Home  >   Destinos   >   Descubrimientos de la civilización prehispánica

Descubrimientos de la civilización prehispánica

La ciudad de barro más grande del continente, que sobrevivió a los saqueos y al paso del tiempo, develó al mundo un nuevo secreto: ídolos de madera ocultos por 800 años

En Chan Chan, la ciudad de barro más grande de América prehispánica, perteneciente a la cultura Chimú (siglos XII al XIV dC), que ha sobrevivido a los saqueos y al paso tiempo, se llevó a cabo un descubrimiento reciente que atraerá a estudiosos, arqueólogos y visitantes de todo el mundo. Se trata de una veintena de ídolos de madera que estuvieron bajo tierra por más de 800 años.
Este sitio arqueológico está ubicada en Trujillo, región La Libertad, unos 700 kilómetros al norte de Lima.
El hallazgo realizado por un grupo de arqueólogos peruanos se produjo en el conjunto amurallado Utzh An o Gran Chimú, uno de los diez palacios que construyó la cultura chimú entre los años 900 a 1470, antes de ser derrotada por los incas.
Actualmente, trabajan en Chan Chan, unas 500 personas, incluidos 50 arqueólogos, en cinco proyectos de investigación y conservación.
Los ídolos, de los cuales diecinueve se encuentran en buen estado y uno semidestruido por las termitas, son de madera y están de pie en hornacillas.
Cada uno tiene un rostro diferente y representan a personajes antropomorfos, con una máscara de arcilla color crema. Las estatuas, de setenta centímetros de altura, están alineadas en espacios por donde pasaba la élite hacia un corredor de ingreso de 33,13 metros de longitud, decorado con redes, olas en alto relieves de barro, para luego pasar a un patio ceremonial.

“En el pasadizo, recientemente hallado en la ciudadela de Chan Chan, se han encontrado diecinueve ídolos de madera cubiertos con máscaras de arcilla, que es fruto del trabajo de arqueólogos, conservadores e ingenieros, quienes realizan estas importantes revelaciones gracias a la inversión sostenida que realiza el Ministerio de Cultura”, manifestó la titular de esa cartera de Perú, Patricia Balbuena.
En septiembre de 2017 se descubrieron cuatro ídolos de madera de setenta centímetros, en el complejo amurallado Chayhuac An.
El corredor, cuya entrada había sido descubierta en junio, también tiene a los lados escaques que alterna con volutas dispuestas en forma vertical y horizontal, en alto relieve. “Las estatuas, que según los arqueólogos eran los guardianes del lugar ceremonial, estuvieron selladas con tierra por 800 años, porque era una costumbre de las culturas prehispánicas que antes de abandonar el lugar sellaban con tierra los lugares para evitar ser ubicados”, explicó la funcionaria.
El proyecto de restauración de los muros perimetrales de Utzh An se inició en junio de 2017.

Sol resplandeciente
Chan Chan, que significa “sol resplandeciente” en el idioma nativo, forma parte junto a las ciudadelas de Machu Picchu y Caral, de los complejos arqueológicos más atractivos de Perú.
“Sus palacios representan a cada uno de los gobernantes que existieron en la cultura chimú, que tomaron Chan Chan como lugar para vivir”, graficó uno de los arqueólogos que trabaja en la zona.
La extensión de los palacios alcanzó 20 kilómetros cuadrados en su mejor época y albergaban alrededor de treinta mil habitantes.
En la actualidad el complejo abarca aproximadamente catorce kilómetros cuadrados, que enfrentan amenazas por el clima, las invasiones de pobladores y saqueos.
El conjunto amurallado Nik An es el único de los diez palacios de Chan Chan abierto al público. Allí se aprecia el culto de los chimús al mar.
Además, cuenta con la poza de agua más grande del predio de las casi medio centenar que existen en la ciudadela y que servían para abastecer a los habitantes. Esta reserva mide 151 metros de largo, 49 de ancho y cuatro metros de alto.
En este palacio también se encuentra la huaca Toledo, un sitio ceremonial en forma de pirámide trunca (sin punta) de unos 20 metros de alto y 90 de ancho, con escalinatas.

Ruta Moche
Las ruinas de Chan Chan se encuentran dentro de lo que se conoce como la “ruta Moche”, que se extiende desde Trujillo hasta Chiclayo a lo largo de la costa norte de Perú.
Esta zona, bañada por el Pacífico, y dotada de valles verdes y gran riqueza de fauna, atrajo a los antiguos pobladores peruanos para que se establezcan y levanten imponentes y majestuosas construcciones cuyo legado cultural permanece hasta nuestros días.

La prolífica arqueología de esta región atrae no solo a turistas sino a especialistas de todos los rincones del mundo que vienen a estudiar los frecuentes hallazgos de las culturas milenarias que habitaron esta tierra.
El camino para descubrir esta ruta ancestral comienza en la ciudad de Trujillo, a solo una hora y 15 minutos de vuelo desde Lima. Esta ciudad mantiene hasta nuestros días las maravillosas costumbres y tradiciones de los moches, cultura que floreció en la zona norte del país entre los años 100 y 800 d. C.
A 60 kilómetros de Trujillo, se encuentra el complejo arqueológico El Brujo, donde se llevó a cabo uno de los descubrimientos más grandes de la aqueología peruana: la tumba de la Señora de Cao, primera evidencia arqueológica de una mujer gobernante en el antiguo Perú.
Perú cuenta con 12 lugares reconocidos por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad y desde 1986 la ciudadela de Chan Chan, es uno de ellos.

Agenda de viaje

-Cómo llegar
De Córdoba a Lima operan varias compañías aéreas. Desde allí se puede tomar otro vuelo a Trujillo donde se encuentran las ruinas de Chan Chan.
El precio del ticket de Córdoba a Lima parte de $10.868.
– A tener en cuenta
Las ruinas de Chan Chan se pueden visitar todos los días de 9 a 16 horas, con excepción de los miércoles.
Se encuentran en Trujillo, 700 kilòmetros al norte de Lima y una hora y 15 minutos en avión.
-Más info 

www.promperu.gob.pe

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *