Una idea que mejora la calidad de los alimentos del Abasto

Dos diseñadoras industriales cordobesas crearon un canasto ergonométrico que beneficia tanto el traslado de los alimentos como la salud de los trabajadores del Mercado de Abasto. Buscan una empresa que financie el emprendimiento

Por Natalia Riva / nriva@comercioyjusticia.info

Consuelo Ruiz y Iohana Vagni estrenaron recientemente su título de Diseño Industrial con muy buenas noticias. Es que su proyecto de tesis fue uno de los seleccionados por el Programa “Córdoba Innovadora” que lleva adelante la Agencia para el Desarrollo Económico de la ciudad de Córdoba (ADEC).

El objetivo de la iniciativa es vincular el sistema educativo con los sectores productivo y social mediante el cofinanciamiento de tesis o trabajos finales de grado y posgrado, que transfieran soluciones a problemas o agreguen valor a empresas, el Estado o instituciones de la sociedad civil.

¿De qué manera las jóvenes diseñadoras se destacaron con su proyecto? La tesis “Equipamiento sistémico para el Mercado de Abasto” representó un importante aporte para las personas que trabajan en el contexto del Mercado de Abasto de Córdoba. “El trabajo consistió en el rediseño del cajón que actualmente se utiliza en el Mercado, con el objeto de lograr un apilamiento seguro que evite que la mercadería se aplaste y facilite la circulación de agua y aire, al tiempo que sea un elemento ergonométrico que no lesione la salud de los 800 trabajadores que se encargan de movilizar la mercadería dentro del predio”, explicaron a Comercio y Justicia las profesionales.

De acuerdo con un estudio previo que realizaron Ruiz y Vagni en el Abasto, “hay tres cooperativas que nuclean y organizan el trabajo de los changarines” y lo contenedores son comprados en su totalidad fuera de Córdoba, prinicipalmente en Mendoza.

En esta primera etapa se realizó un prototipo que fue testeado “exitosamente” con los trabajadores del Mercado. Ahora, lo que resta es buscar un inversor que apueste al desarrollo de este nuevo producto que, actualmente, no se fabrica en la provincia.

Rediseño que beneficia

La importancia del rediseño del cajón radica en que es uno de los elementos más importantes ya que se encuentra presente en toda la cadena productiva. “Al realizar relevamientos y análisis de los cajones,  advertimos los daños que estaba causando a los productos que contenían. Por esto nos focalizamos en cuidar la calidad e inocuidad de los productos por ser éstos de consumo directo”, puntualizaron.

Otras falencias de igual importancia -completaron las tesistas-,  tenían que ver con la relación  usuario-cajón: cómo se manipulan, modo en que  se agarran, se apilan, etcétera. “Se tuvo muy en cuenta el usuario a la hora de realizar modificaciones en el diseño y se valorizó la calidad de trabajo en el predio; cuidar el factor humano fue también un tema primordial en este proyecto”.

Entre las principales modificaciones, se diseñaron agarres seguros para favorecer la correcta manipulación de los contenedores, se modificaron aspectos morfológicos e incorporaron pallets y plataformas móviles en reemplazo de los actuales carros.

Propuesta de innovación

Para el coordinador del Programa Córdoba Innovadora, Jorge Pellicci, el proyecto de Ioana y Consuelo es una importante propuesta de innovación y oportunidad para el Mercado de Abasto, los productores que comercializan en las naves del mercado y, en especial, los changarines que transportan la mercadería.

“Por un lado, se destaca el aporte del proyecto a los aspectos sanitarios de la fruta y verdura comercializada en el mercado; por otro, la productividad en el transporte (volumen transportado por viaje del changarín) y también es importante su aporte a la seguridad en el manipuleo de los canastos y, además, la contrubución a la ergonomía en el movimiento de cargas de los changarines”, puntializó Pellicci.

Trabajo en equipo

Para participar del programa, las profesionales consiguieron una contraparte interesada en el proyecto para que aportara la mitad del monto total y Adec cooperó con 50 por ciento restante en efectivo (unos 5 mil pesos). En este sentido, las diseñadoras contaron: “Trabajamos  con gente del interior cordobés (Laguna Larga), específicamente con la Ferretería Industrial Gas-Cem, que fue nuestra contraparte y gracias a ellos  pudimos desarrollar  todos  los prototipos en su fábrica y utilizar gran parte de maquinarias y herramientas que estuvieron a nuestra disposición”, finalizaron.

Sobre Córdoba Innovadora
Más de 50 proyectos aprobados en dos convocatorias

El Programa Córdoba Innovadora funciona desde noviembre de 2010. De esa fecha a esta parte se realizaron tres convocatorias (la última aún está en curso y vence el próximo 14 de noviembre). En total se presentaron 81 proyectos de los que fueron aprobados unas 53 iniciativas. Básicamente, los proyectos reciben cofinanciamiento a fondo perdido de 50 por ciento de su costo para el desarrollo y transferencia de la tesis o trabajo final hasta ocho mil pesos (para proyectos individuales) o dieciséis mil pesos en proyectos grupales o curriculares aportados por Córdoba Innovadora. Los destinatarios de la innovación (empresa, Estado, organizaciones de la sociedad civil) aportan el 50 por ciento restante como contraparte.

Para contactarse

Personalmente: en las oficinas de ADEC, Caseros 621, 2º piso, de 9 a 18. Telefónicamente:(0351) 4341637 / 4332733. Por correo electrónico a: jorge.pellicci@adec.org.ar

Artículos destacados