Oficina móvil de microcrédito atraerá a más beneficiarios

El principal objetivo es que la entidad pueda liquidar préstamos en 48 horas, en cualquier parte de la provincia. Tendrá los mismos servicios que las oficinas centrales.

La Fundación Banco de Córdoba, que tiene entre sus objetivos fomentar el microcrédito en la provincia, está poniendo a punto una oficina móvil de microcréditos.

“Somos la primera institución especializada en microcréditos en la Argentina en contar con una unidad móvil que tendrá todos los servicios existentes en las oficinas centrales”, explicó a Comercio y Justicia Manuel Epelde, gerente general de la fundación.

Para este fin, la entidad adquirió una Ford Transit, la cual está siendo acondicionada para brindar los servicios de atención al microemprendedor en toda la provincia. “Esta unidad estará vinculada vía enlace satelital con los servidores de la fundación y permitirá desde cualquier punto de Córdoba, generar un nuevo microcrédito, refinanciar deudas, analizar los estados actuales de las cuentas, entre otras acciones”, puntualizó Epelde.

Según la entidad, el objetivo planteado con este proyecto es poder estar en condiciones de liquidar un microcrédito en 48 horas. Para ello, la unidad cuenta con una antena satelital, dos escritorios con computadoras, escáner digital, dos impresoras, generador eléctrico de última generación para estas unidades, aire acondicionado y, en caso de fallar el enlace satelital, contará adicionalmente con conexión inalámbrica vía módem.

Agilidad crediticia
Por otra parte, la Fundación cuenta este año con cinco agentes territoriales de microcrédito dispersos por la provincia. “Estos agentes cubren departamentos ya asignados, a los cuales se les hizo entrega de una netbook conectada vía red privada virtual con los servidores de la fundación con la finalidad de que cualquier agente pueda cargar un microcrédito desde el interior de la provincia y que, en el lapso de 48 horas, esté listo para liquidar, independientemente de que la carpeta física no haya llegado aún a las oficinas de la Institución”, completó el gerente.

En este sentido, Epelde agregó que estos agentes perciben sus remuneraciones, tal como se usa en los países avanzados en microfinanzas, derivado de un “mix entre la productividad de otorgamiento de créditos y la mora de su cartera otorgada”.

Sistema propio
La entidad desarrolló un sistema propio con mano de obra local, denominado Microcredit2.

Según Epelde, abarca la operatoria completa de la fundación, con un sistema de mesa de entrada que permite el seguimiento del expediente en cualquier estado que se encuentre (se va a poder controlar vía web con su número). Cuenta con un sistema de administración de los microcréditos articulado con un sistema de control automatizado de mora extrajudicial que permite controlar la mora temprana y, en caso de no funcionar, esta gestión automáticamente le asigna un procurador y la instancia pasa a ser judicial.

“El último módulo anexado contabiliza todos los movimientos de la fundación y la información de recaudaciones provenientes de los bancos, que los automatiza en asientos para ser aplicados a los cierres de ejercicios contables anuales”, contó.

Emisión vía web
Más aún, con el acomodamiento informático llevado adelante para poder implementar los cambios anteriores, la fundación pondrá en marcha la semana próxima la emisión vía web de las boletas de pago de los microcréditos. Esta opción permitirá imprimir la cuota del mes, consultar el saldo de la cuenta y refinanciar deudas, siempre y cuando la deuda no haya llegado a instancia judicial.

Artículos destacados