Home  >   Destinos   >   Caminar, comer y soñar en Madrid

Caminar, comer y soñar en Madrid

Recorrerla a pie, conociendo su pasado en palacios, catedrales, museos y plazas; saborear sus especialidades en mercados y restaurantes, y disfrutar el lujo y la modernidad en hoteles  históricos y terrazas con vistas increíbles son las claves para vivir esa ciudad a pleno

Por Carolina Brenner – cbrenner@comercioyjusticia.info

Enviada especial a Madrid
Instagram: @carobrenner
cbrenner@comercioyjusticia.info

Madrid es amigable, bonita, animada, tradicional y moderna. Una de las ciudades más cosmopolitas y pobladas de España, donde sus habitantes conviven diariamente con turistas que la abordan durante todo el año.
Existen mil maneras de descubrir esa capital europea, y como no siempre se dispone de mucho tiempo, resulta un buen consejo diseñar previamente una ruta imaginaria de acuerdo con los gustos y preferencias del viajero.
Para quien la visita por primera vez, es esencial listar los principales iconos históricos y transportarse hacia el pasado a través de sus palacios, iglesias y museos.
Una vez definido el circuito los sibaritas encontrarán una gran cantidad de opciones para saborear las delicias ibéricas y sus especialidades.
Finalmente, para quienes disfrutan del lujo y tienen la posibilidad de hacerlo, vale la pena hospedarse en alguno de los hoteles históricos y emblemáticos que tiene la capital española.

A pie
Caminar las ciudades permite descubrir rincones nuevos y detenerse donde a uno le apetece.
En Madrid, los circuitos a pie son muy recomendados y en pocas cuadras es posible admirar sus principales monumentos icónicos.
Dentro de los recorridos imperdibles de la urbe se destaca el que contempla el Palacio Real (preferentemente los miércoles y sábados para coincidir con el cambio de guardia), la catedral de Nuestra Señora de la Almudena (la entrada es gratuita, con excepción del acceso al museo y la cúpula), el teatro Real, la iglesia San Pedro, la catedral de San Isidro, la laza Mayor y la Puerta del Sol con la escultura fotogénica del oso y el madroño que ilustran el escudo heráldico del Estado.
A sólo unos minutos en bus o en metro, se accede a otro circuito imperdible que incluye la Fuente de la Cibeles, el Parque del Retiro, el Jardín Botánico, la Puerta de Alcalá, la Fuente de Neptuno, la Real Academia de la Lengua, la Biblioteca Nacional, el Palacio de Justicia, el Palacio de Linares y el de Comunicaciones.
Por supuesto, el paseo debe alternar con alguno de los más de 70 museos que ostenta el destino.
Entre ellos, encabeza el listado de los preferidos, el Museo del Prado, el Museo Reina Sofía y el Thyssen Bornemisza donde se exponen obras como el “Guernica” de Picasso, “Las Meninas” de Velázquez y “Los Fusilamientos del 3 de Mayo” de Goya.
También son muy recomendados el Museo de Cera, el Museo Naval, el Museo de América, el del Ejército, el Templo de Debod, la Real Fábrica de Tapices y el Museo del Libro.

De tapas
Al madrileño le gusta tapear. Es decir, probar diferentes bocados tipo brusquetas acompañados con delicadeces gourmet como jamón serrano, lonjas de salmón, anchoas, salames y quesos.
Para tapear como los dioses, lo ideal es visitar el Mercado San Miguel, que se despliega dentro de un gran galpón de hierro que data de principios del siglo XX.
El paseo por este enclave gastronómico por excelencia se hace caminando entre los puesteros, picoteando todo tipo de manjares como mariscos de todas las formas y colores, fiambres y quesos exhibidos como si fueran joyas de la corona, así como también delicias dulces y las típicas pintas o cervezas artesanales.
La gastronomía local también ostenta platos supremos como el cocido madrileño, el potaje de garbanzos, los guisos de legumbres, los callos a la madrileña, la sopa de ajo y la tortilla de patatas, también conocida como tortilla española, entre otros.
Estas especialidades se pueden ordenar en la gran cantidad de restaurantes desplegados sobre los diferentes barrios de la urbe como el Museo del Jamón en la Plaza Mayor, Arado, el restaurante ubicado sobre la calle Serrano catalogado entre los mejores del país, StreetXO en el Corte Inglés, Dos Cielos Madrid y Montmartre 1889 en la calle Cuesta Santo Domingo y Amazónico, entre otros.

De lujo
Disfrutar un atardecer desde una terraza con vistas privilegiadas asomando de una bañera con hidromasaje. Acceder al sector para clientes exclusivos de un prestigioso hotel para disfrutar de tragos y bocadillos gourmet (Ver “La cara elegante de la ciudad en el barrio Salamanca”. Dormir en un antiguo palacio convertido en un majestuoso cinco estrellas (Ver “Lujo, historia y modernidad en un palacio de duques”). Son otras maneras de disfrutar el destino y Madrid tiene mucho para ofrecer para quienes sueñan con estos placeres.
Igualmente, la ciudad se brinda en su plenitud para todo presupuesto y se disfruta de mil maneras gracias a su inmensurable listado de atributos que la convierten en una opción amigable y una tentación irresistible que siempre da ganas de regresar.

Agenda de viaje

 Cómo llegar
Desde Córdoba son varias las compañías aéreas que ofrecen vuelos con escala a Madrid, como Aerolíneas Argentinas, Latam y Air Europa. Los pasajes en temporada baja parten de $26.000 ida y vuelta.

Dónde dormir
– Hotel Meliá Madrid Serrano
Dirección: Claudio Coello, 139, Madrid. Mail: melia.madrid.serrano@melia.com
-Hotel Gran Meliá Palacio de los Duques
Dirección: Cuesta Santo Domingo, 5, Madrid. Mail:gmpalacio@melia.com

Mas info
Web: www.esmadrid.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *