El factoring como herramienta financiera para pequeñas empresas

Se trata de una alternativa que se utiliza para proporcionar liquidez y que libra las compañías de todo el trámite que significa el cobro, permitiéndoles mayor flexibilidad en sus créditos.

El factoring es una alternativa de financiación cada vez más utilizada, gracias a la cual las empresas pueden transformar en efectivo las cuentas por cobrar. “El negocio de factoring implica utilizar las facturas comerciales que generan las empresas pymes como garantía para operaciones de financiación”, explicó a Comercio y Justicia Guillermo Busso, socio director de Grupo Fimaes.

Así, el especialista aseguró que, generalmente, las compañías pequeñas o medianas que venden a grandes empresas y que en muchos casos compran insumos también a grandes compañías, tienen permanentemente necesidades de financiar su capital de trabajo, ya que cobran a un plazo promedio de 60 ó 90 días y, por lo general, pagan a proveedores en un plazo más corto. Incluso, muchas veces deben hacerlo al contado.

“Ese tiempo entre que se produce la venta y se obtiene el dinero es crítico. Pero, además, este tipo de empresas no cuenta con apoyo financiero suficiente por parte del sistema bancario que les permita acceder a líneas de crédito que las acompañen en su crecimiento. Sin embargo, las pymes con buenas carteras de clientes ofrecen una muy buena oportunidad de negocios, ya que existe una diferencia marcada entre el riesgo real y el aparente”, completó el especialista.

Cómo funciona
Básicamente, la metodología de esta operación consiste en la cesión de los  instrumentos de crédito, es decir de aquellas facturas a cobrar, a una empresa de factoring que, a la vez, le adelantará a la empresa un porcentaje del monto de esas operaciones y pasará a tener a su cargo la cobranza de las cuentas por cobrar que, en definitiva, es el capital de este tipo de empresas.

“Las operaciones de factoring tienen como principal ventaja para quien las financia que, al administrar la cartera de cuentas a cobrar de su cliente, conoce muy bien el desarrollo de su negocio, su crecimiento, sus principales clientes y sus posibles problemas -originados por créditos morosos o incobrables-, lo que permite saber qué financiamiento otorgarle”, dijo Busso.

Las ventajas

– Permite obtener financiación.
– Optimiza el flujo de caja de la pyme.
– Aumenta la liquidez, lo que permite a la empresa administrar su capital de trabajo en la forma más beneficiosa para su negocio.
– Disminuye las cuentas a cobrar y amplía las posibilidades de crédito.
– Agiliza las tareas administrativas, ya que le permite concentrarse en la gestión comercial al delegar el servicio de cobranzas.

Artículos destacados