Dime qué espacio tienes y te diré qué mueble puedes armar

Un emprendimiento cordobés, Moving!, produce amoblamientos de alta calidad destinados a romper, de una manera creativa e innovadora, problemáticas funcionales.

En 2006 Dante Poggio estudiaba diseño industrial. Como la mayoría de los estudiantes en esa etapa, vivía en un departamento de pocos metros donde los muebles eran los protagonistas indiscutibles ya que ocupaban casi la mayor parte de la superficie. El problema estaba planteado: poco espacio para los muebles necesarios. Había claramente un problema y una necesidad. Y también había un diseñador curioso con ganas de emprender.

De la situación anterior surgió Moving!, un emprendimiento que genera un sistema modular de mobiliario mediante un mueble que es de utilidad en todo momento, es decir, que puede cambiar de funcionalidad y que ocupa poco espacio.

“Por qué no generar un sistema modular de muebles que permita no sólo cambiar de función sino también configurarlo según cada espacio y la cantidad de objetos que uno vaya a poner en el mueble. Por ejemplo, si soy estudiante, no necesito una mega biblioteca…”, se preguntó en ese momento Dante y puso manos a la obra.

El primer acierto y también lo que dio el inicio para la formación de la empresa fue la participación en un concurso internacional de diseño de muebles organizado por la empresa Masisa, en el cual su proyecto quedó seleccionado entre 600 propuestas de Argentina.

“De allí -puntualizó Dante a Comercio y Justicia– los once proyectos finalistas del concurso se presentaron en la feria 100% Diseño, que se llevó a cabo en la ciudad de Buenos Aires”.

En lo que respecta a los aspectos técnicos de los muebles que fabrica, según explicó el emprendedor, están especialmente diseñados para espacios reducidos habitables, como los departamentos ubicados en construcciones en altura. “Los productos son sistemas compuestos por componentes encastrables entre sí por medio de vínculos físicos generados a partir del mismo material”, especificó.

Al conformar una empresa unipersonal, Dante terceriza todo lo relacionado con la fabricación. “Yo no tenía el capital para comprar las máquinas -que deben ser de una gran precisión-, entonces me planteé una empresa que pueda funcionar de esta manera. Así, llevo las piezas de madera a cortar por terceros”, indicó Dante, y agregó que está trabajando en el diseño de una maquinaria para, poco a poco, evitar la tercerización.

A medida

Sin dudas, el producto estrella de Moving! es una biblioteca “interminable” -como la denomina su creador-. Es que se puede configurar de varias formas distintas dependiendo del espacio físico de cada departamento. “Éste es el producto más fácil de potenciar en cuanto a diseño, producción, precio y transporte”, aseguró.

Más aún, también se fabrica un escritorio-biblioteca, un espejo móvil que se puede trasladar de un lado a otro sin inconvenientes, una base para notebook y un mueble que cambia de funciones: revistero, biblioteca rinconera, banco, mesa ratona, etc.

Momento de profesionalizarse

Este emprendimiento, que comenzó con una inversión inicial de 30 mil pesos -obtenidos gracias a un crédito de la Provincia-, fue seleccionado en 2010 por la Fundación E+E con el objetivo de profesionalizar la gestión de la empresa y confeccionar un plan de negocios a medida.

“La capacitación de la Fundación me ayudó muchísimo, principalmente a complementar una de mis grandes virtudes, que es la creatividad, con la parte de negocios. Antes me decía ‘si como diseñador puedo gestar y dar vida a un producto, también debería poder armar un negocio’. Con esa inquietud es que me acerqué a la Fundación”, enfatizó.

Proyección local y nacional
Actualmente, el principal canal de venta de los productos de Moving! es a través de la página web. Allí se puede ver el catálogo completo de muebles disponibles y comprarlos a través del sitio o hacer las consultas para generar un encuentro personalmente.

Sin embargo, a corto plazo el emprendedor proyecta abrir su primer local comercial de venta al público. “Por la experiencia acumulada en la venta por Internet advertí que muchas veces la gente todavía no está preparada para comprar un mueble por esta vía. Necesita verlos personalmente y comprobar su calidad”, aseguró el emprendedor.
“Creo que una vez que Moving! tenga un local, este negocio no tiene ‘techo’. La idea es que la gente pueda interactuar con el mueble, lo pruebe, vea cómo se encastra”, completó.

En lo que respecta a los lugares en donde se distribuyen estos productos, por el momento se realizan envíos a todo el país, principalmente a Buenos Aires y Mendoza y, por su puesto, en toda la provincia de Córdoba.

“Lo que intento hacer con Moving! es romper el paradigma del mueble. No hay nada similar a este producto en Argentina. Según el último estudio de mercado que hice, tenemos mejor calidad y mejor precio que muebles brasileños”,destacó el joven emprendedor, y añadió que ya tiene decididas nuevas líneas de productos para lanzar en breve al mercado.

Artículos destacados