Congelamiento de precios afecta a 80% de las firmas

Empresarios fueron consultados sobre si esa política genera problemas adicionales a la rentabilidad de sus compañías. La mayoría respondió afirmativamente.

Ocho de cada 10 empresarios (80%) consideran que el congelamiento de precios les ocasiona problemas adicionales a la rentabilidad de sus empresas.

Así se desprende de la encuesta temática de junio del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IeralPyme), de la Fundación Mediterránea, que se divulgó recientemente.

Durante el mes pasado se consultó sobre sobre si los precios congelados generan inconvenientes extras a la rentabilidad de la empresa.

“Si bien no es posible generalizar los resultados que se obtienen por motivos metodológicos, éstos brindan una referencia básica y actualizada de la situación actual de las empresas”, señaló el informe.

A los empresarios se les preguntó: “De acuerdo con las operaciones que realiza su empresa, los precios congelados ¿están generando problemas adicionales de rentabilidad?”.

En síntesis, el relevamiento destacó que ocho de cada 10 empresarios (80%) consideran que el congelamiento de precios les ocasiona problemas adicionales a la rentabilidad de sus empresas. De este número, seis consideran que el congelamiento les ocasiona problemas importantes o intermedios y dos, que la medida les genera inconvenientes de importancia menor. Por otra parte, sólo dos de cada 10 dijeron que el acuerdo de precios no les genera dificultades adicionales (ver gráfico).

Panorama previsible
Cabe recordar que ya hace tiempo la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) reconoció que el acuerdo al que llegaron los empresarios de las principales cadenas de supermercados y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno -que consiste en el congelamiento de los precios de alimentos, bebidas y electrodomésticos- perjudica a algunas pymes comerciales que no integran el pacto.

“El acuerdo de precios se ha realizado sólo con las grandes superficies, ante lo cual, el pequeño comerciante, la pyme -que no está alcanzada por el congelamiento- se ve perjudicada porque el proveedor le sigue aumentando. Y luego, el comercio, cuando tiene que incrementar el precio del producto al consumidor, se encuentra en una situación muy complicada porque el cliente lo rechaza de manera automática”, le había indicado meses atrás a Comercio y Justicia el subsecretario General de la CAME, Mauro González.

Artículos destacados