Home  >   Destinos   >   Palmares atravesados por la historia de inmigrantes

Palmares atravesados por la historia de inmigrantes

En el departamento de Colón se descubren los vestigios de uno de los primeros asentamientos agrícolas de colonos europeos llegados a mediados del siglo XIX. Un paseo cultural digno de realizar

En la provincia de Entre Ríos, en el ejido de Colón, atravesando un viejo camino rumbo a la ciudad de San José, se hallan los vestigios de uno de los primeros asentamientos agrícolas de colonos europeos, quienes llegaron a mediados del siglo XIX al país.
Suizos, franceses e italianos fueron parte de una campaña promovida por el entonces presidente de la Confederación Argentina, Justo José de Urquiza, y nutrieron de matices inimaginables a una región que hoy se erige como atractivo turístico ineludible.
Actualmente, Colón forma parte de la microrregión turística “Tierra de Palmares” pero, siglo y medio atrás, fue precisamente este asentamiento en el que se inició en la colonización de estas tierras.
San José se fundó primero, en 1857, para brindarle un carácter institucional a la colonia. Luego, en 1863, fue fundado Colón, para brindarle a la región el necesario puerto para comercializa esos primeros productos agrícolas que se empezaban a desarrollar.
Por encargo de Urquiza, en 1857, el agrimensor Carlos Sourigues delimitó hectáreas de campo cercanas al río Uruguay para que estos colonos pudieran establecerse. Provenientes del cantón Valais (Suiza), del Piamonte italiano y de la región de Saboya (Francia), estos colonos habían llegado la zona el 1 de julio, desembarcando inicialmente en las inundables islas del Ibicuy, al sur de Entre Ríos.

El gobernador de Corrientes había acordado con Urquiza recibirlos inmigrantes pero luego desistió de la idea. Entonces, Urquiza solicitó a Sourigues encontrar tierras alternativas y encargó al intelectual francés Alejo Peyret, administrar la flamante colonia agrícola.
Fue así que Peyret se quedó a cargo de la Casa de Administración, primera intendencia organizada de Entre Ríos, primer registro civil del país, base institucional de la colonia San José y actualmente un testimonio vivo de los primeros migrantes.
En ese momento, arribaron 530 colonos, a quienes Urquiza garantizó parcelas a perpetuidad de 27 hectáreas con animales, semillas para sembrar y dos palmas, una que se plantaba al iniciar el contrato y, la otra, al terminar de pagarlo.
Antiguos documentos dan fe de la creación de rectas normas en pos de una convivencia democrática. La prohibición de venta de bebidas alcohólicas y la contribución de trabajo personal en obras públicas fueron algunas de las pautas acordadas.
Los colonos sembraron trigo, maíz, algodón, tabaco y maní, plantaron frutales, elaboraron aceite, harina y miel, produjeron vinos y también se perfeccionaron en la avicultura. Incorporaron modernas máquinas de segar y trillar, y aportaron a una diversidad cultural que aún perdura y que puede percibirse en la granja La Administración, el museo Histórico Regional de San José, el Museo Histórico Regional de Colón y el molino Forclaz.

