Documentación y plan financiero deficientes: trabas para el crédito

Para las pymes, acceder a financiamiento bancario no es tarea sencilla. Un analista de riesgo crediticio cuenta cuáles son las claves para presentar con éxito una carpeta de crédito al banco y enumera cuáles son los errores más habituales.

Por Natalia Riva – nriva@comercioyjusticia.info

“Son muchos los factores que inciden en el éxito al presentar una propuesta de crédito a un banco, pero vale la pena destacar algunas claves: la presentación de una buena nota con el detalle de la actividad, cómo es el plan de negocio de la firma y cómo son las características generales de la explotación. Las actividades pueden ser concentradas por sector, pero cada empresario otorga su propia impronta al negocio”. La frase corresponde a Gustavo Bosia, subgerente de riesgos comerciales de Bancor, y quien hoy dará una útil charla denominada “¿Cómo presentar una carpeta de crédito al banco?”. La actividad -sin cargo- es a las 15 en la sede de la Unión Industrial de Córdoba (UIC), en Entre Ríos 161. Antes, el analista de riesgo bancario dialogó con Comercio y Justicia y profundizó sobre la realidad de los préstamos bancarios para este sector

– ¿Cómo se toman las decisiones en los bancos sobre las pymes?
– Siendo pyme se debe tener en cuenta que es muy probable que las decisiones de crédito se terminen tomando como consecuencia de un trabajo de gabinete de un analista de riesgo crediticio, que tiene pocas chances de conocer in situ a la empresa (mientras más grande sea el negocio, mayor probabilidad que algún funcionario visite el emprendimiento), por lo que esta nota puede ser una de las pocas alternativas para transmitir las particularidades del negocio.

– ¿Y qué hay con los requisitos que la entidad bancaria exige?
– Otro tema importante es atenerse al check list que el banco exige como integridad del legajo, no haciendo entrega parciales, conociendo que hasta que no se cumplan con todos los requisitos, el caso no va a ser tratado por las instancias decisorias y, además, las entregas parciales generan la percepción de desorden administrativo.

– Concretamente, ¿qué condiciones no pueden faltar al momento de solicitar un préstamo bancario?
– Tener un buen récord de antecedentes comerciales y financieros (no figurar en las bases negativas de consulta, como central de deudores del BCRA, Veraz, Nosis, etcétera.., informado por mal comportamiento de pago), contar con capacidad de flujo de fondos para el pago de los créditos ya tomados más los que adicionalmente se soliciten, demostrados en los estados contables y en las posiciones fiscales (éstas son las estadísticas mas relevantes), y un flujo de fondos proyectados sustentado en un plan de negocios creíble y bien explicado. Tener cierta solvencia y consistencia patrimonial.

– ¿Cuáles son los errores o dificultades más comunes?
– Los más habituales se pueden dividir en dos orígenes: el primero es la deficiencia en la presentación de la documentación, como puede ser un flujo de fondos proyectados sin detalle de las premisas que han sido tenidas en cuenta para su confección y, que en una primera lectura, puede aparentar ser demasiado optimista para el analista. Por el contrario, si tiene una buena explicación sustentable, podría pasar a ser una buena herramienta para la toma de decisiones. El segundo desacierto es errar en la estrategia financiera, esto es, solicitar ser asistido por una herramienta financiera no acorde a la necesidad de crédito de la pyme.

– La informalidad y la falta de garantías suelen ser dificultades comunes para acceder a un crédito ¿Desde el sistema financiero existen facilidades para ayudar a estas empresas a que finalmente tengan el capital?
– Tanto el alto grado de informalidad como la falta total de patrimonios atentan contra las pymes en el momento de aplicar para un crédito. El sistema financiero tradicional no contiene a las empresas que presentan estos defectos, y esto es así por la propia génesis del negocio, en la que los bancos tienen la responsabilidad de otorgar créditos con fondeo que proviene de los depósitos de los ahorristas, destinados a deudores cuya capacidad de repago debe ser debidamente evaluada y garantizada. Esta actividad de intermediación tiene amplias regulaciones en materia legal y de órganos de contralor, como la ley de entidades financieras, y el propio BCRA. Es por esto que el sistema bancario no atiende actividades informales.

– En otro orden, ¿cuál es el principal destino de los fondos que piden las pymes?
-Tienen necesidades de todo tipo. Los pedidos se concentran en atención a las evoluciones comerciales de los negocios, por medio de créditos de corto plazo destinados al refuerzo del capital de trabajo. Ocurre que estas asistencias apalancan las actividades, entonces luego se tornan en necesidades de inversión, cuyos perfiles de riesgos cambian y no tienen tanta cabida en el sistema financiero, y allí es donde muchos empresarios caen en la trampa de financiar bienes de capital (cuyo repago proviene de los resultados) con créditos de corto plazo (cuyo repago proviene de las ventas).

– ¿Qué importancia tiene el sector de las pequeñas y medianas empresas para las entidades financieras?
– Son totalmente relevantes. Si bien la distribución se encuentra cerca de la aplicación de la ley de Pareto (aproximadamente 80% de la cantidad de empresas calificadas son pyme, y se llevan aproximadamente 20% del monto total de colocaciones), el volumen de pymes le entrega al sistema varias ventajas, como ser la atomización del riesgo crediticio, una importante base de trabajo para la banca de individuos mediante los convenios de pago de haberes, entre otros. En lo personal, agrego que la asistencia a pymes también permite aplicar uno de los principales objetos de la existencia del sistema financiero bancario, puesto que ayuda a apalancar sus actividades, redundando en generación de empleo genuino, eficiencia tecnológica, y desarrollo económico tanto de la empresa como de su entorno inmediato.

– ¿Por qué es tan difícil financiar empresas que recién comienzan?
– Los créditos de startup no cuentan con uno de los elementos básicos para la evaluación del repago de un crédito, como lo son las estadísticas históricas, tanto contables como comerciales, y de comportamiento de pago. El sistema financiero bancario generalmente no es propenso a acompañar créditos de estas características, ya que la capacidad de devolver el dinero prestado pasa a ser una variable que depende exclusivamente del flujo de fondos proyectados, y la concreción de éste depende que las inversiones se terminen de realizar en tiempo y forma, y que los planes comerciales tengan el éxito previsto por el empresario. Sin embargo, existen en el mercado muchas fundaciones y organismos dedicados exclusivamente a este tipo de asistencias, que pueden ser opciones para los microemprendedores.

Para tener en cuenta al pedir financiamiento

Claves: la presentación de una buena nota con el detalle de la actividad, cómo es el plan de negocio de la firma y cómo son las características generales de la explotación.

Sí o sí: tener un buen récord de antecedentes comerciales y financieros, contar con capacidad de flujo de fondos para el pago de los créditos ya tomados más los que se soliciten, y un flujo de fondos proyectados sustentado en un plan de negocios creíble; y tener cierta solvencia y consistencia patrimonial.

Sólo pymes en funcionamiento: Los créditos de startup no cuentan con uno de los elementos básicos para la evaluación del repago de un crédito, como lo son las estadísticas históricas, tanto contables como comerciales, y de comportamiento de pago.

Los contras: tanto el alto grado de informalidad, como la falta total de patrimonios consistentes, atentan contra las pymes en el momento de aplicar para un crédito.

Artículos destacados