Bolsa de Valores: otra forma de financiación pyme

Los cheques “a fecha” o de terceros son una de las herramientas más utilizadas en el segmento pyme. Básicamente permiten obtener liquidez de forma anticipada.

Una herramienta interesante de que dispone actualmente una pequeña y mediana empresa para obtener fondos en el Mercado de Capitales es la negociación de cheques de pago diferido propios o de terceros. Ésta otorga la posibilidad de obtener liquidez en forma anticipada para, de esta manera, satisfacer necesidades inmediatas como la constitución de capital de trabajo, compra de maquinaria nueva y remodelaciones, entre otras, según explicó a Comercio y Justicia Rodrigo Arizaga Gamboa, economista del Ieral de la Fundación Mediterránea.
“Si bien existen diversos segmentos de negociación para estos cheques, en el Mercado de Valores se opera principalmente con el de cheques avalados. En dicho segmento, una sociedad de garantía recíproca (SGR) brinda un aval por ellos, con lo cual el riesgo para el inversor es bajo”, comentó el profesional.

En segundo orden de importancia –  continuó Arizaga Gamboa- en términos de volúmenes operados, aparece el segmento Patrocinado y el de Warrants. “En el primero la pyme debe corresponder a alguna de las siguientes clasificaciones: sociedades comerciales legalmente constituidas, cooperativas, asociaciones civiles, mutuales o fundaciones”, dijo. Cumplido este requisito, la empresa solicita a la Bolsa de Comercio, a través de un agente o sociedad de bolsa, la autorización de negociación de cheques de pago diferido propios (llamados cheques patrocinados).

Por su parte, el segmento Warrants consiste en colocar en garantía bienes con mercado transparente, precio conocido y de fácil realización, en un depósito fiscal o “warrantera” autorizado por el Poder Ejecutivo Nacional. “De este modo, de no ser cubiertos los cheques negociados, el mercado ejecuta automáticamente las garantías y obtiene los fondos para respaldar la operación y proteger al inversor”, apuntó el economista del Ieral.
Otros segmentos de negociación son: Garantizado, Aplicaciones no Garantizadas y No garantizado.

Mercado en aumento

Con la finalidad de dimensionar el instrumento en cuestión, cabe mencionar que durante 2010 se observó un crecimiento interanual del volumen operado mayor a 37 por ciento e implicó un promedio diario de operación cercano a 4,7 millones de pesos durante ese año.
Asimismo, vale destacar que la tasa de descuento promedio negociada (costo financiero) fue de 12,5 por ciento anual a comienzos de 2010, para luego descender a 11,57 por ciento en julio y finalmente subir a 14,52 por ciento en el último mes de ese año, según datos que se desprenden de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

En el gráfico se representa la evolución de los montos operados de cheque de pago diferido para los segmentos avalado y patrocinado en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA) desde 2003 en adelante.
“Este instrumento de financiamiento pyme está cobrando cada vez mayor importancia como instrumento financiero de corto plazo. Sin embargo, todavía hay mucho camino por recorrer a fin de incrementar los volúmenes negociados mediante una mayor difusión de este instrumento y reducción de costos de transacción”, finalizó Arizaga Gamboa.

Cheques a la bolsa

  • El cheque de pago diferido es una herramienta útil para obtener fondos a corto plazo, a costos generalmente inferiores a los que se obtendrían mediante el uso de instrumentos bancarios.
  • Brinda credibilidad a aquellas empresas que negocien sus cheques en el Mercado de Valores.
  • Permite, a quien tiene cheques a cobrar (por un plazo máximo de 360 días), adelantar su cobro vendiéndolos en la Bolsa; y, a quien posee fondos líquidos, comprar estos cheques a cambio de tasas de interés futuras.

Artículos destacados