Empresarios pyme aseguran que están muy estresados

En la Argentina, las principales causas están relacionadas con el elevado importe de los gastos generales, la falta de entrega de créditos y el escaso capital circulante.

Con 46 por ciento de las pequeñas y medianas empresas (pymes) de todo el mundo que declara haber sufrido un aumento del estrés en los dos últimos años, resulta evidente que el difícil ambiente económico de estos años afectó tanto el comportamiento empresarial como la vida personal de los empresarios.

Al menos así se desprende de una encuesta encargada por Regus, que asegura que 37 por ciento de los encuestados argentinos dice que su nivel de estrés aumentó significativamente en los dos últimos años.

Además de los niveles generales de estrés, la encuesta examina los principales motivos de preocupación que lo causan. En general, los empresarios pyme dicen estar ante todo preocupados por la caída de ingresos y beneficios. La segunda causa de preocupación es la falta de liquidez o capital circulante para invertir en la reactivación económica, causa seguida muy de cerca por la demora en los pagos.

Datos locales
En Argentina, más concretamente, el principal factor de estrés fue el elevadísimo importe de los gastos generales, seguido por la falta de entrega de créditos y el escaso capital circulante.

Mark Dixon, CEO de la operadora de espacios de trabajo Regus, comentó: “En un momento en que las pymes salen de un período de dificultad económica y se preparan para invertir en la recuperación, sus preocupaciones revelan que los gastos generales siguen siendo muy elevados, y que posiblemente hayan aumentado todavía más a causa de dicha reforma. Las firmas argentinas siguen estando preocupadas por la imposibilidad de acceder a créditos bancarios y por la falta de capital circulante, dos elementos vitales para un crecimiento y desarrollo económico a largo plazo”.

Cómo mejorar el rendimiento
Para combatirlo, Regus ofrece una guía con los principales consejos para que los trabajadores argentinos puedan mejorar su calidad de vida y su ambiente laboral al reducir los niveles de estrés en los empleados y así ayudarlos a mantener un balance saludable en su vida laboral.

Entre los consejos, se encuentran: equilibrar la vida laboral con la vida personal; evitar la sobrecarga de trabajo; planificar con tiempo las tareas, delegar cuando sea necesario, establecer límites de tiempo en la ejecución de actividades; adaptar el entorno de trabajo y mantenerlo limpio; es recomendable hacer pequeños descansos durante la jornada laboral que permitan al trabajador desconectarse brevemente y así emprender una nueva tarea con mayor concentración; motivar y ser motivado positivamente.

“Las pequeñas empresas y medianas constituyen un importante barómetro del crecimiento y la innovación de cualquier país. El éxito empresarial es un indicador de innovación y de futura generación de riqueza. En vista de su importancia, las preocupaciones y los obstáculos a los que se enfrenta este segmento podrían tener graves repercusiones en el conjunto de la economía”, concluyó Dixon.

Artículos destacados