Seis razones para emprender en 2013

Por Iván Carrizosa / Gerente ejecutivo de Empowerment Campus

Un nuevo año presenta grandes oportunidades; algunos están temerosos por lo que puede ocurrir y otros toman todo ese temor de terceros como oportunidades para emprender de una forma sencillamente sublime.

Jim Morrison, el ex vocalista de The Doors, decía una frase que resulta aplicable a gran cantidad de personas que están ahí, pensativas, dudosas, sin decidirse a lanzarse a hacer cosas grandes: “Tan sólo estaba explorando los limites de la realidad. Tenía curiosidad por ver qué pasaría. Eso era todo: simple curiosidad”.

La curiosidad es una virtud, no algo que deba reprimirse como lo hacen comúnmente en muchas escuelas que no incentivan la creatividad.

Albert Einstein decía: “No tengo ningún talento especial. Simplemente soy extremadamente curioso”. Curiosidad es una de las características de la creatividad y para ser un gran emprendedor hay que ser creativo.

Hay cientos de personas que están diciendo que 2013 puede ser nefasto debido a las recesiones económicas de grandes naciones, el daño al medio ambiente, las continuas movilizaciones en contra de gobiernos; cuando en realidad todo ello se traduce en oportunidades, oportunidades de emprender en naciones que no están en recesión sino en apogeo económico, oportunidades de emprender proyectos ambiental y socialmente responsables que ayuden a recuperar el daño en el medio ambiente y oportunidades para aprovechar proactivamente el uso que hacen las personas masivamente de las redes sociales.

Aquí van seis razones para emprender este año.

1. Tomar control de tu felicidad

El trabajo es un actividad central de la vida, por eso es primordial que esa actividad sea disfrutada y sentirse recompensado por ella tanto como sea posible.

2. Seguridad financiera

Cada vez son más cortos los períodos de empleo en las empresas convencionales, por distintas razones las personas cada vez tienen menos estabilidad laboral y por ende estabilidad económica; por lo tanto, emprender aunque en un principio puede que no genere millonarias cifras, es motivador trabajar para ti y ganar tanto como tú te propongas

3. Dueño de tu propio tiempo

¿Hay algo mejor que levantarte a la hora que tú quieras y hacer con tu tiempo lo que tú quieras? ¡Eso es libertad! Sé libre y gestiona tu tiempo como quieras, administra tu negocio desde tu Smartphone o laptop, asiste a congresos y foros, tú eres el líder.

4. Hacer del mundo un lugar mejor

No he conocido un solo emprendedor que no tenga ideales. Lo garantizo, todos los emprendedores tenemos algún ideal y por eso nos lanzamos a emprender. Los ideales varían, por supuesto. Pero tienen una característica en común -viéndola grosso modo-: buscan hacer del mundo un lugar mejor. Y cada uno tiene una interpretación personal de qué y cómo es un mundo mejor, pero lo importante es que mientras más emprendedores haya, más beneficio socioeconómico puede tener la sociedad.

5. Manejo del riesgo

Como trabajador remunerado no puedes controlar el riesgo, no puedes controlar si continúas o no en la empresa en la que te desempeñas. En tu emprendimiento tienes control total de las actividades productivas y comerciales, eres el responsable de crear una empresa tan cautivadora como Apple o dejarte llevar por las crisis. ¿Tiene riesgo emprender? Claro que sí. ¿Pero qué es mejor: asumir el riesgo tú mismo o permitir que otros decidan y arriesguen tu seguridad económica por ti?

¿El riesgo de emprender es manejable? Por supuesto que sí, depende de qué tan preparado estés para asumir cargos administrativos y gerenciales, para lo cual hay fuentes de ayuda como cursos, seminarios y otros que ayudan a aprender lo relacionado con la administración general de empresas. De cualquier forma, no tienes que renunciar a tu empleo sin pensarlo, primero organiza y planea todo tu emprendimiento y tan pronto la empresa esté funcionando bien y sea sostenible, lánzate a ser autónomo.

6. Deja que tus ideas sorprendan al mundo

Steve Jobs manifiesta en varias ocasiones, en su biografía, que él no estaba altamente motivado por el dinero sino por hacer cosas brillantes que sorprendieran al mundo y que pusieran a prueba su capacidad intelectual y creativa. No voy a mentir: emprender puede ser agotador, pero si haces las cosas bien vas a poder darte cuenta de que la recompensa es muchísimo más grande que el dinero, y es ahí cuando te das cuenta de que hay cosas zen que motivan más que la materialidad.

Artículos destacados