Educar en el valor del dinero en la familia empresaria

La familia es la auténtica formadora de la familia empresaria. Con algunas reflexiones sobre el valor del dinero, el artículo sensibiliza a los padres, líderes empresariales de hoy, sobre la ardua tarea de educar en valores.

Por Natalia Christensen * 

La auténtica educación en valores se transmite, pasa de padres a hijos desde el mismo día del nacimiento hasta el final de la vida.

En reiteradas ocasiones el empresario acude a un asesor de empresa familiar solicitando sus servicios para hacer un protocolo familiar o planificar su sucesión, en circunstancias en las cuales estos recursos tienen poca valía. Por este motivo, insistentemente las instituciones públicas y privadas realizan esfuerzos por sensibilizar y apoyar a la familia empresaria con más información y conocimiento de la materia, para prevenirla y educarla en procesos de organización y profesionalización.

En este sentido, se busca resaltar que la educación es una de las tareas más importantes y difíciles para padres, empresarios, matrimonio fundador de un negocio, que buscarán continuarlo. En esta tarea es trascendental exigirse al máximo, y la edad vital de mayor rigor es a partir de los 7 ó 10 años de sus hijos, hasta el inicio del bachillerato o secundario.

Los padres nunca debemos olvidar que los niños aprenden continuamente de lo que ven, no sólo de lo que escuchan en el hogar sino, sobre todo, de lo que ven en los comportamientos, actos, cómo respondemos los padres ante los problemas. En definitiva, los niños observan y copian el proceder de sus padres ante la vida, ante el uso del dinero y el poder que éste les da.

Cuando los hijos de empresarios familiares se crían disponiendo de más recursos que sus compañeros de colegio, logran tener todo lo material que desean y viven con mayores privilegios, es responsabilidad de los padres educarlos en el valor del dinero y orientarlos respecto de este tema.

Porque de igual manera que los hijos perciben un status especial por pertenecer a una empresa familiar rentable, también tienen que percibir y conocer que la familia, incluso ellos, son los únicos responsables de conservar ese estado, entendiendo cuestiones básicas de administración y gestión del dinero. Sin perder de vista que esto, más pronto o más tarde, será de gran incidencia en las probabilidades de hacer perdurar la empresa, incrementar la riqueza y preservar el patrimonio financiero familiar, que algún día será herencia, o en algún caso también puede haberlo sido.

Por este motivo, se recomienda a los empresarios familiares que desde los 7 ó 10 años de sus hijos se los eduque en el valor del dinero como un instrumento, un medio que asegura la tranquilidad mental y el bienestar de la familia, pero que NO ES un fin como objetivo de vida. También es bueno sensibilizarlos del poder asociado al dinero y la responsabilidad social de poseerlo y administrarlo.

Esta tarea de los padres no finaliza en el modo de usar el dinero sino que también incluye saber conciliarlo con la vida para vivir felizmente con el dinero. Sin dependencias, sin ataduras, sin culpas, complejos, sin miedos. Hablar del dinero en la familia, con los hijos, trae consigo conocer que aquél se obtiene con dedicación, trabajo honesto, educación, tiempo e inteligencia para administrar y conciliar derechos con obligaciones.

Atender y entender cuáles son las creencias de la familia, así como las que se van gestando respecto al dinero en los hijos y siguientes generaciones, es muy importante porque lo que los hijos piensen y crean afecta, afectará en su desempeño, en su vida y en el futuro de la empresa familiar.

Utilizar el dinero a conciencia siendo personas sensibles, flexibles, disciplinadas, respetuosas con los demás y seguras de sí mismas es un aprendizaje lento que puede verse 20 o hasta 40 años más tarde; y esto se pone a prueba cuando a la siguiente generación le llega la hora de tomar la responsabilidad de su legado, y suceder.

*Asesora de familias empresarias

Responsable de la columna: Carlos A. Molina Sandoval 

Artículos destacados