Home  >   Actualidad académica   >   Técnicos y habilidades prácticas, necesidades de formación para el sector industrial

Técnicos y habilidades prácticas, necesidades de formación para el sector industrial

Luz Saint PhatPor Luz Saint Phat

A cien años de la Reforma Universitaria de 1918, pensar la universidad requiere el aporte de distintos actores de la sociedad. Entre éstos, se encuentra el sector productivo, el cual actualmente se enfrenta a los desafíos que suponen los cambios en las materias primas, la incorporación de tecnología y las modificaciones en la demanda de bienes y servicios por parte de la población.

Estas transformaciones tienen impacto no sólo en las modalidades de producción sino también en los perfiles que se exigen para realizar cada trabajo. Al mismo tiempo, estas conversiones inciden en las necesidades de capacitación de los trabajadores y las habilidades que son requeridas por las distintas compañías.
Con motivo de este suplemento de Comercio y Justicia, representantes de distintas cámaras industriales de la provincia de Córdoba se expresaron sobre cuáles son los perfiles que hoy necesita cada rubro, a la vez que precisaron la necesidad de que la educación pública superior revise parte de los planes de estudios de sus carreras, con el objetivo de adaptarse a las innovaciones que están teniendo lugar en el ámbito del mercado.
“En primer lugar, son necesarios técnicos en procesos, técnicos electromecánicos, técnicos químicos, ingenieros industriales, ingenieros en sistema y todas las carreras tecnológicas relacionadas con procesos industriales”, dijo Alfredo Ossés, titular de la Cámara de Industrias Plásticas de la Provincia de Córdoba.

producción industria plástica“No se trata, necesariamente, de que sean perfiles difíciles de conseguir. Lo que sucede es que muchas de estas carreras no tienen adaptadas sus currículas a los temas que están inherentemente relacionados con el plástico”, advirtió el empresario y agregó que “existe una lentitud muy significativa en la adaptación de los programas de estudios a los nuevos procesos industriales”.
“Hoy, tenemos carreras – tanto en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) como en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN)- en las cuales los planes de estudio están muy desfasados con la época que vivimos. Nosotros lo vemos y lo sufrimos en carne propia porque hoy la industria plástica es uno de los rubros más influyentes dentro del sector productivo ya que, actualmente, esta materia prima está incorporada en casi todos los segmentos. Desde óptica o medicina, pasando por artículos de bazar, mueblería, autos y productos aeroespaciales, por ejemplo”, detalló.
“En conclusión, hoy se consiguen ingenieros en procesos e ingenieros industriales pero en su formación académica tienen muy pocas materias relacionadas con los plásticos. Entonces, ¿qué sucede? Las industrias tienen que terminar de formarlos una vez que ya están trabajando”, puntualizó.

“Hoy, principalmente en nuestro sector, hay muy poca formación local. La formación es principalmente en Buenos Aires porque allí hay una escuela de artes gráficas que es la Fundación Gutenberg. Pero en Córdoba, la capacitación la realizamos las empresas”, expresó, por su parte, Gastón Ferrero, presidente de la Unión Gráfica Argentina Regional (UGAR) Centro Noroeste.
“Lo que existe en el interior del país son fundamentalmente universidades e institutos técnicos que dictan las carreras de diseño gráfico. Pero un diseñador gráfico normalmente no tiene la preparación para trabajar en esta industria”, afirmó.
“Más allá de esto, en este momento estamos requiriendo profesionales con formación técnica. También, por ejemplo, estamos buscando ingenieros. Estos puestos son muy difíciles de cubrir porque, normalmente, son muy pocos los que se reciben y entonces tienen ofertas de empresas muy grandes como autopartistas, fábricas de autos y o firmas multinacionales”, dijo Ferrero.

“Por esta razón, para las pymes es muy complicado conseguir profesionales capacitados. En nuestro caso, usualmente traemos gente de Buenos Aires que busca migrar hacia el interior del país”, comentó.
En la misma línea que el sector plástico y gráfico se manifestó Pablo Bozzano, director Ejecutivo de la Cámara de Industrias Informáticas, Electrónicas y de Comunicaciones del Centro de la Argentina (Ciiecca). “En general, respecto de los puestos que necesitan educación superior, estamos demandando mucho personal de ingeniería de sistemas, de computación y de electrónica. Hay un importante requerimiento también de egresados de ingeniería industrial, a la vez que existe un acercamiento a los diseñadores industriales”, dijo el ejecutivo del rubro informático.
Estudiantes UNC“Es muy difícil dar una opinión sobre lo que tiene que hacer la educación superior. Pero creo que un buen camino sería adecuar un poco los planes de estudio a los requerimientos del mercado, en el sentido de que hoy las personas que se están formando y se insertan en las empresas necesitan habilidades más actualizadas a las tendencias contemporáneas”, precisó Bozzano.

“Otro desafío es el tema de los técnicos universitarios. Quizás una buena alternativa sería no completar las carreras de grado, pero si dar más tecnicaturas superiores. Tenemos una base de técnicos secundarios, y si bien existen licenciados, ingenieros o formaciones de posgrado, hay una gama intermedia dentro de las tecnicaturas que sería ideal para la industria”, agregó.
En tanto, en el sector de la minería de la provincia, las demandas están más vinculadas a las capacitaciones prácticas de los trabajadores. “En general, los perfiles más demandados son ingenieros en todas las especialidades, analistas de sistemas, contadores y licenciados en administración. También, biólogos e ingenieros agrónomos”, enumeró en conversación con este medio José Díaz, presidente de la Cámara Empresaria Minera de Córdoba (Cemincor).
“Usualmente, los profesionales no cuentan con experiencia previa y, así, las empresas se convierten en incubadoras de la formación profesional práctica”, advirtió Díaz. “Nuestra industria, en la mayoría de los casos, se encuentra alejada de las grandes ciudades y en medio de los yacimientos, por lo cual también tropezamos con el problema de la movilidad y la distancia como barrera de vinculación con otras entidades”, especificó.

Articulación
EstudiantesEn la actualidad, un tema fundamental es promover una mejor y más fluida articulación entre universidad y sector productivo, con el objetivo de desarrollar programas que permitan la transferencia del conocimiento académico a la industria.
“Nosotros, como cámara, hemos estado en contacto con la UTN, sobre todo este último mes por la jornada de reciclaje y hemos planteado la problemática”, dijo Ossés al respecto de este punto, y agregó que existen tratativas para comenzar a desarrollar proyectos de manera conjunta.
“Tenemos que tener en cuenta que hoy hay carreras que vienen de las década del ’70, como son la ingeniería metalúrgica. Estas propuestas, en general, ya nos les interesan tanto a los jóvenes porque allí se conocen materiales que en muchos casos se están dejando de usar”, explicó el empresario.

“Es una universidad (en referencia a la UNC) que en muchos casos tiene carreras fuera de contexto. Hay una escasez muy grande en formación técnica y todavía no se ha focalizado en resolver este tema. Lo vemos y lo charlamos con colegas de otras cámaras”, criticó.
“Creo que, hoy, la extensión que tienen las universidades (particularmente en nuestro sector) es muy pobre. Diría que es, prácticamente, inexistente. Obviamente, sería muy importante lograr acuerdos, en nuestro caso, con la ingeniería de la UNC o con la UTN. Quizás el Estado debería hacer un gran esfuerzo en la formación de personas con especialidades técnicas, sin necesidad de que transiten carreras de grado”, agregó en el mismo sentido Ferrero del sector gráfico.
“Hoy contratás a un operario y la capacitación que debe realizar la empresa arranca desde lo más básico. Por ejemplo, es notable la falta de conocimiento de matemática, de física o de química. Cuando se tiene una planta industrial, éstos son conocimientos que tiene que tener cualquier trabajador. Ni hablar del manejo de equipos de control numérico, es decir, con programación” comentó.

“La vinculación hoy es compleja, pero afortunadamente de ambos lados hay intenciones de mejorar. Incluso creo que -más allá de la vinculación con el sector productivo- hay una necesidad de articulación de la universidad con el entorno social, como puede ser a través de voluntariados”, dijo en tanto Bozzano, representante del rubro informático.
“Por otro lado, en lo que es específicamente transferencia tecnológica es importante que se empiecen a crear centros, laboratorios o lugares de investigación, donde esté contemplada tanto la visión académica como la de la industria”, precisó. “Porque, en algunos casos, los centros universitarios de transferencias están hoy muy vinculados a la investigación académica en sí misma. En este sentido, sería bueno que existan espacios donde la participación privada y el sector educativo marquen, desde el principio, las acciones para seguir”, sugirió.

En tanto, por la cámara de minería, Díaz aseguró que aunque “existen intenciones de avanzar en la articulación”, las acciones concretas se desarrollan “muy lentamente”. Esto se debe, en opinión del empresario, a que “los objetivos de máxima no permiten concretar aunque sea mínimos logros, sobre los cuales ir retroalimentando el proceso que, aunque parece muy lento, podría ser más efectivo y sustentable”.

Experiencia en marcha: Un laboratorio que vincula mercado y formación

UTNActualmente, la Cámara de Industrias Informáticas, Electrónicas y de Comunicaciones del Centro de la Argentina (Ciiecca) se encuentra desarrollando un proceso de articulación y transferencia de conocimiento con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).
“Es un laboratorio de certificación de equipos. Y allí, en la dirección del laboratorio, participa una persona de Ciiecca y dos de la UTN”, explicó Pablo Bozzano, director Ejecutivo de la cámara empresarial.

“Entonces, en esa participación, quien representa a Ciiecca da precisiones sobre lo que el mercado requiere para certificar equipos. Mientras una de las personas de la UTN señala cómo deberían modificarse los planes de estudios para incorporar finalmente estas cuestiones que demanda el mercado. Finalmente, el otro integrante precisa cómo y de qué manera se va a investigar en ese sentido”, detalló Bozzano
“El proyecto está en formación, pero es un modelo que podría empezar a funcionar en otras direcciones. Se llama Laboratorio de Ensayos en Competitividad y Seguridad”, precisó.

Artículos destacados

  • La importancia de una universidad cooperativa 14 junio, 2018 Un proyecto educativo de este tipo también es fundamental...
  • Enrique Barros, la voz de los estudiantes 14 junio, 2018 Enrique Fausto Barros no encajó desde su primer instante...
  • ¿Podemos imaginar una sociedad en la que la diferencia sexual no implique desigualdad? 14 junio, 2018 En los últimos años, cada vez es más notoria...
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *