En los emprendimientos tecnológicos se profundiza la brecha de género: cuáles son las multicausas de este fenómeno

Sólo 14,1% de este tipo de iniciativas en todo el mundo fue creado por mujeres. Especialistas coinciden en que esta situación ocurre principalmente por los estereotipos que hacen que ellas se orienten a carreras blandas, y una socialización que las aleja de la toma de riesgos y la autoconfianza para animarse a emprender. Las redes de apoyo que existen en Córdoba y Argentina

Las estadísticas dejan ver que, dentro del ecosistema emprendedor, la gran mayoría de los emprendimientos es fundada y liderada por hombres. Esta brecha se agranda aún más cuando se trata de emprendimientos tecnológicos: sólo 14,1% de los emprendimientos de base tecnológica de todo el mundo fue creado por mujeres, según el Global Startup Ecosystem Report 2020, Startup Genome. ¿Qué factores llevan a esta situación? ¿Se ha avanzado respecto a años anteriores o todavía faltan muchas barreras por sortear?

Para Paula Gialdi Svorcan, presidenta de la Asociación de Emprendedores Tecnológicos (Asetec) esta brecha “se va achicando pero de una manera muy lenta” y considera que se necesitan más de 300 años para cerrarla definitivamente. “Esta situación se da principalmente por los estereotipos que hacen que las mujeres se vuelquen a carreras blandas, de servicios, y se asocia a los varones con ser buenos en matemáticas o tecnología. Es normalmente en la universidad donde se empiezan a gestar los emprendimientos y se arman los equipos emprendedores entre pares. En las carreras relacionadas con la tecnología tenemos muchas menos mujeres estudiando, son espacios masculinizados, en donde muchas veces se reproducen estereotipos y discursos de violencia simbólica y micromachismo.”, cuenta Paula y señala que actualmente sólo 4% de los emprendimientos tecnológicos de Asetec está liderado por mujeres. 

Soledad Salas es cofundadora de Mujeres en Tecnología Córdoba (MeT CBa), una comunidad que busca cerrar la brecha de género en tecnología, mediante la formación, la visibilización de referentes mujeres y la generación de debate en el seno del ecosistema tecnológico. Con una comunidad activa de 700 personas, llevan sesibilizadas a más de 25 mil mujeres, personas trans, de género no binario y disidencias y capacitadas a más de 1.300. 

Para Salas, la brecha de género en tecnología es multicausal y en los emprendimientos tecnológicos es donde es más profunda. “De lo que observamos en el entorno y en nuestra comunidad, hay una falta significativa de mindset emprendedor en las mujeres, que coincide con una socialización que las aleja de la toma de riesgos y la autoconfianza para arriesgarse a emprender. Por otro lado, las investigaciones demuestran que existen claros sesgos de género en el entorno emprendedor: en las rondas de inversión, se invierte menos en startups fundadas por mujeres, aun cuando éstas muestran mejores resultados de rentabilidad”, señala. 

La presidenta de Asetec coincide con los sesgos de género y agrega: “Es muy importante reconfigurar las competencias que consideramos de ‘buen emprendedor/a´ para reducir la brecha de género, actualmente se consideran buenas competencias para ser emprendedor las que socialmente se relacionan con el hombre mientras que las relacionadas con la mujer, como la flexibilidad o empatía, están infravaloradas”. 

Impulsar la transformación

¿Cómo se puede transformar esta situación? Paula y Soledad coinciden en que el camino es generando “espacios seguros de encuentro y apoyo entre pares para potenciar la construcción colectiva y la sororidad, acompañando a las mujeres, personas trans, de género no binario y disidencias en cada etapa de su vínculo con la tecnología”. 

Salas agrega que también es necesario promover cambios culturales en el ecosistema tecnológico, tanto a partir de políticas que generen oportunidades y eliminen barreras de ingreso, permanencia y promoción de mujeres, como de cambios en las prácticas y relaciones en donde cada actor se haga responsable de desactivar situaciones en las que prevalezca el sexismo, los micromachismos y la discriminación de género.

