En 2011 cayó la rentabilidad en casi la mitad de pymes nacionales

En cerca de 47% de las pequeñas y medianas empresas la rentabilidad disminuyó con respecto a 2010. Por otra parte, siete de cada diez pymes argentinas (68,8%) aumentaron las ventas durante el año.

El Ieral pyme de la Fundación Meditaerránea realizó el relevamiento Realidad Empresaria 2011y Perspectivas 2012 con el fin de estudiar el estado de situación actual y perspectivas de las microempesas y pymes. Se analizaron los resultados referidos a las variaciones en el ritmo de ventas, rentabilidad, inversión productiva y empleo, entre otras, del año 2011, respecto del año 2010 y las proyecciones para el año que viene.

Uno de los datos más relevantes del estudio está relacionado con el ritmo de ventas. En este sentido, casi 70 por ciento (68,8) de las pymes aumentó las ventas, 6,3 por ciento de estas empresas registró una disminución del ritmo de ventas y el 25 por ciento restante no registró cambios.

Respecto al ritmo de ventas de las microempresas se tiene que 64,5 por ciento de ellas vieron aumentar las ventas en 2011 respecto del año 2010. En 12,9 por ciento disminuyeron las ventas y en 22,6 por ciento se mantuvieron igual.

A pesar de estos números positivos en su mayoría, al ser consultados sobre la rentabilidad del sector los datos no fueron tan alentadores. Así, cuando se observa la rentabilidad según tamaño de empresa se destaca que en las pymes 71,9 por ciento no experimentó un incremento en la rentabilidad (en 46,9 por ciento disminuyó la rentabilidad y en 25 por ciento se mantuvo igual). Para las microempresas se observa un mejor escenario: 41,9 por ciento aumentó su rentabilidad, mientras que 35,5 por ciento la mantuvo constante y en 22,6 por ciento, cayó.

Inversión productiva

Según el informe, por tamaño de empresas se aprecia que 67,8 por ciento de las microempresas no aumentó la inversión productiva (en 58,1 por ciento mantuvo constante el nivel y en 9,7 por ciento disminuyó), mientras que para 32,2 por ciento sí se produjo un aumento.

Respecto a las pymes, 61,3 por ciento aumentó la inversión, mientras que en 38,7 por ciento no se dio aumento (en 32,3 por ciento se mantuvo constante y en 6,4 por ciento disminuyó). En este sentido, se observa que las pymes fueron las que más aumentaron la inversión productiva y menos la disminuyeron. Por su parte, las microempresas fueron las menos dinámicas y las que más estancaron su nivel de inversión.

Sobre el empleo

En otro orden, 40 por ciento de las microempresas aumentó el nivel de empleo durante 2011 respecto al año previo. De estas firmas,  46,7 por ciento no modificó su nivel de empleo, mientras que 13,3 por ciento lo disminuyó. En las pymes, 54,8 por ciento aumentó su número de trabajadores, 35,5 por ciento lo mantuvo constante y 9,7 por ciento lo disminuyó.

Nivel actual de demanda

Esta información, según tamaño de empresa, revela que 67,7 por ciento de las microempresas calificó su nivel de demanda estimado como normal,  19,4 por ciento afirmó que es superior al normal y otro 12,9 por ciento que es inferior al normal. Para las pymes, 58,1 por ciento consideró que el nivel de demanda es normal. En tanto que  25,8 por ciento respondió que es superior al normal y 16,1 por ciento que es inferior al normal.

Al consultarse sobre el stock de productos finales, para el caso de las microempresas encuestadas se tiene que 14,3 por ciento cuenta con inventarios superiores a lo planificado, 7,1 por ciento con inventarios inferiores y 50 por ciento con inventarios iguales al planificado al momento de la encuesta. Son firmas que no operan con inventarios 28,6 por ciento.

Para el caso de las pymes, se exhibe que 3,1 por ciento cuenta con stock superior al planificado, 15,6 por ciento con stock inferior y 46,9 por ciento con stock igual al planificado. Constituye firmas que no operan con inventarios el 34,4 por ciento restante.

Capacidad instalada

Al analizar el nivel actual de la utilización de la capacidad instalada (UCI) según el tamaño de las empresas, se observa que para los dos tipos de empresas supera 81 por ciento. Para el caso de las microempresas encuestadas las respuestas muestran que 38,5 por ciento de las firmas posee una UCI entre 81 por ciento y 90 por ciento, mientras que 30,8 por ciento tiene su UCI entre 91 por ciento y 100 por ciento. Respecto a las pymes se aprecia que 40,6 por ciento afirma que su UCI se encuentra entre 81 por ciento y 90 por ciento, al tiempo que 28,1 por ciento posee una UCI entre 91 por ciento y 100 por ciento.

Por otra parte, según tamaño de empresa se observa que 53,6 por ciento de las microempresas tiene un tamaño de planta igual al nivel óptimo, 35,7 por ciento posee un nivel inferior al óptimo y sólo 10,7 por ciento dispone de un tamaño de planta superior al óptimo. En el caso de las pymes, 45,2 por ciento se encuentra con un tamaño de planta igual al óptimo, mientras que para 29 por ciento es inferior y para 25,8 por ciento es superior.

Expectativas para 2012
La mayoría espera una “situación general estable” el año que viene

En el relevamiento empresarial realizado por Ieralpyme también se consultó sobre la situación general de la empresa para 2012. Así, si se tiene en cuenta el tamaño de las firmas, se aprecia que 45,2 por ciento considera que la situación general se mantendrá igual durante el primer trimestre de 2012. En tanto que para 38,7 por ciento la situación mejorará y para 16,1 por ciento, empeorará. Del total de pymes, 41,9 por ciento considera que la situación no cambiará, mientras que 32,3 por ciento considera que mejorará y 25,8 por ciento que empeorará.

En cuanto al ritmo de ventas, se tiene que 35,5 por ciento de las microempresas espera un aumento del ritmo de ventas para 2012, mientras que 41,9 por ciento espera se mantenga constante y 22,6 por ciento espera que disminuya. Respecto de las pymes, 46,9 por ciento considera que el ritmo de ventas aumentará, al tiempo que  40,6 por ciento manifestó que se mantendrá constante y sólo 12,5 por ciento espera una caída. Las pymes son las que tienen mejores expectativas en cuanto al ritmo de ventas.

Más aún: si se ordenan las empresas según su tamaño, se tiene que 32,3 por ciento de las microempresas espera que disminuya su rentabilidad durante 2012 y en las pymes ese porcentaje se eleva a 34,4 por ciento. Al considerar las expectativas de que se mantenga constante la rentabilidad se observa que 34,4 por ciento de las pymes y 32,3 por ciento de las micro esperan esto.

En lo que respecta a la inversión productiva, para las microempresas se tiene que 38,7 por ciento de ellas considera disminuir el nivel de inversión productiva en 2012, otro 38,7 por ciento espera un aumento y 22,6 por ciento restante espera que se mantenga igual. En cuanto a las pymes, se encontró que 46,9 por ciento espera disminuir su inversión productiva, siendo este sector el que espera esto en una mayor proporción. A su vez, 18,8 por ciento espera que permanezca constante y 34,4 por ciento, que aumente.

Artículos destacados