Más de cuatro millones de argentinas trabajan en modo free lance

El trabajo free lance es una tendencia que van adoptando muchos, y por la que sobre todo las mujeres se ven beneficiadas. Esta modalidad brinda la posibilidad de trabajar en un ámbito distinto de la oficina. Puede ser desde el propio hogar o un bar, ya que gracias a los medios informáticos y a las mejoras en la comunicación, cumple con todas las necesidades.

“Hay dos grupos de mujeres free lancers: las pertenecientes a la generación Millennial, cuya incorporación al mundo del trabajo fue a través del empleo independiente (menores de 35 años) y las mujeres que han tenido hijos y no quisieron reincorporarse a la relación de dependencia -o lo hicieron por poco tiempo, mayores de 35 años”, explica un informe realizado por la plataforma Freelancer.

En el último año, la cantidad de mujeres en Argentina que se volcó a esta modalidad de trabajo creció 30%, contando con más cuatro millones de mujeres registradas en la plataforma a escala global y alrededor de 60.000 en Argentina.

La tecnología permite realizar a distancia infinidad de trabajos. Según el portal de empleo, entre los más elegidos por las mujeres argentinas se encuentran el diseño gráfico, comunicación, community management, fotografía, redacción de contenidos, traducciones y marketing. Si bien para desarrollar algunos trabajos es necesario tener conocimientos en un área, hay algunos otros como data entry en los que no hacen falta títulos universitarios sino habilidades y dedicación.

Respecto a la cantidad de proyectos, siguiendo los datos del informe, la mayoría de las mujeres toman de dos a tres proyectos en forma paralela, aunque esto varía según la necesidad económica de cada familia (algunas de ellas sólo trabajan para mantenerse profesionalmente actualizadas y otras para aportar a la economía del hogar).

Más aún, si bien uno de los motivos para elegir esta forma de trabajo es la flexibilidad de horarios, se calcula que las free lancers trabajan diariamente entre seis y ocho horas, intercaladas con las rutinas de la casa, los hijos, ocio y actividades personales.

Artículos destacados