Para Paula, el gran desafío es poder enfrentar estos sesgos y neutralizarlos. “Necesitamos más mujeres estudiando carreras STEM. También hay un gran desafío al momento de conseguir inversión. El crecimiento y escalamiento de una startup necesita de inversión y en América Latina solo 5% de los fondos de capital apoya a empresas lideradas por mujeres. Esto también nos hace pensar que necesitamos más mujeres inversionistas que fortalezcan la inversión de impacto en género”, puntualiza. 

En ese sentido, Soledad agrega que las mujeres hoy deben animarse a tomar riesgos, a enfrentarse a un entorno y a inversores que las juzgan de manera diferente por ser mujeres.

Reporte de género en Capital Emprendedor

En marzo de este año, la Asociación Argentina de Capital Privado, Emprendedor y Semilla (Arcap), realizó el primer Reporte de género en Capital Emprendedor. La información corresponde a todas las startups identificadas por Arcap que recibieron financiamiento de Capital Emprendedor o Semilla durante 2019.

De las 75 startups identificadas, sólo 13 cuentan con al menos una mujer en su equipo fundador. Mientras 82,7% corresponde a equipos formados íntegramente por hombres, 2,7% corresponde a equipos conformados íntegramente por mujeres. Es decir, el 14,6% restante de las startups invertidas en 2019 fueron cofundado por equipos mixtos.

“El crecimiento y escalamiento de una startup necesita de inversión y en América Latina solo 5% de los fondos de capital apoya a empresas lideradas por mujeres. Esto también nos hace pensar que necesitamos más mujeres inversionistas que fortalezcan la inversión de impacto en género”. – Paula Gialdi

Con respecto al género del CEO de las startups que recibieron financiamiento en 2019, los resultados fueron: hombres (89,3%) y mujeres (10,7%). Si bien este número está por debajo del promedio global ya que, según el World Economic Forum, 18,2% de las firmas globales están lideradas por una mujer, está por encima del porcentaje general de Argentina. Según el mismo organismo, sólo 8% de las compañías Argentinas es liderado por una mujer.

Entidades de apoyo

En la actualidad hay muchas agrupaciones trabajando esta temática desde las escuelas secundarias (como Chicas en Tecnología) y otras en el rol adulto de la mujer (como Mujeres en Tecnología). Se trata en todos los casos de generar comunidades de apoyo, donde la mujer se sienta en un ambiente seguro para el acercamiento a la tecnología o su profesionalización. Estas redes brindan apoyo y propuesta de valor, con una perspectiva de género muy clara.

En Córdoba: We Start: Un ejemplo es el programa We Start, organizado en conjunto entre Asetec, Met, la Incubadora Feminista Latinoamericana y la consultora E género. Se trata de una propuesta que busca acelerar la equidad de género en el ecosistema tecnológico. Es un programa de acompañamiento y desarrollo de cultura emprendedora en estudiantes universitarias de carreras de tecnología, que tiene por finalidad la creación de startups fundadas por mujeres. 

“Las investigaciones demuestran que existen claros sesgos de género en el entorno emprendedor: en las rondas de inversión, se invierte menos en startups fundadas por mujeres, aún cuando éstas muestran mejores resultados de rentabilidad”. – Soledad Salas.

“Con este programa ya llevamos adelante dos capítulos junto a las universidades de Córdoba, donde tuvimos los primeros encuentros junto a más de 150 mujeres. Los primeros encuentros tienen por finalidad generar experiencias de convivencia y formación para comenzar con el armado de la comunidad entre las estudiantes (ayudando a evitar su deserción) e inspirarlas en temas de emprendimiento”, comenta Gialdi Svorcan.

Para las especialistas, es necesario entender la diversidad -ya sea de género, etárea o cultural- como una forma de enriquecer a las compañías y generar un ambiente propicio para la innovación. 

En Argentina: Wise. Otro ejemplo es el programa Wise (Women in STEM entrepreneurship), iniciativa del BID Lab con el IAE como unidad ejecutora que se está llevando a cabo en Argentina, Perú, Colombia y Ecuador, que busca, por medio de capacitaciones y mentorías, que aquellas mujeres que están en carreras de base científico-tecnológica tengan las herramientas para empezar sus propios emprendimientos y, como siguiente instancia, para conseguir financiamiento.

