España es donde menos firmas se crean cada año

No es la primera vez que una organización internacional pone de manifiesto las dificultades del sistema regulatorio español para crear una empresa mercantil, en cuanto a número de trámites, tiempo y gastos.

El Banco Mundial lleva varios años calificando este marco entre los “peor parados” de su estudio “Doing Business”.

Ahora es otro organismo económico, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el que califica a España como el segundo país, de los 30 que componen la organización, donde más cuesta constituir una pyme de hasta 50 empleados, tan sólo superado por Grecia. La República Checa, Austria, Polonia, Japón, Alemania, Suiza, Luxemburgo, Holanda e Italia siguen en la clasificación a ese país.

Así lo certifica una investigación realizada por expertos de la OCDE, quienes constataron cómo, en un escenario de crisis económica, esta situación se tradujo en una reducción del índice de creación de nuevas sociedades. Además, de acuerdo con una comparativa a partir de los datos de los últimos cuatro años, España es el país donde la crisis tuvo un mayor impacto en la constitución de nuevas pymes. Así, por cada 100 sociedades que se fundaban en 2006, tan sólo 54 se incorporaron al mercado en 2010, una reducción de 46 por ciento.

El segundo en este capítulo es Dinamarca, cuyos niveles de creación de empresas se situaron el año pasado en 77,72 por ciento con respecto a 2006, a falta de constatar los resultados del último cuatrimestre.

El impacto de la crisis fue particularmente duradero en Dinamarca y España, donde el número de nuevas empresas creadas durante 2010 está aún bastante por debajo del máximo alcanzado antes de la crisis; una situación que también se da en Finlandia, Alemania, Holanda y Estados Unidos, indican los responsables del estudio.

Artículos destacados