Home  >   Destinos   >   Circuito Chico, paisajes colosales

Circuito Chico, paisajes colosales

Es uno de los recorridos más tradicionales de Bariloche, que a lo largo de 60 kilómetros regala postales únicas de lagos, montañas, pueblos típicos y hoteles como el Llao Llao, entre otros encantos

Aunque su nombre remita a algo pequeño, el Circuito Chico, uno de los recorridos turísticos más tradicionales de Bariloche, es mayúsculo en todas sus aristas.
El paseo, que abarca aproximadamente 60 kilómetros, regala las postales más colosales de la Patagonia argentina y es uno de los placeres imperdibles para todo aquel que visite la ciudad rionegrina.
Para vivir esta experiencia, lo ideal es hacerlo en auto. Quienes arriban al destino en avión, compañías como Sixt alquilan vehículos desde el aeropuerto de Bariloche, los cuales se pueden devolver en el mismo lugar.
La aventura se inicia en el centro comercial de Bariloche, apreciando la arquitectura tradicional del Centro Cívico y degustando una fondeau o un crepe sabroso en las chocolaterías más exquisitas del país.
Rapanui, por ejemplo, acompaña su salón de té, heladería y chocolatería con una divertida pista de patinaje, pero también hay otras firmas tradicionales como Mamushka y El Turista, entre un sinfín de propuestas para empalagarse.
La travesía continúa hacia el oeste a lo largo de la franja costera que atraviesa la ruta provincial Exequiel Bustillo,escoltada siempre por la inmensidad del lago Nahuel Huapi y su escenográfico marco de los picos nevados.

El camino permite disfrutar de bahías preciosas como Playa Bonita, ubicada en el kilómetro 7 frente a la Isla Huemul; y Playa Serena, en el kilómetro 12, donde el agua del lago se torna más turquesa y el contraste con la vegetación se incrementa. Frente a ellas, agua de por medio, se expande la península de San Pedro.
Un poco más adelante, vale la pena detenerse en el primer punto panorámico del itinerario ubicado en la cima del cerro Campanario, al cual se accede a través de una aerosilla y que gracias a sus más de mil metros de altura, regala vistas maravillosas de la ciudad, los cerros y el lago.
A medida que se avanza por la ruta, el paisaje se torna más natural. Las viviendas, cabañas, hoteles y restaurantes se van pausando para dar lugar a bosques, lagunas congeladas y arroyos.
Desviando hacia el sur, en el kilómetro 18 y tras unas cuadras de camino de ripio, se accede al poblado histórico Colonia Suiza.
El paraje, creado por los hermanos Goye oriundos de la ciudad suiza de Saxon, es reconocido no sólo por su belleza cordillerana sino también por sus restaurantes, en los que el plato principal es el curanto, una técnica de cocinar carnes y verduras bajo la tierra.
El pequeño paraje también está salpicado de casitas donde venden ahumados y artesanías. Además, muchos de ellos funcionan como casas de té.

Pasando Colonia Suiza, el camino se eleva en sintonía con las ondulaciones de la montaña y desembarca en un nuevo punto panorámico, uno de los más bellos de la región que permite apreciar la combinación de los lagos Moreno y Nahuel Huapi, así como el majestuoso parque municipal Llao Llao.
La ruta es una muestra de arte. Cada paso es un cuadro pintado de cumbres soberbias, lagos azules y predios boscosos. El aire es puro y reina el silencio.
El camino serpentea la bahía Lòpez, enfrenta los paredones nevados e infinitos de los cerros Lòpez y Capilla y desemboca en el lago Escondido.
Luego, se desvía hacia Villa Tacul y se sumerge en el parque municipal Llao Llao, coronado por el emblemático hotel de lujo que lleva su nombre, la Capilla San Eduardo y al encantador Puerto Pañuelo, desde donde parten las embarcaciones, como el catamarán Cau Cau, que recorre la isla Victoria y el bosque de Arrayanes.