Silvia Torres Carbonell, directora del programa Wise explicó: “Es básico pensar que la mujer puede desarrollar su carrera profesional en ámbitos no sólo vinculados con las ciencias humanas, sino también en la ciencia y la tecnología, pero Wise va un paso más allá porque, además, las incentiva a emprender dentro de esas disciplinas. La mayoría de las mujeres que estudia este tipo de carreras va a la academia o la investigación y no al sistema productivo y lo que estamos promoviendo es que se decidan a emprender porque creemos que la mujer agrega valor al ecosistema en forma totalmente complementaria al hombre”.

Por otro lado, Torres Carbonell también expresó que está viendo mayor presencia de mujeres en sectores en los que no solían involucrarse: “Antes pasaba mucho que los proyectos liderados por mujeres eran más relacionados con la belleza, lo textil, la educación, algunos temas de salud, pero estoy notando un cambio en los últimos años. Hay una tendencia a que las mujeres empiecen a tocar otros temas”. 


DOS CASOS DE MUJERES EMPRENDEDORAS EN TECNOLOGÍA (PONER CON FOTO EN DOS NOTAS SEPARADAS)

CASO 1

Cecilia Mariani, de Darwoft: “La falta de capacitación en finanzas en tecnologías es una de las principales barreras”

Cecilia Mariani fundó en 2017 la empresa tecnológica Fukuroo, que dos años más tarde se fusionó con Darwoft, de la que actualmente es CEO y socia. Se trata de una empresa tecnológica que resuelve problemas con el desarrollo de Software, usando tecnologías innovadoras como Inteligencia artificial, Blockchain, iOT

“Veintitrés por ciento de los tripulantes es mujer. Tenemos mujeres en todas las áreas y en todos los roles: en el directorio, liderando proyectos, líderes técnicas, desarrolladoras, QA”,cuenta Cecilia al ser consultada sobre la cantidad de mujeres en su equipo de trabajo. 

Según expresa la emprendedora, su experiencia en el rubro ha sido positiva, de mucho crecimiento y aprendizaje. Trabajó por casi 20 años en empresas multinacionales como Intel o Motorola hasta que decidió emprender invirtiendo todos sus ahorros. “Sentía que me faltaba conocer un poco de finanzas, de marketing y de ventas. Realice el programa Wise (Women in Stem) una iniciativa del IAE en alianza con el BID. Ello me dio no sólo mayor conocimiento para emprender sino también una red de contactos increíble, destaca. 

Para Cecilia, cualquier momento es una buena oportunidad para hacer negocios y nota que entre los hombres se da con mayor naturalidad que entre mujeres y rápidamente comienzan a hacer conexiones de negocios. “En el caso de las mujeres la charla rápidamente se centra en los hijos, la familia, la escuela, los pools, y hasta cómo combatir los piojos; eso de algún modo nos termina alejando del mundo de los negocios. Tenemos que tejer redes de apoyo ya sea con familiares, amigas, madres del colegio para poder salir a trabajar sobre todo cuando nuestros hijos son pequeños”, expresa la emprendedora y asegura que “un gran desafío es que las mujeres puedan equiparar las actividades de cuidado y de colegio de los hijos con los papás”. 

Otro gran desafío para las mujeres -según la emprendedora- es pensar en qué queremos hacer y cómo hacerlo. “No postergar nuestros sueños o ponerlos siempre en un segundo plano”, dice. 

La falta de capacitación en finanzas en tecnologías y en cómo pensar un emprendimiento desde su concepción a mayor escala, que pueda ser global y en equipo, son una de las principales barreras que para Cecilia aún faltan derribar. Y una forma de impulsar o cambiar esta realidad es desde la generación de programas tecnológicos de mayor interés para las mujeres desde el colegio primario y secundario: “Los cursos de robótica y de electrónica hacen que los varones se interesen rápidamente por las ingenierías. Hoy creo que tenemos un gran desafío en descubrir cuáles son los motores motivadores de las mujeres, que nos acercan a la tecnología. Que cosas queremos cambiar, en que podría ayudarnos la tecnología. Y enseñar sobre las tecnologías disruptivas actuales, y en que se están usando hoy en el mundo”, señala. 

En crecimiento

Uno de los diferenciales de Darwoft es el product discovery, un prototipo en corto tiempo que ayuda a entender a los usuarios y a sus necesidades. Otro diferenciador es el uso de tecnologías transformadoras como Inteligencia artificial, Blockchain, Internet de las cosas. 

Actualmente, 50% de la facturación es internacional, principalmente de los Estados Unidos. Y la facturación en Argentina proviene de un grupo cliente insignia. “Este año hemos creado una nueva unidad de negocio en Estados Unidos. La proyección a mediano plazo es el crecimiento de esta unidad de negocio. A largo plazo queremos seguir creciendo y llegar a ser 200 personas”, proyecta Cecilia. 


CASO 2 

María Agutina Ibañez, de Evaluados: 

Evaluados es una empresa de tecnología en educación que se enfoca en identificar y solucionar el problema de la deserción estudiantil. “Proponemos un aliado que es el celular para empezar a registrar la trayectoria y el rendimiento académico y anticiparnos con alertas aquellos puntos donde se tiene que reforzar, aquellos temas o conceptos que no quedan claros. Estamos incorporando tecnología para empezar a automatizar y personalizar ese rendimiento de manera individual de cada estudiante”, explica María Agustina Ibañez, fundadora y COO de Evaluados.

Esta startup surgió hace cinco años después de haber participado en Startup Weekend Córdoba y hoy, en pleno crecimiento, la empresa tiene presencia en universidades de Estados Unidos, Ecuador, Colombia, México, Perú y en Argentina, donde tienen de cliente a la Universidad Siglo 21. 

“Como emprendedora fue una experiencia exponencial, de aprendizaje continuo, de mucha curiosidad y autodidactismo, porque para tecnología uno siempre tiene que estar en la ola de las novedades, en qué es lo nuevo”, cuenta Ibañez. 

Según la experiencia de la emprendedora, uno de los obstáculos que atraviesan las mujeres para emprender está relacionado con la brecha que existe entre las gerencias y las direcciones de las empresas y cómo a las mujeres no se les enseña a tener una visión de negocios. “Muchas veces creemos que nuestro problema pasa por la falta de confianza, cuando en realidad lo que necesitamos es tener visión de negocio y estrategia. 

Sobre la brecha de género en el sector, Ibañez considera que de a poco se irá nivelando, pero destaca la importancia que se propongan diferentes dinámicas para “despertar el chip emprendedor, de liderazgo o de encontrar soluciones a problemas desde más chicas y así empezar a reconocer el potencial femenino desde la juventud”. 

“Necesitamos más programas para despertar el liderazgo en las mujeres y así comenzar a tener más referentes femeninas en el mundo de las empresas”, agrega. 

Crecimiento en pandemia

Para Evaluados, la pandemia fue una oportunidad para enfocarse en las relaciones con sus clientes y entender las problemáticas actuales de las universidad a las que se les sumaron complicaciones con el aislamiento. “Las universidades también entendieron que necesitaban contar con nuevas plataformas para acercarse más a los estudiantes y nosotros somos un aliado en esa unión. Fue un proceso de entender y generar nuevas soluciones para ofrecer una propuesta mucho más robusta y la nueva modalidad de reuniones virtuales nos ayudaron mucho a llegar a otros países”, cuenta María Agustina. 

A mediano plazo, Evaluados se proyecta como un socio de innovación clave con las universidades, creando productos con experiencias de micro learning, que no sólo releven el rendimiento académico de los estudiantes sino también emocional y de intereses. 

A largo plazo proyectan seguir creciendo en Estados Unidos y llegar a Europa.

Sé el primero en comentar en "En los emprendimientos tecnológicos se profundiza la brecha de género: cuáles son las multicausas de este fenómeno"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados