Pasar de ser un proyecto a una pyme tecnológica

La institución ofrece el apoyo necesario para convertir una idea en un emprendimiento exitoso: espacio físico, servicios, consultoría, asesorías y capacitación para emprendedores.

La incubadora de empresas de base tecnológica del Famaf abre su primer llamado a los emprendedores para que presenten planes de negocios y emprendimientos de base tecnológica. La convocatoria está dirigida a los emprendedores que quieran tener su propia empresa con proyección global y que sepan desarrollar software, paginas web o, simplemente, tener alguna idea innovadora en otra industria.

Los emprendedores que se postulen tendrán la posibilidad de conseguir la exposición del proyecto ante potenciales clientes o inversores (se trata de inversiones promedio de entre 50 mil a 500 mil dólares); acceso a una red de apoyo (consultores voluntarios especializados en áreas como marketing, operaciones, recursos humanos, finanzas, aspectos jurídicos, abiertos a recibir consultas de cada equipo) y capacitación en la identificación de la solución propuesta, de la identificación del cliente, de explicar el problema, y de justificar por qué el cliente va a pagar por ello.

¿Qué buscan en Famaf? “Impulsar la transformación de emprendedores talentosos, éticos, innovadores y con potencial de crecimiento. Desarrollar y articular el ecosistema de apoyo emprendedor para agilizar la dinámica de la creación de nuevas empresas en Argentina”, explican en la incubadora.

Sobre las incubadoras
Las incubadoras de empresas (IE) representan un ambiente que estimula la innovación y la creatividad de los emprendedores, proporcionando capacitación, asesoramiento profesional, financiamiento e infraestructura apropiada para crecer y desarrollarse en un mercado de alta exigencia y velocidad de cambio.

Tienen como visión ser un instrumento de desarrollo económico que permite la creación de riqueza, la inserción social y la generación de capital humano.

“Entre las empresas de base tecnológica se demostró que las empresas incubadas tienen tasas de éxito más elevadas que las no incubadas”, puntualizan en la entidad.

Un caso de éxito

– Machinalis es el nombre de la primera empresa radicada en la Universidad Nacional de Córdoba, específicamente en el Famaf.

– La empresa se está consolidando como diseñadora y exportadora de programas informáticos a EEUU y a Europa. Se dedica a hacer software informáticos a medida. Son aplicaciones de intranet, que no están a la vista del público, sino que son de uso interno de la empresa. En particular crean programas para administrar y gestionar los documentos de las empresas.

– Machinalis se conformó con cuatro socios, tres egresados y docentes de Famaf, de entre 27 y 30 años. Trabajaban en otra empresa que cerró.

Artículos destacados