Producir con pocas piezas, pero múltiples opciones

“Aunque el comienzo es muy duro, aquí hay más posibilidades para emprender que en Europa”, afirman Flavio Ciciliani y Griselda Vilela tras haber vivido en España. Regresaron al país para encarar un proyecto propio. Capitalizaron la experiencia en el Viejo Mundo con recursos criollos.

Kaleido y Link, así se llaman los dos primeros hijos de una familia de colecciones de diseño de una pareja de profesionales cordobeses que apuesta a los muebles de exterior de alta gama “con sangre italiana” pero “made in Córdoba”.

En 2009, con la idea y la experiencia bajo el brazo, Flavio Ciciliani y Griselda Vilela regresaron de España para echar raíces en Córdoba, con dos objetivos claros: volver al entorno afectivo para formar una familia y emprender un proyecto propio.

Los 10 años de él en Barcelona, donde aprendió el oficio de este tipo de muebles trabajando en Kettal -una firma líder del rubro en el mercado europeo- y  sus horas compartidas con diseñadores italianos le dieron el know how  en la especificidad de los dibujos y planos. Mientras,  ella se especializó en marketing, gestión y packaging (embalaje) y hoy cumple un rol indispensable en la dupla. Según se autodefine: “Yo soy la gestora, la bajada a tierra, la que dice si alcanza o no alcanza , soy la que digo hasta acá podés diseñar, hasta acá no”.

Con unos ahorros, la contención de la Fundación para la Incubación de Empresas (FIDE), apoyo familiar, padrinos arquitectos y un contador que conoció el proyecto y apostó su trabajo a riesgo hasta que el negocio diera sus frutos, Ciciliani Colections largó su producción el año pasado.

“Para volver teníamos que hacerlo con un proyecto de vida y en 2008 pensamos: ¿por qué no producir nosotros los muebles? Hicimos un estudio de mercado para conocer si había algo en Argentina y con los pocos recursos que íbamos a volver, analizamos generar una especie de boutique del mueble del exterior”, describe Flavio.

“Cuando decidimos arrancar con el emprendimiento, en 2009, nos enteramos desde allá que existía la incubadora de empresas -agrega-, bajamos el formulario del plan de negocios por Internet y lo empezamos a formular desde allá. Cuando llegamos se abría la convocatoria y fuimos seleccionados, pero desde la idea a la concreción hay un largo trecho”.

“El comienzo fue muy duro, no conseguíamos nada, no nos conocían, nadie nos quería vender los insumos, luchamos, luchamos, encontramos gente que creyó en nosotros y nos empezó a proveer cosas y en agosto de 2010 empezamos a diseñar los primeros muebles”, recuerda.

“La idea inicial era generar la menor cantidad de piezas que dieran la mayor cantidad de posibilidades para que haya un catálogo muy abundante, pero industrialmente con pocas piezas para no generar stock. Además, todos los productos fueron pensados para exportar, todos se tenían que desarmar de alguna forma y ser apilables”, detalla Flavio, al tiempo que subraya que se trata de muebles de “sangre italiana” hechos en Córdoba.

“A gusto y piacere”
La primera colección, bautizada Link, es un sistema modular de living el cual, mediante un puf cuadrado y uno rectangular más los apoyabrazos y los respaldares, se van generando hasta 12 configuraciones diferentes (como esquineros o diván), gracias a lo cual el cliente puede decidir construir su propio diseño, ajustando formas y colores.

“De esta manera se puede utilizar para armarlos en un espacio pequeño o generar zonas de tránsito o isla. Es bastante versátil la propuesta”, amplía Griselda.

El emprendimiento de estos jóvenes diseñadores industriales egresados de la Universidad Nacional de Córdoba apunta tanto al mercado interno como al externo. Esta última aspiración también le trajo sus desafíos. “También nos encontramos con el problema del embalaje, que para generar cajas necesitás cantidades, entonces encontramos una alternativa: cajas de madera por unidad. Una caja como a la antigua”, graficó.

En este momento, el emprendimiento que arrancó con una inversión inicial de 100.000 pesos -50% subsidiado con el trabajo de ambos e incluso con la ayuda de la madre de Flavio en las costuras-, se encuentra en la etapa de promoción de la marca, recorriendo showroms y ferias donde mostrarse, tanto en Argentina como en Perú y Uruguay. Además, están por presentarse en una convocatoria para obtener un subsidio de la Sepyme para seguir avanzando en el proyecto.

ABC1 como norte

– Apuntamos a hoteles cinco estrellas, spa, hípicos, centros de polo, canchas de golf, público ABC1”, subrayó Flavio Ciciliani, quien tiene entre sus principales diseños un camastro de exterior que supera 20.000 pesos.

–  “También estamos desarrollando una reposera con materiales que nos van a permitir bajar los costos (para hoteles 4 y 3 estrellas, o clase media alta), para gente que pueda gastarse un promedio de 2.000 pesos en un mueble”, agregó el autor de los diseños.

Artículos destacados