Mantener los activos, la clave para ganar mercados

¿Cuánto debe destinar una pyme al cuidado de su maquinaria? Según especialistas, se trata de un tema central para optimizar el funcionamiento e indispensable para crecer.

Los intercambios y balances actuales demuestran que el mantenimiento de activos en las pymes cobra gran importancia ya que este segmento no tiene en sus espaldas un respaldo financiero que le permita suplir equipos si fallan los que posee. Toda compañía que emplee maquinaria costosa para su producción sabe que el mantenimiento es clave para optimizar el funcionamiento de los equipos y para evitar parates en la línea de elaboración.

El RCM2 (Mantenimiento centrado en confiabilidad) es una metodología desarrollada por The Aladon Network, filial de IvaraCorp. que aplica una serie de técnicas orientadas a no dejar decaer los activos físicos de una organización. Según datos provistos por la entidad, esta planificación ya se practica en más de dos mil empresas en 80 países de todos los continentes. Sus creadores sostienen: “Cuando hay una limitación para realizar inversiones nuevas y cuantiosas, es cuando resulta más necesario maximizar el aprovechamiento y la disponibilidad de lo que tenemos. Éste es un principio que las pymes aplican a nivel mundial”.

Las pequeñas firmas industrializadas saben que este aspecto es parte del corazón de la empresa, sobre todo en aquellas que se han expandido a mercados exteriores, ya que deben asegurarles a sus clientes una entrega constante, en calidad y cantidad.

Algunas facilidades

“Hoy hay plataformas que permiten ayudar al personal de operación y mantenimiento, por ejemplo, por medio de información de diagnóstico on line de los equipos instalados, de modo de reducir los costos de mantenimiento y las paradas de planta imprevistas”, aseguró Maximilian Kon, director de Yokogawa Argentina, firma dedicada a desarrollar productos para la automatización industrial.

¿Qué acciones desarrollan dichas plataformas? Permiten visualizar el estado de los equipos de la planta por medio de un explorador del tipo Windows, determinan las tareas de mantenimiento a realizar, identifican rápidamente áreas de la planta que requieren atención y dan un diagnóstico en línea, entre otras posibilidades. “Desde un punto de vista económico existen sobradas razones para implementar estas plataformas en todas las plantas de operación continua, y más aún cuando el costo de una parada imprevista es alto”, señala Kon.

Estas soluciones tecnológicas permiten interrelacionar con otras de sectores distintos, generando una mayor circulación de la información y optimizando la totalidad del proceso productivo. Esto es una tendencia que hoy ya se impone en los países más industrializados.

Casos de pymes

Así lo vivencian en Plumari, empresa 100% argentina, experta en tinturas y cuidado del pelo teñido. La compañía cuenta con un laboratorio en el que se genera una producción propia con la que abastece el mercado interno y se exporta a toda Latinoamérica, Estados Unidos, Arabia Saudita, Australia, India, Francia, Inglaterra, Holanda, Bélgica e Irlanda. Los números dejan en claro que su foco está puesto en fabricar, por eso de los 120 empleados que componen su plantel casi la mitad trabaja en elaboración o en el laboratorio. A su vez, invierten en sus activos físicos que son costosos pues muchos son de origen europeo.

Basta saber que una una línea automática para fraccionamiento, envasado y estuchado de un kit cuesta aproximadamente 700.000 dólares. “Contamos con líneas automáticas y semiautomáticas para elaboración, envasado, etiquetado y estuchado de productos cosméticos”, aclara Yanina Plumari, directora de la firma.

En otro rubro, Fontenla es la empresa argentina con más prestigio en el mundo del mobiliario Premium y exporta seis por ciento de su producción.

Si bien su metier requiere un gran trabajo artesanal, la compañía se ha abastecido con equipos de aire asistido, agitadores neumáticos, lijadoras, máquinas neumáticas y engrampadora, entre muchas otras. En estos activos, la firma señala un valor aproximado es de $ 350.000.

Así, se ve claramente que toda pyme que quiera sostenerse y desarrollarse debe poner el foco en preservar sus activos, para desde ellos poder dar un salto a la calidad a los nuevos mercados que las esperan.

Artículos destacados