Capitalcoworking se suma al mapa laboral cordobés

ESPACIO DE TRABAJO. Para profesionales y emprendedores en una atmósfera creativa.

Tres profesionales y emprendedores cordobeses dieron vida a un nuevo lugar de coworking ubicado en la zona norte de la ciudad. “Estos espacios evolucionaron con la forma de vida y trabajo actuales”, aseguran.

Por Natalia Riva – nriva@comercioyjusticia.info

Los espacios de trabajo compartidos -coworking- son hoy una realidad corriente. En Córdoba, cada mes se suma un lugar nuevo al escenario de los trabajadores independientes. En este contexto, hoy inaugura Capitalcoworking, que se propone atender las necesidades de los profesionales de la zona norte de la ciudad.

“En noviembre de 2013 surgió la idea ya que nos sentimos muy identificados con esta forma de trabajo, y vimos la posibilidad de desarrollarla en nuestra zona, lejos del centro”, contó a Comercio y Justicia Christian López, comunicador social y uno de los fundadores junto a Agustín Ruiz Nattero -ingeniero en Telecomunicaciones- y Octavio Sarria -ingeniero industrial.

Según cuentan los emprendedores, este nuevo espacio está destinado a profesionales independientes, emprendedores de distintos rubros, equipos de startups o incluso empresas que no tengan oficinas en la zona norte y las necesiten para sus empleados full o part time. Entre los servicios que ofrecen, además del puesto de trabajo propiamente dicho (escritorio y silla), se encuentran: Internet de alta velocidad, sala de reunión, domicilio comercial, teléfono fijo, lockers, impresiones, fotocopias, comedor, cocina, galería, jardín con pileta y asador.

“Estamos muy contentos, porque a pesar de haber abierto hace pocos días (una semana) ya tenemos seis personas, algunos full time y otros medio día. En total tenemos capacidad para 35 coworkers”, aseguró Christian.

Las tarifas son variables, dependiendo de la necesidad de cada coworker. Se pueden alquilar los espacios por día, semana, mes y en la modalidad full time o mediodía. Los rangos de precios van desde $300 a $1.200.

Trabajar acompañado
“Consideramos que estos espacios evolucionaron con la forma de vida y trabajo actuales: trabajos flexibles, por objetivos, emprendedores que hacen muchas actividades a la vez, trabajos a distancia. A esto se agrega que los costos son muchos más accesibles en este tipo de espacios que montar una oficina propia. Además, la posibilidad de interacción con otros coworkers, genera nuevas oportunidades, a diferencia del aislamiento que existe al trabajar desde una casa”, explicó López al ser consultado sobre los beneficios de esta modalidad laboral.

En resumen, los emprendedores destacaron la flexibilidad (trabajo por plazos establecidos, sin contratos ni depósitos previos), el networking y sinergia que genera la interacción con otros trabajadores, la mejora del desempeño profesional -ya que cada coworker sólo tiene que ocuparse de su actividad y no de otras distracciones-; y principalmente la cuestión económica, porque los costos son compartidos lo cual lo hace “súper accesible”.
“Nuestro objetivo es generar una comunidad que comparta una forma colaborativa de vivir el trabajo, que elijan nuestro espacio por ser potenciador y desarrollador de ideas, con valores de sustentabilidad e intercambio”, completó Christian.

Artículos destacados