BID y Sepyme subsidian a empresas que quieren profesionalizarse

El beneficio para las pymes es de hasta 60 por ciento de las inversiones realizadas. El monto máximo de Aportes No Reembolsables (ANR) es de 130 mil pesos.

Uno de los principales problemas por el que las pymes no profesionalizan su gestión está estrechamente relacionado, en la mayoría de los casos, con la falta de dinero para invertir en su desarrollo.

Atentos a esta situación, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), junto a la Sepyme, pone a disposición de las pequeñas y medianas empresas un subsidio de 60 por ciento de lo que inviertan en asistencia técnica, compra de software y consultoría.

Este programa -gestionado por la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa de la Nación- funciona ágilmente y en un breve plazo de tiempo se aprueba el proyecto. Además, un formulador especializado realiza los trámites necesarios para la empresa sin costo, ya que sus honorarios son subsidiados por el programa.

Los requisitos excluyentes para acceder al subsidio son los siguientes: que la empresa tenga más de dos años antigüedad, facture más de 500 mil pesos al año, no tenga deudas previsionales o fiscales exigibles (pueden estar en plan de pagos) y no ser empresas de intermediación (inmobiliarias, financieras y seguros).

Todas las pymes que cumplan con dichos requisitos pueden obtener este beneficio, sin importar que sean industria, servicios, construcción, comercio, agropecuaria, etcétera.

El beneficio para las empresas es de hasta 60 por ciento de las inversiones realizadas. El monto máximo en concepto de aportes no reembolsables (ANR) es de 130 mil pesos por proyecto.

Más información

Artículos destacados