alojamiento y gastronomía que cierran el círculo virtuoso de una experiencia inolvidable.

La cuarta vendimia de la Comarca Andina

n En los últimos días de abril, la cosecha de la vendimia invade el paisaje patagónico de Chubut. Se trata de un momento al año que convoca a cientos de turistas que arriban por los viñedos de Esquel y Trevelin, para vivir de cerca la síntesis del trabajo anual, que se materializa en la fabricación de los vinos. La de este año es la cuarta vendimia de la Comarca Andina.
n Si bien esta región es nóvel en la producción de la vid, ha sido celebrada internacionalmente por la calidad de sus vinos. Se cosechan uvas tintas, de la variedad francesa Pinot Noir, que podría traducirse como “pino negro”. Se trata de uvas violáceas de forma cónica, cuyo racimo se asemeja a un pino invertido.
n En un desvío de la ruta 259 y a la vera del río Nant y Fall, por segundo año consecutivo, la bodega “Viñas del Nant y Fall” abrió sus puertas de manera gratuita, invitando a los visitantes a participar de la cosecha.

Agenda de viaje

Cómo llegar
Son alrededor de 1.800 kilómetros los que separan Còrdoba de Esquel. Tambièn se puede volar a Esquel con escala en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery..
Qué hacer
Excursión al alerzal milenario, dentro del parque nacional, que consta de un trekking sencillo, sin grado de dificultad. Cmienza junto al lago Verde (al que se llega en auto o en bus desde Esquel) por un sendero de 1.500 metros hasta Puerto Chucao, en el lago Menéndez, para tomar una embarcación para apreciar desde el agua el imponente paisaje.
Información
Secretaría de Turismo de Esquel.
Tel: +54 2945 451927/453145/455652
Web: www.esquel.tur.ar
Mail: infoturismo@esquel.gov.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *