Proveedores son la principal fuente de financiación pyme

De las pymes argentinas, 58,8% tiene entre sus proveedores su principal fuente de financiamiento, mientras que 15,2% recurre a prestamistas informales y otro 11,48% busca obtener el crédito mediante entidades bancarias.

La financiación que cada proveedor le concede a la pequeña y mediana empresa (pyme) que atiende como cliente es el canal financiero más importante que este tipo de compañías mantiene en el país, según comprobó la consultora Claves ICSA, con un relevamiento regional que llevó adelante en el último bimestre de 2010 mediante consultas a los responsables de área contable de cada empresa.
El trabajo detectó que 58,8 por ciento de las pymes argentinas tiene entre sus proveedores su principal fuente de financiamiento, mientras que 15,2 por ciento recurre a prestamistas informales y otro 11,48 por ciento busca obtener el crédito mediante entidades bancarias.

En otro orden, 90 por ciento de las empresas consultadas por Claves para este informe cuenta con menos de 19 empleados de tiempo completo y 55,2 por ciento factura menos del equivalente a 100 mil dólares anuales.
Además, 85 por ciento financió hasta 100 mil dólares en su último ejercicio fiscal, dinero que utilizó para afrontar gastos derivados de su capital de trabajo (66 por ciento) o financiar sus activos fijos (34 por ciento).
Bancarizadas
El relevamiento comprobó además que 89,6 por ciento de las pymes consultadas tiene alguna cuenta bancaria activa, es decir que está siendo utilizada o en condiciones de serlo.

De las pymes argentinas consultadas, 89,6% tiene alguna cuenta bancaria activa, es decir que está siendo utilizada o en condiciones de serlo

A su vez, de ese universo, 55,2 por ciento de los titulares de esas cuentas (ya sean personas físicas o jurídicas) tiene abierta la posibilidad de hacer algún tipo de sobregiro, mientras que el 34 por ciento restante directamente tiene habilitado el acceso a alguna línea de crédito, es decir, la posibilidad de recurrir a algún tipo de línea de financiamiento que ya le fue preadjudicada por un banco.
Más aún, al bucear en las razones que hacen que los pequeños y medianos empresarios no utilicen este tipo de beneficios bancarios, los encuestadores detectaron que la primera complicación deviene de la cantidad de trámites y avales que se deben presentar para acceder al crédito.
En muchos casos, esa barrera los impulsa a recurrir a prestamistas informales, pese a que se trata de un tipo de financiamiento que suele ser bastante más caro que el bancario.

Artículos destacados