Lujo patagónico
El hotel Llao Llao Resort Golf & Spa ocupa una parte importante de la historia de Bariloche que se remonta a la llegada del ferrocarril y la sanción de la Ley de Parques Nacionales en 1934.
El edificio, de estilo canadiense, emplazado en el corazón del parque municipal del mismo nombre, es imponente en todos sus aspectos.
“El hotel fue inaugurado el 9 de enero de 1938, pero, un año y medio después de su apertura, el 26 de octubre de 1939, un incendio lo destruyó todo”, cuenta Carolina Calónico, gerente de Marketing y Prensa de Llao Llao Resort Golf &Spa.
Afortunadamente, el establecimiento logró ser reinaugurado en 1940. La madera exterior fue reemplazada por cemento y las tejuelas, por tejas normandas. En poco tiempo, el complejo adquirió renombre internacional y se convirtió en un emblema hotelero.
Desde su origen, este sitio atrajo a miembros de la aristocracia, diplomáticos, presidentes y huéspedes ilustres. Sin embargo, por falta de inversiones y mantenimiento, debió cerrar sus puertas a fines del invierno de 1978, pero luego de 15 años de receso, el 3 de julio de 1993 reabrió sus puertas.
Actualmente, el complejo tiene una espectacular cancha de golf de 18 hoyos gestada por Exequiel Bustillo, el primer presidente de la Administración de Parques Nacionales.
Además, el parque que lo rodea, de aproximadamente 15 hectáreas, incluye una marina, una playa, dos piscinas climatizadas, una cubierta y otra externa descubierta desde donde se aprecian los lagos y la cordillera.

También cuenta con spa, business center, sala de juegos, sala de lectura y sala de bridge.
El edificio suma 205 habitaciones, de las cuales 43 corresponden al ala Moreno, inaugurada en 2007 sobre un proyecto del estudio de arquitectos Malbrán, Abruzzini y Orol, cuyas ventanas ofrecen imponentes vistas del lago Moreno y al cerro Tronador.
El resto de las suites se encuentran en el ala Bustillo, edificio original de gran calidez y encanto. Este sector, declarado monumento histórico municipal, concentra la mayor parte de la propuesta gastronómica del resort. Son siete opciones diferentes que incluyen, entre otros, el Winter Garden -en el que se sirve el tradicional “Té Llao Llao”, un espacio con grandes ventanales que permiten apreciar la majestuosa panorámica del Nahuel Huapi, el puerto y parte del extenso jardín.
En esta área se encuentran también los restaurantes Los Césares y Patagonia, que proponen degustar la alta cocina a cargo del chef ejecutivo Ariel Perez y sus especialidades como la trucha, el cordero, la fondeau y el goulash.
También se destaca el Lobby Bar, inmortalizado por sus dos enormes hogares a leña, arañas de asta fabricadas con corteza de alerce y tapizados de cuero. Completan la propuesta culinaria, el club house, el asador y el bar Lago Moreno, donde este año se ofrece un menú de sushi con ingredientes típicos de la región.

“Nuestra oferta de sushi consiste en una fusión del tradicional con ingredientes patagónicos como por ejemplo la trucha, el ciervo o los frutos rojos”, explica Pérez.
Por otro lado, en invierno y durante la temporada de esquí, el hotel cuenta con un refugio propio en la base del cerro Catedral y ofrece traslados sin cargo, hacia y desde el centro de esquì con varias frecuencias durante la mañana y la tarde. Allí, personal del resort recibe a los huéspedes y los acompaña hasta el refugio Llao Llao, donde se les brinda asesoramiento sobre los servicios y actividades disponibles. Además los pasajeros tienen la posibilidad de adquirir allí mismo los pases para los medios de elevación, alquilar y probar los equipos y contratar clases con instructores de la escuela Fire on Ice.
El efugio también tiene un restaurante que ofrece servicios de cafetería y comida durante todo el día, además de una guardería de esquíes y lockers.
Ademàs, para quienes prefieren quedarse en el resort, pueden disfrutar de una grilla diaria de actividades como clases de pintura, yoga, stretching y spinning, y otras al aire libre como arquería, caminatas para diferentes niveles y mountain bike.

AGENDA DE VIAJE

Cómo llegar
Aerolíneas Argentinas, JetSmart y Flybondi ofrecen vuelos directos Córdoba-Bariloche. La duración es de aproximadamente dos horas.

Más info: flybondi.com

Dónde dormir
En el Circuito Chico:
Llao Llao Resort Golf – Spa
Web: www.llaollao.com
Tel: 54 294 4445700 | 0810-222-LLAO (5526)
Mail: info@llaollao.com.ar

En el centro de Bariloche:
Hotel Bariloche by Tierra Gaucha
Este hotel céntrico ofrece servicio de desayuno y merienda con medialunas y bebidas calientes durante todo el día.
www.tierragaucha.com.ar

Alquiler de auto
La empresa Sixt tiene una oficina en el Aeropuerto de Bariloche donde se puede alquilar vehículos desde la terminal aérea y devolverlos en el mismo lugar.
www.sixt.com.ar

Más info www.barilocheturismo.gob.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *