La mayoría de las pymes son empresas familiares

Emprender en familia. La formación de microempresas como punto para superar la crisis es un punto que releva el informe.

Un informe elaborado por un equipo de docentes universitarios destaca el rol de las pymes familiares dentro de la economía. Además de generar una importante capacidad de mano de obra, estas empresas permiten el armado de circuitos de trabajadores en oficios y tareas.

La economía, tanto formal como informal, recibe aportes de diversos actores sociales, y uno de ellos es la pequeña y mediana empresa. Sin firmas prototipo cuya importancia y dimensión se evalúan en el marco de la estructura productiva nacional, las características que las diferencian de otro tipo de empresas residen en que tienen límites ocupacionales y financieros prefijados por el Estado.

Para conocer el rol determinante de las pymes, su constitución y composición, docentes del Departamento de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Matanza (Buenos Aires) investigaron a las empresas familiares.

Los investigadores indicaron que, al ahondar en los lazos de poder, tanto la comunicación interna como la externa, la toma de decisiones, la solución de problemas, el liderazgo, la capacitación, los valores, las creencias y los manejos contables en las empresas familiares “no superan la tercera generación” y que, generalmente, la segunda “se constituye a partir de la llamada ‘familia nuclear’, es decir, el padre, la madre y los hijos”.

“Las empresas familiares constituyen más de 90 por ciento de las pymes, lo que significa que su aporte, tanto a la economía formal como a la informal, es muy grande”, resaltaron los docentes.

Además, “generan una importante capacidad de mano de obra porque, aunque los cargos de control quedan centralizados en la familia, proporcionan a la sociedad un eje a partir del cual se arman circuitos de trabajadores especializados y no especializados en oficios y tareas”, especificaron.

Las funciones
A diferencia de las grandes empresas, todos los integrantes de la familia suelen desempeñar las tareas. En ese sentido, la investigación encuentra que, en general, las pymes no desarrollan un organigrama específico ni distribución de roles.

Como característica, la conducción y la toma de decisiones de este tipo de negocios se encuentran centralizadas en el socio fundador (si vive) o en sucesores directos. El resto trabaja en la parte operativa y, si la familia es nuclear, participa mediante opiniones pero no de decisiones.

En cuanto a los microemprendimientos, el director de la investigación, profesor Domingo García, señaló que “en algunos casos, recibieron ayuda económica de políticas sociales, que les sirven para comenzar y, muchas veces, para crecer. En general, esta ayuda es entregada por los municipios pero, principalmente, es gestionada por el Ministerio de Desarrollo de la Nación”.

De tal palo, tal astilla
De acuerdo con el informe final, en las empresas familiares relevadas todos los miembros de la familia se involucran directa o indirectamente con el emprendimiento. “En casi todos los casos, la madre o el padre comienzan a desarrollar un emprendimiento; si progresa, se suma el resto de la familia”, resaltó.

En ese sentido, “aun cuando muchas familias han abandonado la rigidez paternal vinculada con las generaciones mayores, todavía existe rigidez en la conducción y dirección que, en general, recae sobre el socio fundador o los hijos mayores”, explica el informe. Por eso, normalmente, es difícil que los miembros de una empresa familiar acepten la incorporación de algún especialista externo que ayude en la gerencia. “Muchas veces no confían en alguien que no sea de la familia”, reconocen los investigadores.

A modo de conclusión, este trabajo resalta la importancia de que la empresa familiar trabaje sobre la articulación de políticas sucesorias, de planeamiento y de administración compartida con el resto de los integrantes de la relación familia/empresa.

La investigación se llama La importancia de la empresa familiar en el sector industrial y, además de su director, entre los miembros del equipo se encuentran los docentes María Eugenia Ángel, Rosana González, Graciela Banchs, Marina Esperón, Carlos Caridad, Andrés Sliwa y Sonia Sak.

 

 

Artículos destacados