Jóvenes argentinos reconocidos entre los mejores innovadores de América Latina

GANADORES. Sus nombres se conocerán el próximo 30 de enero en la Ciudad de México.

La selección llevó un año y estuvo a cargo de una red de jueces especializados en las distintas temáticas. Para participar se abrieron dos vías: que los propios innovadores se postulen o que alguien más los nomine

Se dieron a conocer los finalistas del Innovator Under 35, un premio que reconoce proyectos de impacto de emprendedores jóvenes. Entre los seleccionados en la edición latinoamericana, hay cuatro argentinos: David Trejo Pizzo, Bárbara Tomadoni, Facundo Carrillo y Demian Brener por sus avances en informática, agricultura, salud mental y blockchain.

Los ganadores se conocerán en dos semanas, el próximo 30 de enero en la Ciudad de México. Más allá de que no hay una retribución económica, el premio ayuda a visibilizar los proyectos, a que escalen, por el prestigio del que goza.

“Es una premiación que da visibilidad y reconocimiento muy grandes. A nivel global, por ejemplo, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, y Sergey Brin, fundador de Google, lo ganaron. En Latinoamérica tenemos muchos casos de éxito, que entrar en contacto con la comunidad mundial de innovadores los ayudó a impulsar sus proyectos, a vincularse con los gobiernos locales”, dijo Beatriz Ferreira, CEO de Opinno LATAM y MIT Tech Review, la revista del Instituto Tecnológico de Massachusetts, que organizan el evento.

Proceso de selección

La selección llevó un año y estuvo a cargo de una red de jueces especializados en las distintas temáticas. Para participar se abrieron dos vías: que los propios innovadores se postulen o que alguien más los nomine. En total, fueron 2 mil candidatos menores de 35 años que encabezan proyectos en biotecnología y medicina, energía y sustentabilidad, nanotecnología y materiales, software, inteligencia artificial y robótica, computación y electrónica, hardware, Internet y web, transporte, y telecomunicaciones.

“Siempre buscamos proyectos que tengan potencial de impactar en la vida de muchas personas, con una visión de la tecnología como parte de la evolución del mundo. Sumado a eso debe haber un componente de originalidad, un grado de novedad que agreguen al campo donde están trabajando”, explicó Ferreira.

Después de los primeros filtros de selección, a los innovadores se les asigna una categoría entre: Emprendedor, Inventos, Humanitario, Pionero y Visionario. En esta edición, la número 30 de Latinoamérica, México lidera con ocho finalistas y le siguen Argentina, Brasil, Chile y Colombia, todos con cuatro.

Finalistas argentinos

David Trejo nació en Santa Cruz y se mudó a Buenos Aires para estudiar Ingeniería Electrónica en la Universidad de Palermo. Hoy tiene 28 años y siete patentes en su haber. Ellas están asociadas al concepto de “memristors”, una combinación de memoria y resistencia, que se propone emular una red neuronal de computadora. Su objetivo es fabricar un chip diminuto, de 45 nanómetros, que permita la máxima potencia posible sin que colapse. 

“Lo que logré con el último chip es emular 150 mil neuronas, es decir, ejecutar la misma red neuronal que una computadora en un chip. Pude hacerlo 200 veces más rápido, utilizar 10 veces menos energía y reducir 5 veces el tamaño del chip. En un principio me pasaba que después de mil conmutaciones el chip se quemaba. Hoy está en condiciones de resistir unas 6 millones”, contó Trejo.

Para explicar su potencial, dio un ejemplo: “Hoy cuando hacemos una traducción en Google, el pedido viaja en microsegundos a una supercomputadora que es la que te devuelve la respuesta. Pero en unos pocos años vas a poder hacer una traducción simultánea de una llamada y eso requiere mucha memoria, mucha batería. Para eso necesitás hardware que acelere la inteligencia artificial”.

Así llegó a lo que hoy define como el primer procesador de IA con “memristors” enfocado a redes neuronales. 

Por otro lado, con 29 años, Bárbara Tomadoni se recibió de ingeniera química y de ingeniera en alimentos, terminó un doctorado de tecnología en preservación de alimentos en la UBA y hace dos años está haciendo su trabajo posdoctoral. Ese trabajo es el que la llevó a estar entre los 35 innovadores jóvenes más destacados de la región.

Como investigadora del INTEMA, que depende del Conicet, se dedicó a desarrollar una solución al agro y al medioambiente: hidrogeles superabsorbentes para controlar la humedad en los suelos durante las sequías. Esos hidrogeles tienen dos ventajas: son 100% biodegradables, muy por encima de los que hoy se consiguen, y son más baratos porque se obtienen de residuos marinos, su material proviene de las algas.

Por su parte, Facundo Carrillo se interesó por la cognición. A medida que fue explorando, reconoció un campo fértil: a los psiquiatras, además de los análisis subjetivos que ya hacen, les podría ser útil una herramienta de inteligencia artificial para corroborar sus diagnósticos, pensó. Con esa premisa, junto a tres colegas, fundó Sigmind.

Sigmind inició su camino hace un año y medio y tuvo una gran recepción. De hecho, ya ganó el Samsung Innova en noviembre del año pasado. Hasta el momento, tienen pacientes en Buenos Aires, Santiago de Chile y Madrid. Todos ellos usan una app que funciona como un holter: los monitorea durante todo el día. Los pacientes después de cada actividad le hablan al celular y los algoritmos se ponen a trabajar, a analizar esos discursos. Una vez que están los resultados, el informe le llega directamente al médico.

Carrillo tiene 32 años. Estudió Ciencias de la Computación e hizo un doctorado en la UBA. Es investigador del Conicet y dentro de la compañía está a cargo de la pata científica, es el CTO. En su opinión, la nominación es otra “validación” de que van por el camino correcto, es un empujón más para que más profesionales de la salud conozcan el potencial de su aplicación y no lo sientan como una amenaza, sino como una ayuda.

Por último, Brener se recibió como ingeniero industrial en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). Hoy tiene 29 años y ya lidera una de las empresas líderes en ciberseguridad enfocada en blockchain.

Para el emprendedor, estar entre los seleccionados del MIT es una posibilidad de extender la influencia de su compañía. “Buscamos proteger la infraestructura de una nueva economía abierta, así que todos nuestros esfuerzos actuales y futuros van enfocados en cumplir con esta misión”, remarcó.

 

Artículos destacados