La Universidad Popular de Embalse contribuyó a generar microemprendimientos turísticos

A partir de un curso de capacitación, este verano se pondrán en marcha tres propuestas turísticas de los alumnos. Fueron 20 horas de capacitación presencial y 10 a través del Campus Virtual de la Universidad Nacional de Córdoba
El programa de Universidades Populares de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) ya comenzó a tener los resultados esperados. La idea de expandir la educación y la capacitación más allá de los límites de un campus universitario se materializó en la articulación entre los municipios, la UNC y los distintos sectores productivos y sociales de las comunidades del interior.
Por un lado, el programa de Universidades Populares produjo más ofertas de educación no formal. Y, de la mano de lo anterior, consiguió generar fuentes de trabajo. Y en los rubros pertinentes a cada comunidad.
El primer caso se dio en la Universidad Popular de Laguna Larga, a partir de un curso de herrería y soldadura, una vieja demanda de la industria metalmecánica de la región.
Así fue cómo 10 egresados de esa capacitación fueron convocados a realizar sus prácticas profesionales en la empresa Econovo, líder en la fabricación de maquinarias de higiene urbana. Hoy, la mayoría de ellos ya fueron incorporados como trabajadores formales.

En esta oportunidad, la Universidad Popular de Embalse propició la realización de un curso de Servicios Turísticos, a cargo de Marcos Díaz, experto en la materia. Al cabo de 30 horas (20 presenciales y 10 horas a distancia a través del Campus Virtual), tres jóvenes que realizaron el curso concretarán este verano sendos emprendimientos turísticos.
“En el curso de Servicios Turísticos intentamos darles las herramientas a las personas para que puedan armar un emprendimiento con lo que tienen a mano, donde viven, fomentando la autoestima local. Con base en la lógica producto, precio y promoción, el curso propone armar servicios turísticos, con los recursos culturales, naturales y humanos de la zona.
En Embalse, con la central nuclear en retroceso, la necesidad laboral pudo canalizarse a través de emprendimientos. Y precisamente, ese fue el trabajo final de los alumnos: generar sus propias alternativas”, señaló Marcos Díaz.

Artículos destacados