Casa de Administración
Sobre la calle Primeros Colonos, en el ejido de Colón, distante a unos tres kilómetros del centro de San José, se encuentra la vieja Casa de Administración, con un predio de 60 hectáreas que es también una granja ecológica con una laguna en la que viven, en su hábitat natural, peces, patos, carpinchos, caballos, ciervos y diversas especies de aves.
También cuenta con una quesería artesanal y una pulpería antigua, en la que pueden adquirir chorizos de campo, mermeladas, escabeches y vinos pateros. Se organizan cabalgatas y es común que grupos de amigos y familias cada semana lleguen para reunirse en su quincho.
Todos los días del año, la Casa de Administración cuenta con visitas guiadas, que muestran de la singular historia de esta inaugural colonia de migrantes. Entre los elementos más curiosos que posee este museo están los escudos representativos de las primeras familias, que a mediados del siglo XIX oficiaban de documentos de identidad para los colonos.
Actualmente, se está trabajando para volverlo más interactivo, con menos elementos expuestos, pero con la incorporación de nuevas tecnologías que permitan acercarse a los materiales de manera innovadora y adaptada a las tendencias más actuales.
La Casa de Administración cuenta con un depósito, celosamente resguardado con medidas de seguridad y conservación para albergar infinidad de objetos personales y bienes domésticos que las mismas familias de la zona ofrecen en donación y que son expuestos en muestras especialmente diseñadas.
Arquitectónicamente, la Casa de Administración está hecha toda de piedra y con un estilo difícil de clasificar: tiene cuatro columnas que dan a la entrada principal, con un estilo similar a las cúpulas mediterráneas.
Un dato curioso de la construcción es su techo de dos aguas que, según se cuenta, fue erigido de esta manera por los primeros pobladores, pensando en el deslizamiento de la nieve, ignorando lo casi imposible que implica siquiera imaginar una nevada en Entre Ríos.

Molino Forclaz
A 200 metros del antiguo camino de ripio que, colmado de tipas conectaba San José con Colón, se encuentra el Molino Forclaz, insoslayable atractivo turístico que representa a los primeros colonos.
Construido con piedra mora y ladrillos entre 1888 y 1890 por Juan Bautista Forclaz, es monumento histórico nacional desde 1985 y patrimonio arquitectónico e histórico de la Provincia de Entre Ríos desde 2003. Como museo, consta de unas cinco hectáreas que fueron adquiridas a los herederos en 1979.
Curiosamente, el molino de estilo holandés fue destinado a moler granos de trigo y maíz, pero su funcionamiento requería vientos potentes que nunca encontró en esta llanura entrerriana. Por ese motivo su dueño debió utilizarlo con el antiguo sistema de molienda a malacate.
El molino y una antigua vivienda contigua, galpones para depósito de herramientas de trabajo y el aljibe muestran cómo funcionaban las chacras de inmigrantes en la antigua Colonia San José.
Colón y San José cuentan con respectivos museos históricos regionales, sobre el origen de estas comunidades y de los contextos en los que se desarrollaron. El de San José, sobre la calle Urquiza, se empezó a pensar en 1957, para el centenario de la Colonia. Provisoriamente se inauguró con objetos reunidos por la “Unión Padres de Familia” del Colegio Niño Jesús y algunos otros elementos aportados por vecinos.
Un impulso central para el desarrollo de este museo fue el premio recibido en el concurso “Innovación en Museos” de 1997. Éste le permitió concretar intercambios con un museo de migrantes de Estados Unidos y el apoyo de la Smithsonian Institution y la Fundación Antorchas para renovar estructuralmente el edificio del museo, mejorar la conservación técnica y abrir paso a una nueva diagramación.

En 1999 inauguró su aclamada muestra “Nuestros abuelos, los pioneros – Colonos europeos en la costa del río Uruguay” y actualmente pretende informatizar el acervo museológico de un modo más dinámico.
Por su parte, el Museo Histórico Regional de Colón, en su edificio de la calle 12 de abril, contiene restos fósiles encontrados en la zona; rastros arqueológicos de los pueblos originarios de la región; registros de la fundación de la ciudad, como puerto favorecedor del comercio de los incipientes productos regionales; herramientas, muebles y piezas de arte de los siglos XIX y XX; reconocimientos a personalidades de la historia de la ciudad, deportistas, artistas; y una sala dedicada a la tarea realizada por el ex gobernador entrerriano Herminio Quirós.
A 15 minutos de Colón, este pedazo de historia argentina se abre al turismo con una rica y diversa oferta para toda la familia, que bien puede ser acompañada por guías especializados para complementar la visita con la información histórica correcta.

Para mayor información: 

Dirección Municipal de Turismo
info@colonturismo.tur.ar
www.colonturismo.tur.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *