Home  >   Actualidad académica   >   La vinculación, la puerta de la Universidad hacia el exterior

La vinculación, la puerta de la Universidad hacia el exterior

natalia rivaPor Natalia Riva

Hoy, hay consenso y está clara la importancia de la Vinculación y Transferencia Tecnológica para solucionar problemas del medio socio-productivo. Cada vez más, las universidades orientan sus esfuerzos a cumplir con los objetivos de valorizar su rol en una nueva misión, contribuir al desarrollo sustentable y aportar conocimientos y capacidades para y hacia la sociedad.
“En esta relación, el desafío actual es lograr jerarquizar la actividad de vinculación tecnológica en todos sus aspectos. En definitiva, el primer beneficiario de esto es la sociedad porque cuando, en la universidad, a través del conocimiento producido, se generan nuevas herramientas o productos, ello se traduce en fuentes de trabajo calificadas y en no tener que depender siempre del comercio exterior y de la importación de tecnología de otra parte del mundo. Aquí hay un potencial enorme”, explica a Comercio y Justicia Franco Francisca, subsecretario de Innovación, Transferencia y Vinculación Tecnológica de la UNC.

Así, según Francisca, uno de los retos universitarios en el mundo, pero sobre todo en Latinoamérica, es hablar de una nueva misión de las universidades que parte de la Extensión y que es la vinculación tecnológica, ya que hoy no es una actividad que esté reconocida estatutariamente como sí lo están la investigación, la docencia y la extensión.

La Reforma y los comienzos de la vinculación
Entre tantos cambios, el espíritu reformista de principios del siglo pasado también impulsó que la universidad comenzara a mirar a la sociedad y lo hizo principalmente a través de la incorporación de su misión extensionista.
Por aquellos años, todos los esfuerzos en materia de extensión universitaria tenían una mirada exclusivamente social. “La ‘extensión’ del espíritu reformista estaba orientada a solucionar problemáticas sociales de las clases más necesitadas, con una impronta más bien asistencialista”, asegura Francisca.
De esta manera, el área de Extensión se convirtió en la primera puerta de salida de la universidad hacia la sociedad y que luego también se acercó al sector productivo.

Uno de los retos universitarios en el mundo, pero sobre todo en Latinoamérica, el hablar de una nueva misión de las universidades que parte de la Extensión y que es la vinculación tecnológica, ya que hoy no es una actividad que esté reconocida estatutariamente como sí lo están la investigación, la docencia y la extensión.

En palabras de Francisca, si sólo nos concentramos en la vinculación con la sociedad desde el punto de vista de la vinculación tecnológica, prácticamente hasta la llegada de la democracia no hay muchos registros de actividades sistematizadas. “Había muchos esfuerzos individuales y, sin lugar a dudas, se hacían actividades pero no existía una organización concreta para fomentar este tipo de acciones. Como consecuencia de eso, muchas de las actividades de vinculación tecnológica a veces no eran lo suficientemente reconocidas y valoradas ni en la universidad ni fuera de ella”, puntualizó.
OperarioEn los años 80 ya comienza a tomar forma una concepción del tema; algunas facultades empiezan a generar su propia normativa sobre vinculación tecnológica y actividades de extensión en general, que involucraban actividades de innovación, servicios técnicos especializados, asistencia a terceros, etcétera.

Por esos mismos años, a nivel universidad empieza a gestarse lo que más tarde, en los años ’90, se convierte en la Escuela de Negocios de la UNC. “En este momento ya existe un Consejo en donde no sólo están sentados en la mesa miembros del sector académico, si no también hay personalidades del sector productivo de Córdoba. Este hito puede considerarse como el puntapié inicial para que luego se cree lo que en la actualidad es la Subsecretaría de Innovación y el Parque Científico Tecnológico de la UNC”, explica Francisca, al tiempo que señala que empresarios de grandes empresas –como Renault o Roggio- formaban parte del Consejo de este organismo. Allí, se planteaba la organización de cursos, la formación de estudiantes con orientación a solucionar problemas de competitividad o para completar vacíos en el sector productivo, y también la Universidad se retroalimentaba para ver qué necesitaba incorporar en las carreras de la Universidad a partir de las demandas del sector productivo.

En los primeros años de 1990 empiezan a crearse en las distintas unidades académicas, de manera descentralizada y antes que la misma UNC lo hiciera a nivel central, lo que se conoce como “centros de vinculación” o “centros de transferencia”.

Sobre esto, Francisca señala que las primeras facultades en adoptar estos centros fueron las más tecnológicas (la de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales; Ciencias Exactas; Famaf), y que por entonces esos centros de vinculación cumplían la función de articular entre docentes e investigadores de las distintas facultades con el sector socio productivo, las empresas, y también los órganos de gobierno en todos sus estamentos. “Empieza a haber registros de asesoramiento universitario ultraespecífico a empresas y apoyo a otros órganos de gobierno, como por ejemplo a Vialidad, que recibía asesoramiento para grandes obras. Esto da pie para que más tarde se conforme a nivel central la Oficina de Innovación Tecnológica (OIT), que hoy es la Unidad de Vinculación Tecnológica (UVT) de la UNC, que sería la puerta hacia el exterior, a nivel rectoral, para la vinculación entre la UNC y el sector socio productivo”, destaca el subsecretario.

Sin embargo, como la UNC tiene un sistema descentralizado, en la última década se creó la posibilidad de que cada facultad pueda tener su propia UVT y se reconocen también los Centros de Vinculación. “Hoy en día si alguna persona o empresa tiene alguna necesidad podría acudir directamente a una facultad (si es algo ultraespecífico) o al área central, si tiene alguna problemática que por su envergadura necesita una atención multidisciplinario”, señala el especialista.

Cuáles son las herramientas de vinculación disponibles en la UNC

– Con el objetivo de propiciar la vinculación de los docentes-investigadores de la UNC con el sector socioproductivo se darán a conocer las herramientas con las que cuenta la Universidad para esa actividad.

– En cada seminario se presentarán diferentes líneas de financiamiento para la vinculación, algunos principios de la propiedad intelectual y valuación de intangibles, entre otros.

– Primer seminario. Líneas de financiamiento para vinculación tecnológica. Subsidios para innovación y transferencia de tecnología de la SeCyT. Fecha: martes 19 de junio, 10 hs. Segundo seminario. Infotec -Informetecnológico. Fecha: miércoles 8 agosto, 10 hs. Tercer
seminario. Informe de oportunidad de mercado. Fecha: miércoles 5 septiembre, 10 hs.

– Cuarto seminario.
Propiedad intelectual. Fecha: miércoles 3 octubre, 10 hs. Quinto seminario. Valuación de intangibles. Fecha: miércoles 07 noviembre, 10 hs.

Promoviendo la relación entre los investigadores, Estado y empresas
Actualmente, la Subsecretaría de Innovación, Transferencia y Vinculación Tecnológica tiene como misión promover el vínculo continuo entre grupos de investigación de las facultades e institutos de la Universidad Nacional de Córdoba, el Estado y las empresas con potencial innovador, a través de una activa participación en emprendimientos de base tecnológica, como también en aquéllos que tiendan a la solución de problemáticas sociales.

Secyt

De la Subsecretaría dependen varias actividades que se desarrollan en pos de promover este vínculo. Por ejemplo, el Parque Científico Tecnológico de la UNC es un “gran paraguas” bajo el que funcionan distintas actividades. Una de ellas, una de las más reconocidas, es la Incubadora de Empresas de la UNC que fomenta la creación de empresas de base tecnológica. Permanentemente, en ese espacio hay entre 12 y 14 emprendedores que desarrollan sus proyectos con el apoyo técnico del equipo de gestión de la UNC, tienen un período de incubación de tres años hasta que se gradúan y dan lugar a nuevos incubados. La propuesta consiste también en ayudar a que se conecten con el sector socio-productivo por un lado, y a conseguir financiamiento del Estado provincial o del nacional para equiparse o financiar capital de trabajo.

También funciona la Oficina de Propiedad Intelectual, que es otro vínculo concreto con el sector socio-productivo ya que es el espacio donde se protege todo el conocimiento científico que se genera en la UNC y que se transforma en alguna innovación que puede ser protegida mediante una patente, un modelo de utilidad, un registro de software o marcas. En este ámbito trabajan con una herramienta denominada Infotec, que son informes tecnológicos en donde los docentes e investigadores pueden acudir al equipo técnico de la UNC y se hacen estudios de posibilidades de vinculación.

unc conecta

Otro programa es el de Valorización del Conocimiento, mediante el cual los equipos técnicos de la subsecretaría hacen búsquedas internas de los proyectos internos de investigación que se están desarrollando en la UNC. “Por ejemplo, en la Universidad tenemos distintos tipos de financiamientos para investigación, entonces se buscan proyectos y se trata de determinar cuáles son potencialmente transferibles. Una vez que han sido seleccionados se aplican herramientas para analizarlos y validarlos. Se hacen estudios de mercado para saber si efectivamente hay demanda, se trabaja en conjunto con el investigador y se generan vínculos con la empresa”.

Por último, como apéndice del programa de Valorización está la “Vigilancia o antena tecnológica”, que es una herramienta como potencial. Esta vigilancia le brinda al investigador un escenario concreto de lo que puede pasar en el sector que está investigando en un lapso de los próximos cinco años, es decir, funciona como una predicción concreta. En este momento están trabajando en un caso piloto que se hizo en conjunto con otras universidades y que es un estudio de vigilancia tecnológica de la cadena de valor del maní: se determinará qué ocurrirá con la producción del maní en cinco años o qué sucederá con la tecnología asociada a esta producción.

En otro orden, la Subsecretaría también promueve apoyos concretos de dos tipos: subsidios de innovación y transferencia tecnológica (este programa promueve la transferencia de conocimientos generados por grupos de investigación y desarrollo de la Universidad Nacional de Córdoba, hacia el sector productor de bienes y servicios) y becas de Innovación Tecnológica Socio-productiva (BITS) (promueve la formación de recursos humanos en áreas que vinculen a la Universidad con el medio productivo y social, potenciando la interface investigación extensión orientada a la resolución de problemas. Pueden aspirar a estas becas estudiantes avanzados, docentes y graduados de carreras de grado de la UNC).

Artículos destacados

  • La importancia de una universidad cooperativa 14 junio, 2018 Un proyecto educativo de este tipo también es fundamental...
  • Enrique Barros, la voz de los estudiantes 14 junio, 2018 Enrique Fausto Barros no encajó desde su primer instante...
  • ¿Podemos imaginar una sociedad en la que la diferencia sexual no implique desigualdad? 14 junio, 2018 En los últimos años, cada vez es más notoria...
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *