Las pymes como semilleros de buenos emprendedores

Una investigación recaba información de casos exitosos de emprendimientos de ex trabajadores de pequeñas empresas y pretende ser un incentivo para quienes piensan emprender.

“La proveniencia como emprendedor desde un empleo en una pyme podría explicar cerca de 30 por ciento de las nuevas empresas en América Latina y más de 55 por ciento en Europa y el Este de Asia”. Ésta es una de las principales conclusiones del estudio “Emprender desde la pequeña y mediana empresa”, realizado por la Universidad del Desarrollo (UDD) en conjunto con la Fundación para el Desarrollo Sostenible (Fundes).

En la investigación se recopilaron nueve casos de emprendedores exitosos en Latinoamérica con el objetivo de extraer buenas prácticas y factores de éxito que puedan ayudar al fomento del emprendimiento en la región.

Generalmente se difunden y conocen historias de “grandes emprendedores” o ejecutivos de importantes empresas, quienes -después de exitosas carreras y de ocupar cargos directivos- deciden independizarse. “Sin embargo se ha difundido muy poco sobre personas que provienen de una pequeña o mediana empresa y que se hayan convertido en emprendedores exitosos”, aseguraron los autores del libro José Ernesto Amorós y Carlos Varela, de la UDD, e Irma Gutiérrez, de Fundes.

Datos de la investigación
Las pymes son agentes importantes en la estructura económica de los países de la región, no sólo por su participación en el total de firmas sino también por su participación en el empleo y, en menor medida, por su participación en el producto interno. A su vez, la gran mayoría de estas empresas -continúa la investigación- han surgido por medio de un proceso emprendedor, “por lo tanto pueden ser ejemplo activo de cultura emprendedora que se puede transmitir a otros empleados de la empresa”.

En este marco, la publicación recoge el testimonio de emprendedores que tienen como denominador común el haber trabajado en pequeñas y medianas empresas antes de iniciar sus negocios independientes. “Este compendio remarca la importancia de las pymes dentro del contexto económico y social, no sólo como generadoras de empleo y riqueza sino también como ‘semillero’ de emprendedores”, puntualizaron los autores.

Los editores sostienen que el proceso de selección de los casos se basó en historias ejemplares de emprendedores cuyos negocios han sido exitosos dentro de sus respectivos países. Si bien “el éxito tiene muchas facetas”, como sostiene Amorós, la importancia de estos negocios se basa en que han logrado un crecimiento sostenido y se han consolidado en sus sectores industriales. Se seleccionaron nueve casos latinoamericanos de los que se destaca una experiencia argentina.

“Las pymes de rápido crecimiento juegan un rol crítico, ya que permiten la creación de nuevos empleos, lo cual es de interés tanto para el sector privado (crecimiento de las empresas), como para el sector público (empleo de la fuerza laboral y bienestar); generan competencia al fortalecer los mercados, redistribuyen los recursos y son potencialmente importantes para las entidades financieras como sujetos de crédito e inversión de capital de riesgo. Finalmente crean modelos de negocios que se auxilian de servicios profesionales (contables, legales, consultoría) lo cual también dinamiza los sectores en donde trabajan las pymes”, indicaron los autores de la publicación que está disponible en la web.

Therabel Pharma, el caso argentino

– Therabel Pharma SA es una pyme argentina de base tecnológica dedicada al desarrollo y provisión de soluciones y productos para la salud. La estrategia desde el comienzo se sustentó en la incorporación de nuevas tecnologías y desarrollos innovadores. Cuenta con cuatro unidades de negocio: servicios a terceras empresas; materias primas para la industria farma/cosmética; productos para piel y mucosas; y productos de uso médico.

– Marcelo Nacucchio -licenciado en Industrias Farmacéutico-Bioquímicas- y quien está al frente de esta pyme, valora como factores que marcaron el desarrollo de su firma la formación académica recibida; la especialización en tecnología farmacéutica en cursos de capacitación y entrenamiento; el aprendizaje de mercado y sobre todo el entrenamiento adquirido en cuestiones gerenciales en su previa experiencia laboral; así como el trabajo responsable e independiente.

Artículos destacados